Hacia una perspectiva de más equidad e igualdad

Autor/es: Juan Carlos Junio

Sección: Editorial

Edición: 13


Se cierra un año pleno de contrastes y de las controversias propias de un período de disputa electoral, que se definió con la ratificación y continuidad de una perspectiva positiva para las mayorías populares y para nuestra Nación. Sin duda el hecho más saliente fue el arrollador triunfo del Frente para la Victoria en las elecciones nacionales de octubre. La reelección de Cristina Fernández corona un proceso de acumulación, con hitos notables en el Bicentenario y en los funerales de Néstor Kirchner, luego de haber perdido las legislativas de 2009, momento de triunfo de los sectores mediáticos y de la derecha a partir de su éxito político y cultural en el conflicto por las retenciones agrarias. Lo cierto es que el contundente pronunciamiento electoral de nuestro pueblo afirma así el derrotero del proceso inaugurado en el 2003, a partir del cual, sobre la base de colocar a la política como instrumento de transformación y participación social, se posibilitó una sustancial mejora de las condiciones de vida para la mayoría de los argentinos. Sin duda es mucho lo que falta por hacer, pero el enorme caudal logrado en estas elecciones ofrece a los nucleamientos políticos que se sienten parte del amplio espacio kirchnerista, la posibilidad de encarar las luchas que vendrán con mayor capacidad e iniciativa política.

Luego de este indudable triunfo popular y la derrota de las expresiones políticas de la derecha, la cuestión central continúa siendo profundizar el modelo, ir por más transformaciones, por más cambios, y, esencialmente, por más distribución de la riqueza. Este, que sigue siendo el tema principal, no es un problema sólo de la Argentina ni un problema moderno, sino el problema de todas las épocas.

Las cuestiones políticas se van a agudizar si el proyecto continúa por el rumbo que nosotros aspiramos, que es el de afectar con decisión los ingresos y la riqueza de los núcleos corporativos concentrados, ir por más cultura crítica y popular, y por más derechos para la mayoría de la ciudadanía. Vendrán, por lo tanto, conflictos con los posedores de la riqueza y los sectores ideológicos conservadores. La experiencia histórica es muy clara: la lucha por el progreso y la igualdad volverá a generar nuevas contradicciones y conflictos con el andamiaje comunicacional y cultural que sustenta al poder.

No debemos perder de vista que a mitad de año, en la Ciudad de Buenos Aires, también logró triunfar Mauricio Macri en su reelección como jefe de Gobierno, lo que agrega complejidad al escenario nacional, quedando éste como la “esperanza blanca” de la derecha económica y de la cultura oscurantista para el 2015.

Producto de la participación en la alianza del Frente para la Victoria con Nuevo Encuentro, resultó electo Diputado Nacional por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires nuestro Director del CCC, Juan Carlos Junio. Con este ingreso se amplía el bloque de Nuevo Encuentro y se afirma la presencia de la tradición del Movimiento Cooperativo, acompañando a Carlos Heller, siguiendo el camino del recordado Floreal Gorini. Desde esas tribunas públicas, a las que hay que sumar la diputación de la ciudad de Edgardo Form, Gerente General del IMFC, se pondrá todo el esfuerzo, la inteligencia y la tenacidad necesaria para proponer normas, apoyar proyectos de ley y defender legislación popular en el afán de avanzar desde el “vaso medio lleno” a la generación de las transformaciones necesarias, con la idea de ir hacia una Patria con más igualdad y libertad.

La actividad del año que termina ha sido intensa en el CCC. Se continuó con las propuestas teatrales de calidad y contenido; se consolidaron encuentros y debates en las distintas disciplinas de las ciencias sociales como parte de la batalla cultural; se afirmaron las relaciones internacionales, fundamentalmente con las naciones hermanas del continente que están también en una riquísima etapa de logros democráticos; se editaron libros con nuestro sello y en coedición, con instituciones de gran prestigio; se establecieron nuevos vínculos con varias universidades nacionales; artistas del CCC obtuvieron premios y reconocimientos a la calidad y originalidad de sus presentaciones; continuamos con la tarea de formación de investigadores -destacándose algunos de ellos ya como jóvenes aportantes desde la izquierda a los profundos debates que se están dando como resultante del clima político-; avanzamos en la presencia de nuestra voz en los medios -se afirmó la ubicación de nuestro programa de radio diario-; y mantuvimos una franca polémica con la política cultural que lleva adelante el macrismo en la Ciudad de Buenos Aires.

Vivimos un momento apasionante e inesperado en términos históricos. Hay condiciones políticas en nuestro continente y en la Argentina para que, sobre la base del protagonismo popular y un fuerte liderazgo político, sigamos por este rumbo de grandes transformaciones. Tenemos que propugnar para que haya dirigentes, líderes y pueblo movilizados, pueblo comprometido en la gestión, controlando y enriqueciendo al sistema democrático. Sobre esa base es posible seguir pensando en que enfrentaremos un periodo sumamente valioso, con la mirada siempre puesta en cambiar la sociedad hacia una perspectiva de más equidad e igualdad para nuestro pueblo.

Diciembre de 2011

Compartir en

Desarrollado por gcoop.