CARTA DE JULIO CORTÁZAR A OLGA COSSETTINI

04/09/2014

Chivilcoy, Agosto

Señorita Olga Cossettini.

De mi mayor consideración:

He leído “El Niño y su expresión”, y sentí de inmediato la necesidad de escribirle, para que supiera Ud. De mi admirado reconocimiento ante la obra que se lleva a cabo en la Escuela de su dirección. Obra que- y es triste tener que afirmarlo en esta tierra joven donde todo parece viejo- se alza como un excepción, como un ejemplo solitario que ignoró si será escuchado. Su libro, Señorita Cossettini, donde junto a su palabra claras y llanas se nos muestra la pura poesía de esos poemas y esos cuadros, duerme acaso ya en anaqueles olvidados. Yo no puedo olvidar a sus chicos y a Ud. Leí y vi esos milagrosos frutos de la espontaneidad bien encaminada, y creí comprender la viva lección que de todo ello surge. Por eso, no vea Ud. En esta carta un elogio circunstancial; créame íntimamente ligado a todos los que, con Ud. a la manera de guía, intentan un escuela que no mutile a los niños que ayude a su creación purísima.

No sé si esta carta, alejada de cánones retóricos, le expresará a Ud. mi aprecio y mi admiración. Pero pienso que sí, porque Ud. vive plenamente, y busca que sus alumnos logren esa total expresión del ser, virgen de postulados y preconceptos. Por eso, que queden estas frases más como claro testimonio de amistad y comprensión. Para Ud., para las maestras que han comprendido y la acompañan, y para todos esos chicos admirables- que quisiera poder

nombrar uno a uno- el saludo y la gratitud de un colega a quien la distancia no aleja de tanta bellaza y tanta claridad.

Julio Florencio Cortázar.

Escuela Normal

Chivilcoy. F.C.O.

Compartir en

Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA