Homenaje a José Murillo (1922-1997)

José Murillo, militante de la vida (18-8-1922 / 23-2-1997)

Por Ana María Ramb

renanco-y-los-ultimos-huemulesEscritor, periodista y maestro, había nacido en el ingenio Ledesma, provincia de Jujuy. Dio testimonio del amargo azúcar de las cañas que se riegan con el sudor y la sangre del trabajador rural, en su primera novela, El fundo del miedo. Porque creía firmemente en el hombre nuevo dentro de una sociedad más justa, en 1961 viaja a Cuba con otros docentes argentinos para participar de a Campaña de Alfabetización, cuyos resultados asombrarían al mundo. Murillo sería siempre un fiel y consecuente amigo de la Revolución Cubana.

De nuevo en su país, escribe Una lonja de tierra, novela finalista en el concurso Rómulo Gallegos (Venezuela). A ésta seguiría Los traidores, cuyo tema da cuenta de la propia experiencia, ya que Pepe no vaciló en enfrentarse el vandorismo, paradigma del sindicalismo corrupto, desde su trabajo político y cultural en la empresa Philips. Raymundo Gleizer, cineasta desaparecido en los años de plomo (los del llamado “Proceso”), se basó en esta novela de Pepe Murillo para denunciar en el filme del mismo título la envilecida trayectoria de un dirigente gremial que pacta con los personeros del poder. En ese entonces, Pepe rechazó los cheques en blanco con los que intentaron comprarlo. No pudieron. De ahí en más, fueron las amenazas, el mal dormir en distintos domicilios, el escribir como y donde se pudiera.

Edita y dirige con Harri Cwaigenberg uno de los primeros periódicos del sector cooperativo: “Trabajo y Cooperación”, antecedente del quincenario “Acción”. Más tarde es gerente de la cooperativa “Sudeste” del barrio de San Telmo, adherida al IMFC (Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos).

Durante la última dictadura militar, a Pepe le tocaría defender la integridad de la SADE que, presidida por Aristóbulo Echegaray, resistió los amagues de intervención. Se reclamó desde allí por la aparición y por la integridad física de escritores desaparecidos y amenazados, y se rechazó también la irrupción de los “servicios” en la SADE, con la pretensión de la entrega del archivo de socios. La Comisión Directiva exige antes una orden judicial de allanamiento. Como ésta no llega, los archivos permanecen a salvo.

El 24 de octubre de 1978, convencido de que se está ante un baño de sangre, Pepe Murillo firma con otras personalidades de la política y la cultura, la única solicitada publicada durante el “Proceso”, por la que se reclama al dictador Jorge Videla por muertes, desapariciones, detenciones ilegales y secuestro y robo de niños. El diario “Clarín”, que publica el documento de una página costeado por sus firmantes, recibe amenazas de bombas. Pepe había suscripto ya otras solicitadas, y seguiría haciéndolo, pero ésta habla por sí sola de su coraje civil.

Entre tanto, Pepe continúa con su obra. En el ámbito de la literatura para chicos y jóvenes encontraría nuevo cauce de creación y un bien ganado prestigio. Mi amigo el hespir y Cinco patas alcanzarían, en ediciones sucesivas, los cien mil ejemplares. Con El tigre de Santa Bárbara obtendría el Premio Nacional Enrique Banchs, y con Renancó y los últimos huemules, escrito con Ana María Ramb, el Premio Casa de las Américas 1975; esta novela para adolescentes sería traducida al alemán, al ruso y al eslovaco. Más tarde, Pepe sería invitado de honor de la Casa de la Américas, y la Casa de la Amistad Argentino - Cubana le entregaría, en mérito a su trabajo como alfabetizador y a su labor literaria, una medalla.

En 1985, Pepe participó de la fundación ALIJA (Asociación de Literatura Infantil y Juvenil Argentina); suscribió los documentos con que la entidad repudiaba la impunidad legalizada de los verdugos y represores de los años de plomo, y en 1995 recibió el Premio a la Trayectoria que esta entidad entrega anualmente.

Por su parte, la Casa de Amistad Argentino - Cubana lo tuvo como socio de honor.

Los compañeros, amigos y lectores de Pepe Murillo conocíamos su áspera ternura y su inclaudicable coherencia entre ideales y vida cotidiana. Que no es poco en los tiempos que corren; que serán valores siempre reconocidos porque, afortunadamente, la historia no termina en una monótona meseta, sino que continúa gracias a los militantes de la vida. Cómo lo fuera José Murillo.


A continuación presentamos un fragmento de la entrevista a Ana María Ramb registrada en el Archivo Oral

Transcripción

(Acerca de cómo surge “Renancó y los últimos huemules”, que recibiría en 1975 el premio Casa de las Américas)
Mi jefa en editorial Temporada me dice “sabés que conozco un escritor”, ella leía lo que yo publicaba en Billiken, yo publicaba cuentos infantiles en Billiken, me dice “vos tenés un estilo, en los contenidos, en la forma, a un escritor muy conocido”. Yo no conocía ni había leído nada de Pepe Murillo, porque empezó a publicar cuando y ya era adulta, y no conocía su obra. Y lo voy a ver. Tienen un taller en la Sociedad de Relaciones Culturales Argentino - Soviéticas. En la calle Vidt. Voy allí, conozco otra gente que daba el taller con él no te doy los nombres porque todavía actúan, una de ellas murió el domingo, Hebe Solves, te puedo dar el nombre. La poeta Ebe Solverg, hija de una compañera de lucha, Esther Solves, en la actuación docente, gremial docente. Y bueno, y le llevo un cuento mío que iba a publicar en Billiken. Entonces se lo dejé, para que lo leyera, un cuento de dos carillas, o tres, no más. Cuando vuelvo a la semana me dice “eso es material para una novela. O escribimos juntos, o me robo el tema”. Yo le digo “bueno, si usted tiene paciencia, porque yo no escribí nunca algo de largo aliento, he escrito cuentos, no domino la técnica de la novela”. Y efectivamente empezamos a trabajar juntos.

(¿Cómo lo recuerda?)
Cascarrabias. Pero cascarrabias lleno de ternura. Con los años, después que falleció, me dijo Olga (la viuda) que Pepe no tomaba mate con cualquiera. Cuando Pepe te ofrecía mate era porque te consideraba su amigo. Amigo muy profundo. Y nosotros nos la pasamos tomando mate cuando hicimos “Renancó”. Por ahí en algún momento hasta nos peleábamos. Y recuerdo que fue durante la dictadura, que discutimos, no me acuerdo qué discutimos, y nos perdimos de contacto durante unos meses. Y vino una represión muy, muy grande, te conté que tuve que cambiar varias veces de… y él también, con Olga. Que te cuento que un día nos encontramos en el mismo barrio de Almagro, vivíamos a tres cuadras (Risas). Bueno, entonces nuevamente reanudamos la amistad, como corresponde (…).

Post relacionados:

  1. Homenaje a Javier Villafañe
  2. Bibliografía seleccionada: Floreal Gorini (1922-2004)
  3. Homenaje a Leonardo Paso

Etiquetas: , , , , , ,

10 comentarios para “Homenaje a José Murillo (1922-1997)”

  1. Taki Takaya dice:

    Mi hermana trabajaba en Guadalupe y fue ella la que me hizo conocer la obra de José Murillo.
    Yo era ya un poco grande para cuentos para niños pero tenía un placer enorme en contárselos a mis sobrinos. Mi amigo el pespir,la bumbuna herida, animal de cinco patas, el tigre de Santa Bárbara y, sobre todo, Renancó (escrito con A.M. Ramb)
    La historia y la vida me trajeron a Francia y seguí contando esas historias, mitad en castellano y mitad en francés, para mis hijos y sus amigos.
    Ahora mis nietos comienzan a crecer y las sigo contando… solamente en francés.

    Taki

  2. recien ganado el premio casa de las américas y viviendo en buenos aires leí “renancó y los últimos huemules”, me lo habían prestado y desde esa época lo ando buscando, le pedí a amigos que fueron a cuba, a los que viajaban a buenos aires y nada. ahora que hago contacto virtual con ustedes les pido que por favor me digan desde dónde lo puedo bajar. mis hijos ya tienen 34 y 30 años y nunca se los he podido leer y era para cuando fueran al colegio. les agradezco alguna información…..
    gracias
    alexis cabezas

  3. Alexis, ese título junto con “Mi amigo el pespir” formaban parte de la biblioteca de mi casa cuando era chico, pero hace tiempo los perdí de vista. No se donde estas viviendo, aqui en Buenos Aires lo tenemos en la biblioteca en una edición reciente realizada por el IMFC http://walysoft2.com.ar/pergamo/ccc/opac/cgi-bin/pgopac.cgi?VDOC=1.14953 de todos modos para ver si es posible conseguirlo te sugiero te contactes con los compañeros de ediciones al correo ediciones@centrocultural.coop tal vez pueden facilitarte un ejemplar (no esta disponible para bajar online), Saludos, Pablo.

  4. Daniel dice:

    Mi nombre es Daniel.Soy hijo de Harri,con quien,como dice exactamente el informe,co-director y co-editor del diario Trabajo y Cooperacion y “camarada” en el IMFC.Yo era muy chico,pero recuerdo haber tenido el libro “Mi amigo el pespir” con dedicatoria incluida.Les agradezco por este articulo ya que me hizo recordar momentos de mi infancia.

  5. Daniel! gracias por tu comentario y por pasar por el blog

  6. Daniel Delgado dice:

    Hola señores, recordando mi infancia y entrada a la adolescencia vino a mi memoria este fabuloso escritor jujeño. En la escuela donde trabajaba mi madre (Santa Clara) habia una humilde biblioteca en la cual encontre muchas obras que hicieron volar mi imaginacion y mi fascinacion por Jujuy. El tigre de Santa Barbara, Mi amigo el pespir, Rubio como la Miel, Brunita, Cinco Patas.. traen nostalgia de mi niñez tan linda.. A los 24 años desearia volver a leerlos. Saludos

  7. María Ester Burgos dice:

    ¡Qué hermoso encontrar todo esto sobre un escritor tan grande e ignorado!.Nos invadieron con Harry…pero de él no he podido reponer mi”Brunita”(prestado y nunca recuperado)Ayer encontré en una librería de Córdoba capital,(la Infanto Juvenil de la escritora Nelda Abed)”Mi amigo el pespir”Hoy me encuentro estos conceptos de gente que lo ha conocido o trabajado con él,qué buen regalo,todo un placer,gracias,PIRU.

  8. Gracias por tu comentario! te invitamos a suscribirte al blog y seguir participando!

  9. maia dice:

    eh esta bien pero podría estar mejor ok oks okey pueden

  10. Ethel Ibarrola dice:

    Gracias infinitasr tanta inform por la sensible y profundizada informacion, breve, clara, tocante….
    Murillo fue alfabetizador en tierra cubana, y los propios campesinos, ancianos y humildes, lo protegian de los atentados cuando alfabetizaba en la lejana isla aquellos lejanos tiempos…..
    Murillo era honesto, caval, sencillo, no tenia pelos en la lengua y Olga, la inseparable, era de la misma altura moral. De la misma interesantisima y apasionada humanidad.
    Aparte de los libros Murillo tambien tenia hijos de carne y hueso, a los que amaba mucho.
    Perdon si no se terminar este comentario, solo deseo nuevamente agradecerles por el excelente trabajo,
    Ethel

Dejá un comentario

Creative Commons License

Desarrollo y mantenimiento RCC - Red Cooperativa de Comunicaciones C.P.S.L.

Realizado con herramientas de Software Libre bajo licencia GPL