Programa radial «QUE VUELVAN LAS IDEAS»

21/06/2012


 

La cultura contemporánea tiene como protagonista principal a la comunicación y sus diversas formas de expresión y circulación. Hoy la tecnología ofrece nuevos soportes vinculados con la dimensión audiovisual pero más allá de los avances, hay un medio que resiste desde hace más de un siglo los embates del tiempo: la radio.

Si bien la radio se caracteriza por la instantaneidad y la rapidez informativa, también en ella se pueden encontrar espacios intimistas y de reflexión que profundizan no sólo en los temas de la actualidad sino también en cuestiones políticas, económicas, sociales y culturales.

Con el sonido como única herramienta, la radio se acerca al oyente, agudiza sus sentidos y dialoga con él de una manera que nunca podrá hacerlo la televisión ni otros soportes tecnológicos.

Tomando estos conceptos como premisa, en 2010 el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini se instaló en el éter con una propuesta que apunta a la reflexión de la coyuntura desde la cultura. «Tratamos de propiciar un equilibrio entre cultura, política y actualidad», apunta Pablo Caruso, conductor del programa Que vuelvan las ideas. «Ese es el objetivo general que nos propusimos, después nos fuimos encontrando con nuevos desafíos y hoy sabemos que esa plataforma de trabajo no tiene un límite preciso», agrega el periodista.

Como ocurre en la mesa del estudio, ni bien uno de los integrantes del programa lanza una idea al aire, la misma sirve de disparador. «Que sea un espacio del CCC hacia el conjunto de la sociedad no significa que se presente como un house organ, va más allá de eso -se apresura a comentar el co-conductor Juano Villafañe-. No deja de ser interesante para un centro de las artes, las letras y las ciencias sociales, que intenta posicionarse frente a la problemática político-cultural de manera crítica, tanto de Argentina, como de Latinoamérica y el mundo. Así como plantearse el desafío de los debates relacionados con las diferentes coyunturas», añade el también director artístico del Centro Cultural. Según expresa Villafañe, el programa es un articulador entre la realidad y el trabajo que se desarrolla en el CCC en cuanto a investigaciones, producciones teóricas y realizaciones artísticas.

 Pluralidad de voces

Desde principios de mayo, «Que vuelvan...» cambió de dial, antes estaba en Radio Cooperativa y ahora se puede sintonizar en la AM 750. «El reto que tuvimos a largo del ciclo fue transformar la iniciativa del CCC en una propuesta radiofónica que, como bien sabemos, tiene lenguaje propio. Por otra parte, debimos adaptarnos a distintos segmentos horarios. Arrancamos a las 13 horas, después pasamos a las 19, con todo lo que implica el regreso a nivel de ritmo informativo, y ahora salimos a las 16 horas», cuenta Luis Pablo Giniger, a cargo de la producción general.

Sin seguir la agenda que imponen los medios hegemónicos, Que vuelvan... tiene una dinámica propia. «Cuando tomamos algunos "temas del día" los elegimos desde la perspectiva en la que nos paramos y los abordamos con una mirada diferente, buscándole otra vuelta», señala Giniger, quien también hace escuchar su voz en el piso. Como comenta el coordinador general, Adrián Gargioulo, la diversidad de formatos y recursos que ofrece la radiodifusión permite contar la información de diversas maneras. Muchas veces utilizamos un audio, un sonido, que actúa como disparador para la reflexión», explica. Es allí cuando aparece la creatividad y la magia de un medio que no tiene parangón, convirtiendo a la emisión en un momento atractivo y de calidad, y no un remolino de ideas sin sentido.
«La clave está en que no buscamos la primicia; nuestro público sabe que le podemos aportar una mirada un poco más profunda, la que apunta a procesos, más que al impacto, procesos con los que se puede estar de acuerdo o no», advierte Caruso.

El equipo se completa con la participación de tres columnistas en piso: Juan Carlos Junio, Jorge Dubatti, Pablo Imen y los análisis de Carlos Heller. En la producción están Alejandro Aymú y César Zubeleta, además de la edición de informes especiales de Mariano Randazzo.

Todos los integrantes de la transmisión destacan la dinámica y la comunicación del grupo de trabajo que, a lo largo del ciclo, se fue aceitando. Con más de 460 emisiones en su haber Que vuelvan... llegó a la AM 750 ya consolidado y se hizo un lugar adaptándose a la impronta de la radio sin perder identidad, y manteniendo y ampliando su perfil de oyentes. «El compromiso con la audiencia es permanente -concluye Caruso- no hay ningún segmento que este librado al azar, todo tiene un porqué; hay una decisión de que cada coma tenga un sentido, puede gustar o no, pero nos esforzamos siempre por dar más y romper un poco con los esquemas que nosotros mismos nos planteamos».

Noticias, reflexiones, literatura, teatro, música y muchos ingredientes más conforman el universo de «Que vuelvan..». Para escucharlo hay que sintonizar el dial en la estación 750 de la amplitud modulada o ingresar a la página de la emisora ( www.radioam750.com.ar ).

 Silvia Porritelli - www.acciondigital.com.ar

Compartir en

Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA