La Ley de Microcrédito: la economía social y su financiamiento.

27/12/2010

Por Ernesto Mattos

Los primeros pasos del microcrédito en Argentina se dieron durante los noventa, y sus protagonistas fueron los sectores populares, ex trabajadores del Estado y de las empresas estatales, de empresas medianas y de pequeños negocios que tuvieron que cerrar sus persianas.

A partir del años 2003, diversas políticas propuestas por el Estado tienen por objetivo redistribuir el ingreso: asignación universal por hijo, diversos subsidios para los sectores productivos generadores de empleo, subsidios que complementan (por discapacidad, mujeres solteras con hijos, etc.) salarios de diversas familias que están aun en el sector informal o la ampliación de la población en edad de jubilarse (jubilación para las amas de casa).

En este escenario de avances económicos y sociales el crédito es un tema ha resolver. El microcrédito es una herramienta complementaria del crédito y contribuye a poner sobre la mesa el debate sobre el rol del crédito.

¿Qué es el microcrédito? Según la Ley 26.117 se entiende por ello a aquellos préstamos destinados a financiar la actividad de emprendimientos individuales o asociativas de la Economía Social, cuyo monto no exceda una suma equivalente a los doce (12) salarios mínimo, vital y móvil. La regulación esta a cargo del BCRA.

En la actualidad hasta el momento sólo 22 provincias adhieren a la ley para impulsar el microcrédito. Los que no adhirieron son Ciudad Autónoma de Buenos Aires y San Luis.

Los destinatarios en esta ley son los siguientes: personas físicas o grupos asociativos de bajos recursos, en un marco de Economía Social, que realicen actividades de producción de manufacturas, reinserción laboral de discapacitados, o comercialización de bienes o servicios, urbanos o rurales y en unidades productivas cuyos activos totales no superen las CINCUENTA (50) canastas básicas totales para el adulto equivalente hogar ejemplo, cifra actualizada por el INDEC, por puesto de trabajo.

Pero esta aplicación del microcrédito será ejecutada por instituciones sin fines de lucro: asociaciones civiles, cooperativas, mutuales, fundaciones, comunidades indígenas, organizaciones gubernamentales y mixtas, que otorguen microcrédito, brinden capacitación y asistencia técnica a los emprendimientos de la Economía Social.

Cuando hablamos de complementariedad en las políticas públicas, la ley de medios audiovisuales tiene de relevante el apoyo a los pueblos originarios en el territorio argentino con el proyecto de “comunicación con identidad”.

Para coordinar estas actividades entre los destinatarios y las instituciones se crea primero el Programa de Promoción del Microcrédito para el Desarrollo de la Economía Social, con los siguientes objetivos:

  1. fomentar la economía social en el ámbito nacional;
  2. Promover el desarrollo del Microcrédito y fortalecer a las instituciones, asistencia técnica y de capacitación;
  3. organizar el Registro Nacional de Instituciones de Microcrédito;
  4. Administrar el Fondo Nacional de Promoción del Microcrédito, promoviendo la obtención de recursos públicos y privados;
  5. Implementar los estudios de impacto e investigación;
  6. Contribuir en la sustentabilidad de los emprendimientos de la Economía Social.
  7. Promocionar el sector de la Economía Social como temática de interés nacional.

Para el cumplimiento del Programa de Promoción del Microcrédito se crea la Comisión Nacional de Coordinación del Programa de Promoción del Microcrédito para el Desarrollo de la Economía Social (CONAMI). Cuyas funciones serán administrar, asegurar el cumplimiento de los objetivos, proponer modificaciones, diseñar programas de financiamiento, asistencia técnica y capacitación a favor de las referidas instituciones de microcrédito.

La Ley asigna una tasa de interés anual del 6% para el programa de microcrédito. Por ejemplo, las microfinanzas de un préstamo de $1000 a devolver en 8 cuotas mensuales = $2140. Para la Ley 26117 para un monto de $1000 a devolver en 8 cuotas mensuales = $1022. La diferencia entre las microfinanzas y la Ley 26.117 es importante.

Tal es la importancia del microcrédito y la Economía Social que el 16 de noviembre se inauguró el primer Congreso Latinoamericano de Microcrédito impulsado por el Ministerio de Desarrollo Social, Subsecretaria de Desarrollo Local y Economía Social y la Comisión Nacional de Coordinación del Programa de Promoción del Microcrédito para el Desarrollo de la Economía Social (CONAMI).

Entonces, el microcredito nos permitió recobrar el sentido del crédito. ¿Por que? Por que esta ley tiene como contraprestación fondos del presupuesto nacional, fondos a los cuales solo puede aplicarse esa tasa de intereses del 6%, en contradicción con las normas del BCRA, que no puede aplicar esta tasa al sistema ni proponer tasas diferenciales según las necesidades de las clases populares. De esa manera, la economía social nos permite acercar a los sectores populares la discusión sobre el crédito en la Argentina, y torna comprensible la necesidad de reformar tanto la Reforma Financiera de 1977 como la Carta Orgánica del BCRA.

Ernesto Mattos, economista, investigador del Dto. de economía política y sistema mundial.

Compartir en

Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA