El 26 de julio de 1953: inicio de la Revolución Cubana (IV Entrega)

11/10/2010

Dr. Sergio Guerra Vilaboy

Universidad de La Habana

y Miembro de la Academis de Historia de Cuba

Renace la Academia de Historia de Cuba

http://www.ohch.cu/noticias/info.php?id_noticia=20101009090241&cat=noticias

 

 

La lucha armada en 1957

 

      Entretanto, en la ciudad de La Habana, el 13 de marzo de 1957, el Directorio Revolucionario fracasaba al intentar ejecutar a Batista en el propio Palacio Presidencial. La acción, en la que participaron unos 50 combatientes, en su mayoría jóvenes estudiantes universitarios, muchos de los cuales murieron en el intento. Al salir de la toma de una estación de radio, donde al mismo tiempo se daba a conocer la noticia de la supuesta muerte de Batista, cayó en combate con la policía en un costado de la Universidad de La Habana la máxima figura del Directorio, José Antonio Echeverría.

En la represión desatada en los días siguientes por el gobierno fueron asesinadas no sólo la mayor parte de la dirección del Directorio Revolucionario, sino incluso figuras políticas sin vínculos con la acción armada como el conocido político ortodoxo Pelayo Cuervo. Muchos de los dirigentes sobrevivientes del Directorio Revolucionario debieron abandonar el país.

Otro grupo oposicionista perteneciente a la Organización Auténtica (OA), seguidores del ex presidente Carlos Prío, intentó repetir la epopeya del Granma en el yate Corinthya, procedente de Estados Unidos, que desembarcó el 19 de mayo de 1957 por la bahía de Cabónico al norte de la provincia de Oriente. Los 27 hombres de la expedición fueron sorprendidos por el ejército unos días después y 16 de ellos asesinados, incluido el propio jefe Calixto Sánchez White.

Mientras el Directorio y la Organización Auténtica sufrían estos duros reveses, las fuerzas comandadas por Fidel Castro en la Sierra Maestra conseguían nuevas victorias. El 28 de mayo de 1957 las guerrillas del M-26-7 se anotaban otro significativo triunfo en el combate de El Uvero. El 27 de julio el naciente Ejército Rebelde atacó también con éxito el cuartel ubicado en la fábrica de azúcar Estrada Palma, aunque tres días después caía asesinado Frank País en Santiago de Cuba, cuyo entierro devino en una protesta popular que paralizó durante varias horas la capital de la provincia de Oriente.

En el segundo semestre de 1957 el Ejército Rebelde, ya organizado en dos columnas –una comandada por Ernesto Che Guevara y la otra por el propio Fidel Castro- se impuso en una serie de combates. En esa coyuntura, el 5 de septiembre de ese año, estalló una sublevación de marinos en la base naval de Cienfuegos (Cayo Loco). La rebelión, dirigida por un grupo de oficiales jóvenes de la marina de guerra vinculados al M-26-7, permitió la ocupación de la ciudad de Cienfuegos por varias horas, aunque fue aplastada con un indiscriminado bombardeo del ejército y la aviación, que incluyó entre sus víctimas a centenares de muertos y heridos civiles.

 

El auge guerrillero y la política de Estados Unidos.

 

      A principios de 1958 el Ejército Rebelde, cuyo número seguía incrementándose con la incorporación de miembros del M-26-7 y de campesinos de la zona, continuaba sus triunfos en la provincia de Oriente, lo que le permitió al Ejército Rebelde consolidar un área liberada en las estribaciones de la Sierra Maestra. En esta zona se fue organizando una sólida base logística que llegaría a tener hasta una emisora de radio.

Además, una columna de unos 70 hombres, al mando del comandante Raúl Castro, abría el II Frente Oriental en la zona nordeste de la provincia de Oriente, mientras el comandante Juan Almeida, con 55 guerrilleros, inauguraba el III Frente en la región cercana a Santiago de Cuba. Por su parte, el comandante Camilo Cienfuegos incursionaba exitosamente en los llanos del río Cauto y en las cercanías de Bayamo y el Che Guevara extendía sus operaciones con otra columna al este del Pico Turquino. El control de la columna 1 de Fidel Castro, ya era amplio sobre la Sierra Maestra. En la ciudad de La Habana, entre tanto, se producía una importante acción el 23 de febrero de 1958 cuando un comando del M-26-7 secuestraba al afamado automovilista argentino Juan Manuel Fangio, quien pretendía participar en una competencia deportiva convocada por Batista. 

Por otra parte, en las primeras semanas de 1958 habían comenzado a operar en la región central de la isla, en la provincia de Las Villas, otros grupos guerrilleros. Uno de ellos fue organizado por el Directorio Revolucionario 13 de Marzo, comandado ahora por Faure Chomón, su secretario general, llegado a Cuba en el yate Scapade. En la Sierra del Escambray ya operaban unos 40 guerrilleros comandados por Eloy Gutiérrez Menoyo. Pero los caminos de los combatientes ya establecidos y los recién llegados pronto se separaron, terminando por vertebrar dos organizaciones bien diferentes.

También a principios de 1958 Estados Unidos decidió, presionado por la opinión pública, adoptar medidas contra el cada vez más desprestigiado régimen de Batista. Con ese fin, el gobierno norteamericano decidió imponerle un embargo de armas, pretextando la violación del Acuerdo de Asistencia Mutua Militar que impedía utilizar los recursos entregados para la “defensa continental” en la represión interna.

El verdadero propósito de la disposición era presionar a Batista para que hiciera concesiones a la oposición burguesa y buscara una salida electoral que impidiera un triunfo revolucionario. La medida no implicaba el retiro de las misiones militares norteamericanos y sólo abarcaba las armas donadas a través del programa de Asistencia Militar, por lo que no afectaba la adquisición selectiva, aunque obligó al dictador a comprar pertrechos en Gran Bretaña, Bélgica, Israel y República Dominicana, entre otras fuentes.

     La impresionante cadena de victorias conseguidas por el Ejército Rebelde en los primeros meses de 1958 fue detenida momentáneamente por el fracaso de la huelga general convocada el 9 de abril de 1958 por el M-26-7. En la capital cubana la organización del 26 fue duramente golpeada y casi desarticulada, por lo que el centro de gravedad de la Revolución se trasladó en forma completa a la Sierra Maestra, pues Fidel Castro pasaría desde entonces a ostentar la máxima jefatura política y militar.

 

Derrota de la ofensiva militar gubernamental

 

     El duro revés que significó la fallida huelga de abril trajo, entre sus consecuencias, un endurecimiento del régimen de Batista, que incluyó el lanzamiento, el 24 de mayo de 1958, de una poderosa ofensiva militar contra la Sierra Maestra, denominada Plan FF (Fin de Fidel o Fase Final).

Veinte días después, como parte de la puesta en marcha de esta estrategia gubernamental, que preveía la movilización de 12 mil efectivos, comenzó la batalla por llegar a la comandancia de La Plata en plena Sierra Maestra, que obligó a las fuerzas guerrilleras –estimadas en poco más de 300 hombres- a retroceder ante el empuje del ejército, muy superior en número y armamento.

Pero entre los días 25 y 30 de junio, en la batalla de Santo Domingo, el Ejército Rebelde emboscó a las fuerzas enemigas, logrando detener su ofensiva, lo que significó el viraje de las operaciones militares que tenían lugar en el teatro de la Sierra Maestra. Sin duda el encuentro más importante fue el que tuvo lugar en la batalla del Jigüe, donde las tropas batistianas sufrieron un gran descalabro y todo un batallón se rindió a Fidel Castro. A este duro revés siguió unos días después el de Las Mercedes (30 de julio al 6 de agosto), que significó la derrota definitiva de la ofensiva de verano de la dictadura. Las bajas del ejército sumaban más del 10% de los efectivos gubernamentales, creándose las condiciones para volver a extender la guerra fuera de los marcos de la Sierra Maestra.

 

Invasión al occidente y triunfo de la Revolución

 

     Tras la derrota de la ofensiva militar gubernamental, Fidel Castro decidió invadir el resto de la isla. Para ello despachó a fines de agosto dos columnas guerrilleras, una integrada por 80 hombres, comandados por Camilo Cienfuegos, con la intención de llegar al extremo occidental (Pinar del Río); y la otra, compuesta de 140 combatientes y a las órdenes de Che Guevara, que debería hacerse fuerte en la provincia central de Las Villas. A la vez, otros destacamentos comenzaban a operar en varias direcciones, mientras surgían brotes guerrilleros en todas las provincias del país.

Las dos columnas del Ejército Rebelde, comandadas por el Che y Camilo Cienfuegos, tras recorrer pantanos y llanuras sorteando el hostigamiento enemigo y muy adversas condiciones climáticas, alcanzaron el centro de la isla a principios de octubre de 1958.

    A esa altura la ofensiva revolucionaria, iniciada el 12 de noviembre, era ya imparable ante la generalizada desmoralización enemiga, cuando el Ejército Rebelde sobre pasaba los tres mil hombres. El 30 de noviembre el propio Fidel Castro se imponía con su columna en la batalla de Guisa. Unos pocos días después, el 7 de diciembre, en un avión enviado por el gobierno de Venezuela con armas, entregadas por orden del almirante Wolfgang Larrazábal, llegó al territorio liberado en Oriente Manuel Urrutia, designado por el M-26 de Julio y otras organizaciones revolucionarias y partidos de oposición como presidente provisional. El 18 de diciembre en La Rinconada se llevó a cabo una reunión ampliada de la dirección del M-26-7 con el propósito de ir conformando el nuevo gobierno revolucionario presidido por Urrutia, que debería tomar posesión en Baire el 24 de febrero de 1959.

Sin duda, el punto culminante de la ofensiva rebelde se consiguió con la liberación por la columna del Che de la ciudad de Santa Clara, capital de la provincia central, así como por el sitio de Santiago de Cuba y Guantánamo establecido por las fuerzas de Fidel y Raúl Castro.

Desde el 22 de diciembre el jefe del Estado Mayor Conjunto de Batista, general Francisco Tabernilla Dolz, había informado en una reunión de los altos mandos militares “que consideraba perdida nuestra causa”[1], por lo que era necesario negociar con el Ejército Rebelde. En concordancia con estos planes, el 28 de diciembre, en las ruinas de una abandonada fábrica de azúcar, se produjo la entrevista del general Eulogio Cantillo, jefe de operaciones del ejército, con Fidel Castro, en la que se acordó que los militares se sublevarían contra Batista el 30 de diciembre e impedirían un golpe de estado y la fuga del dictador. Como parte del acuerdo, el inminente ataque rebelde a Santiago de Cuba se aplazaría al concederse una tregua hasta el día 31.

Cantillo incumplió todo lo pactado con Fidel Castro. El 1 de enero de 1959, en horas de la madrugada, este general –nombrado por Batista antes de huir jefe supremo de todas las fuerzas armadas- no sólo permitió la huida del dictador y los principales personeros del régimen, sino que en contubernio con la embajada de Estados Unidos nombró como presidente provisional al juez más antiguo del Tribunal Supremo. Pero este magistrado nunca podría ocupar el cargo.

En respuesta a la maniobra golpista, Fidel Castro lo desconoció, exigió la rendición incondicional de todas las fuerzas batistianas y convocó por radio a una huelga general nacional. En esas circunstancias, los planes fraguados apresuradamente por el alto mando militar y la embajada norteamericana para impedir el triunfo indiscutido de las fuerzas revolucionarias, se esfumaron ante la total paralización del país. Ante el ultimátum rebelde, el jefe de la guarnición de Santiago de Cuba aceptó pasarse al Ejército Rebelde con los 5 mil hombres acantonados en la ciudad. Esta oportuna acción evitó una sangrienta batalla por Santiago de Cuba y contribuyó a frustrar el golpe de estado en La Habana.

     Sin asidero, fracasada la maniobra dirigida a crear un gobierno provisional en la capital, los acontecimientos se precipitaron. Ante el incontenible desborde popular en todo el país, el régimen militar se desplomó en cuestión de horas y los efectivos gubernamentales se rindieron a las columnas de Camilo Cienfuegos y el Che Guevara que hacían su entrada triunfal en La Habana.

     En esas circunstancias, los planes fraguados por el alto mando militar, en contubernio con la Embajada norteamericana, para impedir el triunfo de las fuerzas revolucionarias, se esfumaron ante la paralización del país por una huelga general convocada por Fidel Castro. La Revolución Cubana, iniciada el 26 de julio de 1953 con el ataque al Cuartel Moncada, había llegado al poder y se iniciaba una nueva etapa en la historia de Cuba y, en cierta forma, de toda América Latina.

Texto Completo 26 de julio por S.G.V.

 


[1] Tomado de Andrés Castillo Bernal: Cuando esta guerra se acabe. (De las montañas al llano), La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 2000, p. 235.

Compartir en

Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA