Teatro Abierto: Conferencia de Prensa del 12 de Mayo de 1981, proyecto cultural de resistencia

Autor/es: Irene Villagra

Sección: Palos y Piedras

Edición: 3

Español:

En la búsqueda de materiales para el estudio de Teatro Abierto, se ubicaron en el Instituto de Historia del Arte Argentino y Latinoamericano “Luis Ordaz”, una serie de documentos inéditos provenientes del archivo personal de Osvaldo Dragún, los que abren nuevas perspectivas para interpretar este acontecimiento. Del posterior análisis crítico de dichas fuentes junto a bibliografía disponible, surgió una diversidad de problemáticas desde la ciencia histórica, las que permiten producir nuevos aportes y otras variadas interpretaciones para ampliar estudios previos realizados desde la dramaturgia. Para este trabajo en particular, se ha seleccionado la fuente: Conferencia de Prensa del 12 de Mayo de 1981, llevada a cabo en el Teatro Del Picadero, que constituyó el lanzamiento público de Teatro Abierto.


17:52 10/09/2008

En un estudio previo1, desde la ciencia histórica y la sociología histórica, al abordar temáticas de la historia reciente y del tiempo presente, se examinó la emergencia de Teatro Abierto ocurrida en 1981, en Buenos Aires. Se ha encontrado en este movimiento teatral continuidad con las prácticas teatrales de denuncia política de los años 20 y 30, que derivaron en el Teatro Independiente y en el Teatro del Pueblo. En dichos grupos teatrales ya aparecía claramente un acervo cultural producto de experiencias de resistencia. Inmigrantes y exiliados que arribaron a esta ciudad, como trabajadores, artistas e intelectuales, portaron la ideología de izquierda: anarquistas, socialistas y comunistas, aunque ésta no fuera manifestada abiertamente, ya sea por el peligro o por el rechazo que producían en los grupos antagónicos en el poder.

En la búsqueda de materiales para el estudio de Teatro Abierto, se ubicaron en el Instituto de Historia del Arte Argentino y Latinoamericano “Luis Ordaz”, una serie de documentos inéditos provenientes del archivo personal de Osvaldo Dragún, los que abren nuevas perspectivas para interpretar este acontecimiento. Del posterior análisis crítico de dichas fuentes junto a bibliografía disponible, surgió una diversidad de problemáticas desde la ciencia histórica, las que permiten producir nuevos aportes y otras variadas interpretaciones para ampliar estudios previos realizados desde la dramaturgia.

Para este trabajo en particular, se ha seleccionado la fuente: Conferencia de Prensa del 12 de Mayo de 19812, llevada a cabo en el Teatro Del Picadero, que constituyó el lanzamiento público de Teatro Abierto. A continuación, se exponen algunos párrafos significativos de la fuente para estudiar varias cuestiones acerca de la presentación del proyecto a la comunidad.

Para iniciar la conferencia de prensa, toma la palabra Osvaldo Dragún para explicar que: “(...) los cinco presentes no somos los organizadores, sino que los representamos, [fuimos] elegidos por un plenario conformado para realizar una tarea muy concreta, muy especial, como es hacer un programa, un abono. Quisiera aclarar qué es teatro abierto: es un evento inédito que comenzará el 13 de julio y se prolongará hasta el 13 de septiembre. En estos dos meses se estrenarán 21 obras escritas especialmente para ‘teatro abierto’ por 21 autores, dirigidas por 21 directores e interpretadas por más de 100 actores. Se realizará en el Teatro del Picadero en el horario de 19 a 21 horas porque de esta manera nos permite contar con la presencia de gente que estamos trabajando en otras cosas y abaratar las entradas al mínimo (...).

Cómo empezó el proyecto de ‘teatro abierto’: hace aproximadamente un año [1980] (...) nos empezamos a reunir para conversar y sacamos como conclusión que éramos los únicos capacitados para producir una movilización cultural necesaria. No porque fuésemos los más capaces, sino porque nadie lo hacía. Por lo tanto la teníamos que encarar nosotros, aunque en principio nos pareciera una utopía (...) Comenzamos por confeccionar una lista de 21 autores y 21 directores, simplemente por una mera cuestión de tiempo (...) hicimos la lista pensando que 17 nos iban a decir que no. Felizmente nadie dijo que no. Mucha gente no está en el proyecto por un error nuestro y lamentamos muchísimo su ausencia (...) empezamos a tirar nombres de gente conocida y nos olvidamos de otros (...) que ya no pudimos incorporar (...) esperamos hacerlo el año que viene. (...) Este proyecto se concretó realmente en los primeros días de este año [1981], y no lo hicimos público para no agregar una nueva frustración a las ya existentes (...).Cuáles son los objetivos de ‘teatro abierto’: demostrar la existencia, la vitalidad del teatro argentino, muchas veces negada de forma expresa o tácita por distintos medios o personas. Fíjense ustedes que en el Conservatorio Nacional de Arte Escénico, se ha suprimido la Cátedra de Teatro Argentino Contemporáneo, que es una forma clara de decir que el teatro argentino no existe. (…) Recuperar el público que se perdió para el teatro, no sólo el argentino. Pensamos en dos caminos para esta recuperación:

  1. gran variedad de estilos de espectáculos, libertad temática y formal de los autores, directores y actores.
  2. alta calidad de los espectáculos garantizada por la alta calidad de las personas que van a producir estos espectáculos. (...).

Si nuestra experiencia da resultados positivos, otra gente de teatro tendrá que pensar en nuevas formas de producción para abaratar costos y recuperar público que nos asegura nuestra herramienta de trabajo. (…) Otro objetivo importante: que la gente de teatro se encuentre y reencuentre. Si de por sí es difícil el reencuentro entre las naciones, más en América Latina, cómo producir un reencuentro entre la gente de teatro preocupada por la desocupación, el tener que trabajar en cosas que no quieren para poder vivir. Entonces, nosotros mismos, las víctimas, pensamos en crear un ámbito donde cada uno pudiera dar lo mejor de sí.”

Es revelador observar cómo un grupo de personas afectadas por la dictadura puso de manifiesto la necesidad de existencia, en el sentido más amplio de esta palabra. Por otra parte, las condiciones de silenciamiento a que se vieron obligados, tuvo otro efecto colateral, la desocupación. Al quedar eliminada la posibilidad de creación a los autores, se los privaba de la materia prima del teatro: el texto. Tampoco habría texto para ser dirigido y por ende para ser actuado. Dada la situación agobiante de la época y dada la coyuntura de ese momento, resuelven ellos mismos crearse trabajo, instituyendo condiciones y mecánicas necesarias; aún sin importarles o anticiparse al resultado. Desde la creación, en sentido amplio, armaron un espacio para resistir. Se advierte además Teatro Abierto, como una construcción social, que posibilitó a muchos salir de la marginación a la que estaban condenados. Las víctimas: los autores, como se indica en la fuente, que con la implantación de la dictadura, iba produciendo víctimas en todas las esferas.

Por otra parte, en el texto de la Conferencia de Prensa del 12 de mayo de 1981, se manifiestan una serie de hechos que pueden interpretarse como la creación de una red solidaria que apuntaba a lo social y a lo económico de coyuntura, resultando fundamentalmente una respuesta política y un proyecto de resistencia cultural. Además, se destaca que se está hablando de la continuidad de Teatro Abierto3; puesto que en el documento ya se anticipaba la proyección del futuro ciclo, antes de comenzar con el primero.

En la fuente, Dragún agregaba: “(...) quiero aclarar que todo esto está hecho sin fines de lucro. Nadie cobra. En realidad esto no quiere decir que nadie cobra sino que todos devolvemos lo que cobramos. Sólo así se pudo realizar. El teatro Del Picadero recibe un pequeño porcentaje para cubrir los gastos.(…) Con lo que contamos: la venta de entradas, abonos (mil abonos), avisos para el programa cuya tapa y contratapa fue realizada y donada por el gran pintor Carlos Alonso. Con la ayuda de entidades como Argentores, la Asociación Argentina de Actores y particulares como el Sr. Abel Santa Cruz.”

Luego detalla la programación, funcionamiento y participación y adhesiones de los grupos como Los Volatineros, el Grupo Acto y el Grupo Reunión y se sigue informando:(...) Cuando hicimos una asamblea constitutiva de teatro abierto, éramos más de 50 (...) en ese momento pensamos que una parte del dinero recaudado fuera destinado a la promoción del teatro argentino. (…) No sabemos la forma legal [que] nos daremos, eso está en manos del asesor legal de la Asociación Argentina de Actores; no sabemos si seremos una Cooperativa, una Sociedad Anónima, etc. (…) El dinero constituirá un fondo para la promoción del teatro argentino durante el año 1982. En 1981 pensamos que esto es importante para una gran movilización, un gran frente. No sabemos si en 1982 será lo más importante. No tenemos idea, pero será definido a fines de 1981 y principios del 82. Tenemos idea de que esto puede seguir mucho tiempo, pues es una forma muy activa de movilizar la cultura de un país y que está en nuestras manos.”

También se anuncia que en forma paralela y extendida, se estaban produciendo otros encuentros de grupos de gente de plástica, danza, música los que estaban programando actividades colectivas: “Nosotros nos reunimos todos los martes en Argentores y es increíble la gente que se acerca para darnos su ayuda, su opinión. Algunos no son ni actores, ni autores, ni directores; pero colaboran por horas y horas con nosotros, durante muchos días. Por eso decíamos que esta utopía nos fue atrapando a todos y enganchando, que trabajamos más que si nos pagara la Municipalidad y es por eso que queremos que teatro abierto sea lo que merece ser.”

Asimismo, se informa que al comienzo sólo va a ocurrir en Buenos Aires y se agrega: “(...) pero que si se realiza con felicidad, se producirán una serie de hechos en cadena que en este momento no podemos predecir. Por estos mismos objetivos, que sabemos son los de la gente de prensa, que leemos se queja de lo que es la televisión y el cine; las trabas que tienen y porque ustedes y nosotros somos parte del teatro, es que les pedimos su colaboración para que esto tenga el éxito que nosotros pensamos que merece.”

A continuación, se invita a los representantes de la prensa a comenzar con la ronda de preguntas para ser respondidas por la gente de teatro que hacía la presentación del proyecto. Se hace notar que en el documento no se indican nombre de los periodistas y tampoco la acreditación del medio al que representan, o por lo menos no quedó registrado en la copia del documento con la que se trabaja, producto de una desgrabación. En días subsiguientes de la conferencia de prensa, parte de la fuente estudiada se puede encontrar reproducida, en forma parcial, en algunos de los principales medios de prensa4 escrita de Buenos Aires.

La primera pregunta que se les hace, es acerca de quienes son los iniciadores. La respuesta de Dragún es general y llana repitiendo que: “un grupo de gente de teatro, autores, directores, actores…” Reparando que rige la dictadura, sigue otra pregunta pidiendo nombres. Y la respuesta que da Dragún: “es que son tantos que los he olvidado.” Siguen preguntas y respuestas acerca de la modalidad de trabajo, del negocio del espectáculo, hasta tocar un tema crítico, otra bandera de Teatro Abierto:(...) deberían saber los empresarios: que los grandes éxitos han sido siempre obras de autores argentinos.”

Luego, alguien le hace una pregunta sobre qué espera de Teatro Abierto a Gorostiza, quien responde saber lo que se está haciendo hasta ese momento, y que no sabe qué puede ocurrir el día del estreno, pero supone que habrá mucha gente. Piensa que pueden ocurrir cosas importantes y apoyándose en los dichos de Dragún, aclara que:(...) esto no surge espontáneamente, como una casualidad. Este es un proceso que viene gestándose desde hace tiempo (...) es una necesidad absoluta de nosotros por eso estamos aquí, no gratis, sino haciendo lo que nos gusta hacer, lo que nos importa hacer y lo que queremos hacer y de la mejor manera. (...) puede ser el resultado de un movimiento general, de grandes grupos ... todavía no sabemos.”

Retoma la palabra Dragún para comentar que ese mismo día, hablando con un grupo de personas acerca de una categoría estética del teatro que no ha sido estudiada: “(...) y es la categoría de la necesidad. En el teatro argentino se ha hecho mucho por la necesidad y esto también surge por necesidad. Es decir, necesitamos hacer algo que nos exprese, que dé una acta vital y firme de presencia.”

Se les pregunta al grupo sobre otros proyectos e ideas. Dragún responde: “Sí. Tenemos ideas locas. Pensábamos (algunos sí y otros no) una vez terminado esto, al día siguiente hacer una maratón del teatro argentino en el Luna Park con las 21 obras desde las 10 de la mañana hasta las 12 de la noche, cobrando 2 mil pesos la entrada y que la gente entre y salga a la hora que puede. Viendo a Bejart con el Luna Park lleno de gente, decíamos qué marco éste el palacio de los deportes para el deporte de mayor riesgo: el teatro.”

Alguien más pregunta de manera artera si tuvieron o pretenden recibir ayuda del gobierno. Dragún responde magistralmente: “No la hemos recibido. Tampoco la hemos pedido. Así que no sabemos si la pediríamos, si la vamos a recibir. Tampoco es seguro que nos haga falta. Lo podemos producir nosotros. Yo creo que sería importante que todos los medios que tiene el gobierno también los dedicara a la promoción del teatro, arte y la cultura por un montón de caminos tan necesarios como éste. Ya que nosotros le quitamos un peso de encima (...).”

También al analizar e interpretar esta fuente en su contexto de producción, se detectan otras cuestiones como la que debe tenerse presente que se hace una conferencia de prensa en dictadura, con Estado de Sitio vigente. Este indicador corrobora que para los años ochenta, la dictadura misma, a su interior, había entrado en crisis social, económica y política. En el plano profesional, la presentación del movimiento teatral fue algo novedoso, incluso espectacular. Pero en este texto de la conferencia de prensa, subyace algo más, que no se puede decir de manera clara o directa. Aparece en el lenguaje, la reiteración de algunos conceptos o frases como: de la movilización del público, de la población, de la sociedad, apelando incluso a unirse en este impulso a quienes no pertenecen al mundo del teatro. En realidad, lo concreto es que en la presentación del proyecto Teatro Abierto, no se habla de teatro, ni de dramaturgia, no se teoriza ni se analizan ni discuten tendencias estéticas. El foco estaba en la convocatoria al evento a las jornadas de teatro con la modalidad ya señalada, lo que indica que “la necesidad de juntarse” era otra y que la sociedad lo estaba requiriendo para ese momento y que desde el teatro se estaba brindando esa posibilidad.

La fuente también refiere a la modalidad de reuniones para tomar decisiones, la de consulta permanente entre los miembros del movimiento. El lenguaje utilizando es lenguaje político; concretamente da idea de un estado de asamblea. El grupo que se presenta, se muestra compacto; los miembros que se van incorporando suponen un acercamiento ideológico entre ellos; de todas maneras con matices, incluso probablemente con diferencias de pensamiento, pero unidos ante un enemigo común y con un trabajo concreto: realizar el proyecto teatral mediante un proyecto grupal. Se advierte un grupo motor inicial (Dragún, Cossa, Somigliana, Gorostiza) que promueve un acercamiento desde los autores para encontrar un rumbo que va más allá de las reivindicaciones laborales. Las consecuencias de esa configuración social y política de ese colectivo incidiría luego sobre los grupos vinculados a la cultura en Buenos Aires. Se repara cómo va emergiendo veladamente, desde una construcción cultural, la resistencia a la opresión dictatorial.

Esta fuente junto a otras relevadas para el estudio de Teatro Abierto, así como el contexto histórico, permiten inferir un acuerdo plural entre miembros de la cultura, a pesar de las diferencias ideológicas. Es evidente que algunos de ellos pertenecían a los aparatos culturales de partidos de izquierda prohibidos en el período de la dictadura, pero unidos ante el enemigo en común.

Dentro del espectro de la vida cultural cosmopolita de Buenos Aires, el teatro no fue mero espectáculo, fue algo más que eso. Como se ha señalado, el Teatro Independiente y en particular el Teatro del Pueblo, antecedentes más cercanos a la experiencia Teatro Abierto, implicaban una práctica social que trascendía a estos movimientos mediante programas de estudio, revistas y publicaciones relacionadas. Resultando que los vínculos no sólo fueron con los movimientos estéticos, sino que existió una conexión cultural, social y política. Existía una cultura de resistencia contra el fascismo, el nazismo o el franquismo, de manera teórica y práctica y fueron resignificadas para otra realidad, la del terrorismo de estado ejercido por la feroz dictadura 1976-1983, siendo la Conferencia de Prensa del 12 de Mayo de 1981, testimonio que condensa una práctica de resistencia convocada desde el teatro.



Comision Directiva de Teatro Abierto

Presidente: Osvaldo Dragún

Secretario: Juan Félix Roldán

Tesorero: Víctor Watnick

Carlos Somigliana-Carlos Pais-Rubens W. Correa-Oscar Grasso-José Bove-Manuel Callau-Onofre Lovero-Gastón Breyer-Jorge Guglielmi-Marta Bianchi-Ricardo Monti-Villanueva Cosse-Ricardo Halac-Mario Luciani-Hugo Murno-Leonor Manso-Osvaldo Bonet-Leandro Hipólito Ragucci.

Organo de fiscalización: Roberto Cossa-Carlos Gorostiza-Luis Brandoni-Enrique Halac-Carmen González


Bibliografía
  • Giella, Miguel Ángel, Teatro Abierto 1981. Teatro Argentino Bajo Vigilancia. Vol. I, Colección Dramaturgos Argentinos Contemporáneos, dirigida por Osvaldo Pellettieri, Buenos Aires, Editorial Corregidor, 1991.
  • Giella, Miguel Ángel, “Dramaturgia y sociedad en Teatro Abierto 1981” en Teatro del Pueblo, Fundación Somi, Buenos Aires, Argentina, 1999. http://www.teatrodelpueblo.org
Fuentes
  • Conferencia de Prensa del 12 de Mayo de 1981”. Texto mecanografiado, ubicado en el archivo personal de Osvaldo Dragún, donación María Ibarreta al Instituto de Historia del Arte Argentino y Latinoamericano “Luis Ordaz.” Caja N° 8.
  • Diario La Razón, 14 de mayo de 1981.
  • Diario El Cronista Comercial, 21 de mayo de 1981.
  • Diario La Prensa, 13 de junio de 1981.
  • Diario Clarín, 23 de julio de 1981.
  • http://www.teatrodelpueblo.org.ar/teatro_abierto/programacion1981.htm


Notas

1 Villagra, Irene (2006). Tesis de Licenciatura en Historia, “Teatro Abierto y Teatro X la Identidad, la historia en el teatro y el teatro en la historia”, UBA.
2 Texto mecanografiado, ubicado en el archivo personal de Osvaldo Dragún, donación María Ibarreta al Instituto de Historia del Arte Argentino y Latinoamericano “Luis Ordaz.” Caja N° 8.
3 La idea de continuidad del movimiento teatral ya había sido manifestada previamente en carta a Argentores fechada 07.04.81, ubicada en el archivo personal de Osvaldo Dragún, donación María Ibarreta al Instituto de Historia del Arte Argentino y Latinoamericano “Luis Ordaz.” Caja N° 8. En dicha fuente, luego de explicar ampliamente el proyecto, se les solicitaba apoyo económico para llevarlo a cabo.
4 Diario La Razón, diario El Cronista Comercial, diario La Prensa, diario Clarín, entre otros medios de prensa publicaron notas acerca de la conferencia de prensa en cuestión que anunciaba el lanzamiento de Teatro Abierto.

Compartir en

Desarrollado por gcoop.