Nota de coyuntura: "La historia de nunca acabar: problemas edilicios en las escuelas porteñas"

24/04/2013

El 23 de abril del 2013 tuvo lugar la primera reunión del año de la Comisión de Educación de Legisladores de la Ciudad de Buenos Aires. Sí, aunque parezca mentira, a casi dos meses de iniciado el período ordinario legislativo, la comisión precedida por la diputada del PRO, Victoria Morales Gorleri empezó trabajar sobre los proyectos pendientes del año pasado y los nuevos del 2013.

Vale mencionar que los diputados de la comisión pudieron presenciar, hace un mes aproximadamente,la visita del subsecretario de Gestión Económica Financiera y Administrativa de Recursos, Carlos Regazzoni, y fue allí donde tuvo lugar un debate muy álgido respecto a la subejecución presupuestaria en infraestructura y la baja en el nivel de inversión propuesto para este año según el presupuesto 2013. Es fundamental recordar que el monto destinado a infraestructura escolar pasa de representar un 3,44% del presupuesto educativo en 2012 a un 1,41% en 2013.

Y para no dejar de estar en sintonía con lo que es una política de estado repetida año tras año de la actual gestión, la desinversión en materia de infraestructura escolar y los problemas edilicios en las escuelas públicas de la Ciudad fueron los temas más relevantes de este primer encuentro formal de la comisión de educación de la Legislatura porteña.

Antes del tratamiento de los diversos proyectos, se presentaron tres casos diferentes de familiares de estudiantes de diversas escuelas públicas que denunciaron la gravedad de obras mal terminadas, obras inconclusas y estados actuales de los edificios que demuestran ser peligrosos para la comunidad educativa que habita en ellos:

- Mariana, mamá de la escuela 17 del DE 7, quien denunció el caso público del fallecimiento de un operario que trabajaba en las refacciones de tal escuela, habiendo agonizado frente a todos los estudiantes, docentes y directivos que se encontraban en la escuela, ya que el SAME llegó con 40 minutos de demora. Esta mamá comentó que desde lo sucedido, ocurrido hace una semana atrás, el gobierno envió personal para limpiar y encerar los pisos de la escuela.

- Luis, papá de la escuela Dr. Luis Agote, denunció la caída de los techos de dos aulas, advirtiendo que hace cuatro años que se reclaman los arreglos necesarios y explicitando que se necesita un cambio total de la estructura, puesto que el peligro de derrumbe de nuevas paredes es inminente. Fue Luis quien denunció también que la misma empresa encargada de la obra de la escuela 17 del DE 7 es la que se ocupaba de las obras del Agote: Mantenimiento Hospitalario. En la voz emocionada del propio papá: “Yo les aviso ahora que en tres años tendremos muchos niños muertos”.

-Ruth, mamá de la escuela especial N° 21, expuso sobre una obra inconclusa y una rampa no colocada para chicos con capacidades motrices especiales que asisten a diario a ese edificio escolar.

Como se puede leer, la emergencia edilicia de las escuelas porteñas es un hecho. Mientras se caen los techos, se mueren operarios por empresas tercerizadas que no toman en cuenta ni las mínimas condiciones de trabajo y no se terminan siquiera las obras iniciadas, el gobierno porteño avala la política en materia edilicia y afirma que "La gestión en infraestructura escolar entre 2006 y 2013 es récord por cuanto superó la inversión realizada en los últimos 30 años y trata de remontar un retraso de 80 años".

Observatorio de Política Educativa

Compartir en

Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA