Twitter Facebook YouTube Flickr

La ciudad del Tango

La mujer en el Tango

La mujer en el tango *
por María angélica Cabrera

* Este artículo fué utilizado para la charla/debate "La mujer y el tango" de la Peña Che Bandoneón del 26/07/2005




LA MUJER EN EL TANGO

(algunas consideraciones de la investigación "Las mujeres y el tango)


El mundo del tango no es machista por generación espontánea, hay que recordar que nace y se desarrolla en una sociedad machista ya que toda la América, desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, fue conquistada por los españoles que traían además de la espada, la ideología aportada por la Iglesia Católica de la sumisión de la mujer. Lo reafirma el Concilio de Trento (1545-1563) que sostiene: “los fundamentos de la casa son la mujer y el buey. El buey para que are, la mujer para que guarde “. Persiste con este pensamiento la Contrarreforma.

En los comienzos del siglo XIX ,en el Río de la Plata se toma el modelo europeo, la mujer queda reducida a partir del ascenso de la burguesía a una condición de inferioridad que no difiere de las épocas anteriores: las mujeres pasan a ser asexuados en las costumbres, la vestimenta y en los hechos cotidianos.

Sarmiento decía: “una mujer que piensa es un peligro” (1867). Eduardo Wilde, médico, escritor, político, en 1880 era la voz de la burguesía, y afirmaba que lo único santificador era el matrimonio legítimo, y de no ser así, de uniones ilegítimas nacían más mujeres que varones y esto no era beneficioso para la sociedad.

Tomás Manuel de Anchorena, en 1828 en la sesión de la Cámara de Representantes de la Provincia de Buenos Aires, se opone tenazmente a la educación de la mujer: “ella sólo debe llenar los deberes de madre”.

Pero a pesar de toda esta represión, en el Censo Nacional de 1869 –durante la presidencia de Sarmiento– se revela que casi el 50% de la población económicamente activa son mujeres. Este desplazamiento masculino se debe a la constitución de ejércitos para sostener los conflictos interprovinciales y la guerra de la Triple Alianza (1865-1870). La mujer va dejando el adentro y ganando el afuera. Aparecen los primeros periódicos escritos y dirigidos por mujeres como Petrona Rasende de Sierra, y se destacan Rosa Guerra (educadora y poetisa) Juana Manso (educadora y periodista), Trinidad Guevara, (actriz), muy cuestionada por su vida amorosa ya que ella eligió vivir sin máscaras. Además, Juana Manuela Gorriti primera novelista argentina, la poeta Alfonsina Storni (1892-1938), Cecilia Grierson primera médica argentina recibida en 1889 , María Angélica Barredo graduada de abogada a los 19 años y la primera en esta disciplina.

Lola Mora, en su trabajo “Las fuente de las Nereidas”, glorifica el nacimiento de Venus. Los desnudos escandalizan a los grupos reaccionarios que además cuestionan su condición de mujer independiente. La locura y el dolor se apoderan de Lola Mora y un amanecer de invierno de 1936 es hallada sin vida abrazada a la imponente estatua de Venus. Hay muchas más en todos los campos que sería largo enumerar. Esta reseña tuvo la intención de mostrar en que contexto histórico aparece la integración de la mujer en el Tango, un mundo absolutamente masculino. Pero la figura femenina estuvo siempre presente en el Tango a través del baile, como cupletistas en las primeras épocas, luego como cantantes, autoras de letras, compositoras, músicas e investigadoras. Sobre todas ellas la figura emblemática del tango, la madre, y contrapuesta a ésta, las señoras madamas dueñas de las casas mal.

Las cancionistas fueron siempre las más mediáticas . En cambio no así las compositores como la baronesa Eloisa d´Herbil de Silva, que en 1876 compone el tango “El güeco”, entre otros que llegaría a producir. Otra excelente compositora fue Ana Schneider de Cabrera quien con su talento aportó una obra valiosa a la cultura nacional (nació en 1890). María Isolina Godart (nacida en 1905), compuso “Caricias”, “Mamboretá” y otras obras. Mención especial merece Paquita Bernardo,primera bandonenista que además de música fue compositora.

Numerosas mujeres tuvieron que travestirse como la periodista María Luisa Carnelli, considerada la primera letrista de tango y la más fecunda. Ella firmaba como Mario Castro (nombre de su hijo) y Luis Mario, su nombre invertido y masculinizado. Micaela Sastre, hija de educador Marcos Sastre, también firma con el nombre de su hijo Rodolfo.

Asimismo Herminia Brumana, docente, escritora, autora de letras, pensadora socialista y cantante, integra este resumen de algunas mujeres del tango. Existen muchísimas más.

Merece destacarse a una mujer que es un símbolo de la Ciudad como el Obelisco y Gardel. Fue avasalladora, caprichosa, sensible, temperamental. Como diría Paul Eluard en un poema: “Ayer no hace mucho/ nací en los brazos temblorosos/ de una familia pobre y tierna/ donde nacer no era ganancia”. Ella se describió así: “Era flaquita, negrita, linda, ¡bah!, en realidad linda no fui nunca, era más bien interesante, pícara, a los 19 años ya sabía bien lo que era la vida sobre todo porque a esa altura ya me habían destruido unos cuantos sueños”. Fue cantante, actriz, compositora, autora. Fue una mujer áspera y contradictoria. Se puso una coraza para sobrevivir en un medio hostil para una pobre, doblemente hostil por ser mujer. Fue la señora Merello, más conocida como Tita de Buenos Aires.

Otras autoras, compositoras y cantantes fueron Azucena Maizani, Rosita Quiroga, Mercedes Simone, Ada Falcón, aportaron belleza y voz al tango. En los años sesenta Susana Rinaldi establece una ruptura estética para las tangueras. De fuerte personalidad, actriz sobre el escenario e intérprete, impacta de tal manera que dejan de oírse las estridencias de pito adoptada por muchas cancionistas anteriores que, en realidad, era una imposición masculina. Surge en esos años una nueva poética en la letra del tango, siendo su máxima representante Eladia Blazquez.

Hay otro aspecto digno de análisis. Las letras de tango tienen una profunda carga simbólica y sobre todo en el tema de la madre. En las primeras décadas del siglo XX la letrística tanguera oscila entre las relaciones amorosas incompletas y frustradas y la recurrencia sobre la “madrecita buena”. El escritor Gustavo Cirigliano presenta la hipótesis de que la incriminada Mujer del Tango es la Argentina del Proyecto 80 (país de ilusiones y promesas), mujer que engaña, traiciona, mientras que la Madre del Tango es el símbolo del país europeo que el inmigrante abandonó y al cual los nietos regresaron. La madre es el país de origen que se dejó por seguir tras una quimera.

Todo símbolo significa lo que dice directamente pero además lo que señala o representa. También el poder crea en cada época la mujer que necesita. Alrededor de 1920 había una tasa decreciente de natalidad, era tan preocupante que le pusieron un nombre técnico “denatalidad”. Esto tiene una explicación: el gran desequilibrio demográfico (inmigrantes en su mayoría hombres solos). La trata de blancas no fue una solución ya que esas mujeres eran traídas para satisfacer los deseos sexuales de los hombres solos y no para poblar el país. El pánico a este fenómeno de “denatalidad” promueve un nuevo ideal femenino “virginal, higiénica, nodriza y amorosa” es decir, “la madrecita buena, sacrificada y sobre todo asexuada”. Estos mandatos tan fuertes bajan al pueblo a través de la iglesia , la escuela y en la actualidad también a través de los medios masivo de comunicación. Podemos mencionar de ese tiempo tangos como “El huerfano”, “Consejo de oro”, “La casita de mis viejos”, etcétera.

Dando un salto muy grande en el tiempo esas madrecitas se transforman en las Madres de la Plaza de Mayo. Ya no lavan resignadas al pie del piletón sino que salen, salimos, a luchar por nuestros hijos.
Otro capítulo interesante en los tangos es el de las señoras dueñas de las casa mal, es decir, las dueñas de los prostíbulos. Muchos de los tangos fueron compuestos en esos lugares.

Esto es sólo un breve pantallazo la historia de la mujer dentro del tango que es larga, fecunda y dolorosa. Una historia que el Departamento La Ciudad del Tango del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini está trabajando como parte de las investigaciones previstas.


María angélica Cabrera

arribavolver
Versión Imprimible Enviar a un amigo

Av. Corrientes 1543 (C1042AAB) Ciudad Autónoma de Buenos Aires - www.centrocultural.coop

Informes: (011) 5077-8000 - Boletería: (011) 5077-8077

Dirección de proyecto, desarrollo y mantenimiento: RCC - Red Cooperativa de Comunicaciones C.P.S.L.          Data Fiscal
Portal realizado con herramientas de Software Libre bajo licencia GPL