Twitter Facebook YouTube Flickr

Inauguración del nuevo edificio

Corrientes más ancha que nunca

Fue un gran acontecimiento, que quedará en la historia del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, esa "historia de todos" forjada junto con la comunidad argentina en más de cuatro décadas de militancia social. Precisamente, en la víspera de la celebración de su 44° aniversario, el viernes 22 de noviembre, el IMFC se dio el gusto incomparable de inaugurar el edificio del Centro Cultural de la Cooperación, ante más de 3.500 personas que llenaron esa cuadra de la avenida Corrientes, entre Paraná y Montevideo, donde el tránsito de vehículos debió interrumpirse durante más de una hora.

Un gran acontecimiento que mira al futuro y apuesta a las nuevas generaciones pero que al mismo tiempo se conecta, como por un río subterráneo, con aquel pasado que enorgullece al movimiento cooperativo. La misma emblemática avenida Corrientes, pero entonces en su nacimiento, en la intersección con Bouchard, en el mítico estadio Luna Park, fue testigo de multitudinarias movilizaciones en defensa del cooperativismo, la democracia y la justicia social. Y antes aún, y muchas cuadras más arriba, ya en el barrio de Villa Crespo, Corrientes era el acceso al estadio de Atlanta, de la calle Humboldt, donde el movimiento supo vivir otras jornadas inolvidables.

En un escenario levantado frente al número 1543 -cuyo frente vidriado tiene impresas las palabras Liberación, Integración, Solidaridad, Interés por la Comunidad, Participación democrática- el gerente general del Instituto Movilizador, Edgardo Form, anunció la imposibilidad de leer ante el micrófono la larguísima lista de adhesiones recibidas de organizaciones sociales, gremiales empresarias, sindicales, organismos defensores de derechos humanos, legisladores nacionales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, representantes de centros culturales, docentes universitarios, referentes religiosos de diversas comunidades de fe, personalidades del quehacer científico, dirigentes políticos, periodistas, escritores, realizadores de las artes y los espectáculos y centenares de jóvenes, mujeres y hombres que quisieron estar presentes en esa auténtica fiesta popular.

El Himno Nacional, entonado por la multitud, dio comienzo al acto, que incluyó los mensajes de cuatro oradores: Raúl Guelman, presidente del Banco Credicoop; Juan Carlos Fissore, titular de la Confederación Cooperativa de la República Argentina; Elvira Castro, presidenta del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía SociaL; y Floreal Gorini, presidente del IMFC y director del Centro Cultural de la Cooperación.

Exactamente a las ocho y media de la noche, los cuatro oradores descendieron del escenario y junto con los arquitectos Aquilino Guerra, Martín Moller, Jorge Vahedzian y Matilde Bieler (los tres primeros integrantes del estudio que diseñó el proyecto, la última supervisora en nombre del IMFC), el titular de la Empresa Constructora Sudamericana, Rudy Boggiano, y el secretario administrativo del IMFC, Juan Fernández, procedieron al tradicional corte de cintas (de colores celeste y blanco y del "arco iris" cooperativo), con lo cual el CCC quedó habilitado al público.

Entonces, centenares de personas fueron ingresando en grandes grupos al flamante edificio. Orientados por empleados del IMFC y colaboradores del CCC, y admirando ya los murales de los cinco artistas plásticos (ver página...) los visitantes eran invitados a descender al segundo subsuelo, donde se encontraban con una maravilla llamada Solidaridad, una sala con capacidad para 300 espectadores, con un modernísimo sistema de plateas telescópicas móviles, una novedad absoluta en el país que permitirá una óptima visión y audición de los espectáculos, diversas conformaciones de los espacios escénicos y que cuenta con los más actualizados sistemas de iluminación y sonido.

Desde allí el público subía por los ascensores hasta el cuarto piso, sede de la Biblioteca del CCC, desde la cual comenzaba el descenso por las escaleras. En el tercer piso, una junto a otra se encuentran las aulas talleres Meyer Dubrovsky y Jacobo Laks, listas para dar cabida a una actividad incesante. Ya en el primer piso, la sala de cámara Raúl González Tuñón dispone también de un óptimo equipamiento técnico. En la planta baja, el pequeño escenario y las mesas y sillas del Café Varieté Osvaldo Pugliese prometen disfrutar allí muy gratos momentos, a pocos metros está el espacio de la librería del Centro. Desde el primer subsuelo se ve el pullman de la Sala Solidaridad y otra vez en el segundo subsuelo, la sala de ensayo Alejandra Pizarnik.

Con la salida de los últimos visitantes, el acto de inauguración había terminado. Pero, en realidad, para el movimiento cooperativo nucleado en el IMFC recién comenzaba un nuevo capítulo de esa "historia de todos". Que será apasionante, sin dudas.

Av. Corrientes 1543 (C1042AAB) Ciudad Autónoma de Buenos Aires - www.centrocultural.coop

Informes: (011) 5077-8000 - Boletería: (011) 5077-8077

Dirección de proyecto, desarrollo y mantenimiento: RCC - Red Cooperativa de Comunicaciones C.P.S.L.          Data Fiscal
Portal realizado con herramientas de Software Libre bajo licencia GPL