Archivo de Febrero de 2010

Algo que nos llegó sobre el Dr. Alfredo Grande

alfredo-grande

Alfredo Grande desde lo pequeño

Por: Miguel Longarini

“Soy serio pero no solemne. Resultante de la contradicción insalvable entre estatura y apellido  A. Grande. (1)

 Se puede indicar a una persona de grande por distintas razones, pero el Dr. Alfredo Grande, hace honor a su apellido más allá de lo complicado de las apariencias.

 Desde mi obstinada costumbre de escribir artículos, poesía, pensamientos, relacionados con lo socio/político, ambiental y cultural de modo libre, pude llegar a establecer un contacto, vía Internet, con Alfredo Grande, no así en forma personal, aunque, por esas cosas de la vida  el viernes pasado, el médico psiquiatra y psicoanalista, integrante de la cooperativa de trabajo en salud mental ATICO, docente universitario, escritor y fundamentalmente un ser humano en estado de compromiso con los más vulnerables como son los niños pobres, los hambreados del planeta, llego a mi ciudad 9 de Julio, convocado por un grupo de instituciones y ONG para disertar o contarnos su experiencia de vida profesional y militante en el campo social. La charla se tituló “Jornada sobre Cooperativismo y Salud Mental”

Seguir leyendo

Comentarios (4) »

Opinión: Ricardo López- El amargo sabor de los medicamentos-

A FONDO: RICARDO LÓPEZ - PRESIDENTE DE FAESS

El amargo sabor de los medicamentos

En los últimos meses la prensa informó periódicamente acerca de la «mafia de los medicamentos», personas detenidas, crímenes, medicamentos vencidos y «truchos». Esas noticias dejan un sabor amargo, similar al de algunos remedios.
No quedan al margen de las acusaciones ni el sector público, ni los laboratorios, ni el comercio ni los prestadores de salud. El nivel de corrupción en este rubro pareciera no tener límites. Pero como en otros temas, se soslaya el centro del debate y por ende no se analizan las soluciones concretas.
Los medicamentos constituyen un bien público, no pueden ser librados a las leyes de mercado como si fueran una mercancía más. Los países más desarrollados, aun los defensores más acérrimos del mercado y del capitalismo, ejercen un férreo control sobre la calidad de las drogas, su distribución al público y los precios. La cuestión de fondo pasa por si se prioriza la salud del ciudadano o los intereses de los laboratorios.
En nuestro país se comercializan más de 15.000 marcas -la farmacopea europea tiene cerca de 2.000 productos y la norteamericana 2.500-, mientras que la Organización Mundial de la Salud presenta un vademécum de sólo 300 drogas básicas. Lo paradójico es que a pesar de la cantidad de marcas en nuestro medio (inédita en el mundo), se estima que cerca del 50% de la población no tiene acceso a los medicamentos.
A esto se le suma la aparición de fármacos de alto costo como los oncológicos, los antirretrovirales para el VIH-Sida y los antibióticos de nueva generación que representan una tentación adicional para el ilícito. El mercado de los medicamentos mueve cerca de 4500 millones de pesos al año y representa una parte mayor del gasto total de la salud que en otros países. Además, son comercializados en quioscos y supermercados, contraviniendo la ley que sólo permite hacerlo en las farmacias.
A diferencia de otros países, como Brasil, donde el Estado sostiene los laboratorios públicos para la fabricación de drogas básicas, en Argentina, con más de 19 laboratorios en condiciones de producir medicamentos económicos, nada se hace para su desarrollo.
En vez de utilizar el vademécum de no más de 300 drogas básicas y recetar por monodroga (pese a existir una ley en este último aspecto), se incita al consumo de marcas de medicamento en los medios de comunicación y hasta en los colectivos. Así se favorece la automedicación que produce varios cientos de muertos al año en el país.
La tentación de cambiar los vencimientos de medicamentos, de robarlos y venderlos en lugares no permitidos, de adulterar los contenidos de los frascos y la falta de penas duras para estos delitos, favorecen la creación de droguerías fantasmas que se asocian a entes públicos y privados, con funcionarios corruptos, para lucrar con la enfermedad de las personas. La solución de estos problemas es de resorte principal del sector público. La sanción de leyes que consideren el medicamento como un bien social, la obligación de recetar por monodroga (y las drogas básicas), el control de las drogas, los precios y los laboratorios, el fomento de los laboratorios públicos, la fiscalización de la distribución y las penas duras para estos delitos son imprescindibles para comenzar a modificar el amargo sabor de estos temas.
Conspira contra las soluciones posibles, la gran ignorancia que existe en distintos actores públicos, políticos y sanitarios sobre estas cuestiones. Se tiende a minimizar, cuando no a ocultar el problema. En ciertos casos, culpan a los médicos por la excesiva prescripción de medicamentos. Pero los médicos no fabrican drogas ni comercializan medicamentos. Algunos pueden ser tentados con viajes a congresos, pero la inmensa mayoría sólo receta lo que necesitan sus pacientes.
Las farmacias han desvirtuado su rol y se transformaron, en muchos casos, en pequeños supermercados, y se argumenta que no todas las marcas de un mismo medicamento presentan la misma potencia de la droga. Efectivamente, se han demostrado diferencias y, por las dudas que generan los controles, se acrecienta el interrogante. Se podrá decir que existe la Anmat, que controla, pero es insuficiente. Una vez más, se niega el problema.

FUENTE: Revista “Acción”- Segunda quincena de febrero 2010-

Comentarios (1) »

Noticias: Violencia obstétrica

VIOLENCIA OBSTÉTRICA
Dolores de parto

Las mujeres forman una ronda alrededor de Esperanza, la encargada de cebar mate. Mariana quiere dar su testimonio, pero el miedo y el dolor no la dejan hablar. A su lado está Trinidad, que desembucha el rosario de maltratos que sufrió en el momento de parir a sus cinco hijos. «Los médicos y las enfermeras no te escuchan, te maltratan, te dicen que no grites ni te quejes», relata Trini, como le dicen en el barrio. «Yo tenía 16 años -cuenta Rosa, otra integrante de la ronda- cuando tuve mi primer hijo. No sabía ni qué era una contracción y la partera me decía que si me había gustado abrir las piernas para quedar embarazada, ahora que dejara de lloriquear», cuenta. «El desconocimiento de las mujeres acerca de sus derechos, el miedo y la impunidad del sistema médico, que piensa que somos cosas, llevan a estas situaciones de maltrato», interviene Esperanza, a modo de explicación mientras alcanza un mate a Mariana.

Rosa, Mariana y Trinidad fueron víctimas de «violencia obstétrica». Un tipo de violencia que tiene como escenario las salas de parto de los centros de salud públicos y privados, pero que se practica -según las especialistas- en mayor medida contra las mujeres de los sectores más vulnerables, marcadas por la pobreza, la falta de acceso a servicios de salud, a información y orientación.
La nueva ley de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, define a la violencia obstétrica como «aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales». A diez meses de su aprobación, la ley aún no fue reglamentada, así que todavía se desconoce cuál es la importancia de la inclusión de esta definición en su texto y si la puesta en vigencia de la norma contemplará o no acciones para luchar contra la violencia de la que son víctimas las mujeres cuando van a parir.
Trinidad no leyó la nueva ley ni sabe cómo la beneficiará, pero espera que sirva para que otras mujeres no pasen por las mismas situaciones de maltrato que ella. Era una adolescente cuando fue a parir a su primer hijo a un hospital de Mendoza, de donde es oriunda. Recuerda la botonera ubicada arriba del respaldo de su cama para llamar al personal y la orden de la enfermera de no tocar ningún botón por «cualquier dolorcito de primeriza». También lo sola que se sentía en esa habitación. «No daba más de las contracciones, pero no podía tocar el botón, le tenía miedo a la enfermera. No sabía a quién pedir ayuda. Esperé, esperé hasta que no pude más del dolor. La enfermera entró gritándome hasta que se dio cuenta de que estaba a punto de parir», cuenta.
Mabel Bianco, pionera en el país en la lucha por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y presidenta de la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), sostiene que las adolescentes padecen más que las adultas la violencia del sistema de salud. «Son estigmatizadas porque hicieron algo malo, es decir, tuvieron relaciones sexuales. Este mismo sector que las violenta por estar embarazadas, les quita su derecho a decidir, ya que muchas veces ellas acuden a recibir información sobre métodos anticonceptivos y los médicos no las atienden o les niegan los preservativos», revela.
La historia de Trinidad no termina en el hospital mendocino, continúa en la localidad bonaerense de San Miguel, donde sufre otra situación de maltrato. Estaba en una clínica de la obra social a punto de parir a su quinta hija, que hoy tiene dos años. «Me dijeron que tenían que hacerme una cesárea porque el bebé era muy grande. Estaba muy asustada», recuerda. «La cesárea no la hizo mi médico, sino un grupo de practicantes. La anestesia no me tomó bien así que yo sentí todo. A las semanas de la operación, mi familia me llevó a un hospital de la zona porque se me había infectado la herida y tenía todo tomado, me tuvieron que sacar un ovario», relata. «En el hospital me dijeron que denunciara a la clínica por mala praxis, pero mi marido prefirió no hacer lío, estaba contento porque yo estaba bien», agrega.
Otra mujer se suma a la ronda de mate. Se llama Marcela. Ella tuvo su bebé hace dos meses en un hospital materno-infantil de Ingeniero Budge, en el conurbano bonaerense. «Apenas llegué al hospital, me pusieron el goteo, la enfermera me trataba mal, me gritaba, me decía que no me quejara. Después me llevan a la sala y tengo a mi hijo. A los tres días del parto, me entero de que le habían desgarrado el hombro al bebé. La neo (neonatóloga) me dijo que con un par de operaciones puede quedar bien», narra. Quiere iniciar acciones legales contra el hospital, pero tiene miedo. «No sé a quién pedir ayuda, cómo hacer, dónde denunciar al hospital», explica.
«Las mujeres deben denunciar estos casos», sostiene Bianco. «Si tienen temor, lo recomendable es que alguna otra entidad, sin dar datos de la mujer realice la denuncia», aconseja. Además, asegura que es fundamental trabajar con las mujeres de los sectores populares en materia de derechos. «Las mujeres la pasan muy mal, pero se la bancan, porque tienen miedo a más maltrato o represalias. Hay un gran sometimiento de las mujeres, especialmente, de las mujeres más pobres, que creen que no tienen derecho a nada, entonces lo poco que les dan tratan de cuidarlo».
Luego agrega: «Al mismo tiempo, los médicos nunca se ocupan de averiguar cómo son las condiciones de cada mujer, sino que atienden a todas con la misma vara, desde el aspecto biológico. Tampoco permiten entrar a un familiar a la sala de parto, no quieren tener gente que los moleste, que los controle, ven el parto como un momento profesional y no como un momento de la mujer y su entorno». dolores-de-parto

Aprender a decidir

Ante este panorama marcado por la violencia y la desinformación, en la ciudad de Rosario un grupo de mujeres impulsan desde hace cuatro años diferentes acciones que buscan informar sobre los derechos de las mujeres a la hora de parir, sobre los beneficios del parto vaginal y los perjuicios de las cesáreas recomendadas o elegidas por los médicos, los tiempos fisiológicos del parto y los tiempos del sistema de salud. «Lo importante es que tengan la información para hacer valer sus derechos», resalta Sandra Dolce, una de las impulsoras de esta iniciativa.
No sólo realizan charlas y actividades de concientización, sino que las cuatro integrantes de esta organización se capacitaron para convertirse en doulas. «No somos médicas ni obstetras, sino que acompañamos a la mujer en el momento del parto, brindamos atención emocional y contención», explica Dolce.
Su tarea principal es promover entre las mujeres y los médicos la importancia de respetar el parto vaginal por sobre las cesáreas programadas. «Hoy, en muchos casos, la rutina del sistema de salud es inducir contracciones, disponer la internacion y la cesárea para comodidad de las agendas de los médicos», denuncia.
«En los hospitales -explica- se pretende que las mujeres “tengan” su parto lo más rápido posible aplicando oxitocina sintética, el resultado es un parto más doloroso, violento y más rápido. La aplicación de la oxitocina como una rutina ha provocado patologías y emergencias con más intervenciones médicas de las que un parto normal requiere. El sistema de salud ve al cuerpo de la mujer como una máquina a la que se le deben aplicar medicamentos para que funcione mejor y más rápido, de manera eficiente. Hoy se pretende que un parto no tarde más de doce horas desde su admisión al hospital sin individualizar los casos», comenta.
Dolce reconoce que la tarea de difusión es difícil y los cambios son lentos. «Nos chocamos con la realidad de que las mujeres de los sectores populares tienen muchos miedos, tienen naturalizadas ciertas prácticas y, por sobre todo, tiene otras urgencias más que pensar en cómo parir». De todas formas, ya llevan en su haber cientos de charlas y actividades y acompañaron 15 partos vaginales.
En este camino, las doulas encontraron a un acompañante: el obstetra Hugo Páez. A sus 59 años, padre de cuatro varones, se define como «defensor del parto normal». Trabajó durante 14 años en el sistema de salud público rosarino y ahora, desde un sanatorio privado, promueve la práctica del parto vaginal en desmedro de las cesáreas. «Hay médicos que creen que la seguridad está en la cesárea, pero la seguridad está en el parto normal, ya que hay menos posibilidades de infecciones, de riesgos posteriores», explica.
Según un estudio mundial de la OMS, un 29% de los nacimientos en hospitales públicos y un 44% de los nacimientos en las clínicas privadas, son por cesárea. En Argentina, en las privadas esa cifra sube a un promedio de 60% Los números superan una recomendación de la OMS que indica que la proporción no debería ser mayor al 15%.
En contra de las estadísticas, este médico prefiere respetar los tiempos naturales de los partos vaginales. «Hay que tratar de esperar el parto, no hacer la inducción. Un parto inducido es un fracaso, ya que en muchos casos termina en cesárea. Si hay que esperar 12 o 16 horas para que dilate, hay que esperar».
Tampoco está solo a la hora de entrar a la sala de parto, ya que allí siempre lo espera una doula. «Son una ayuda trascendental, compañeras en el trabajo, facilitan muchas las cosas, hablan con las mujeres, las acompañan en las salas de preparto, trabajan la respiración, andan y caminan», relata.
Ninguna de las mujeres que integran la ronda de mate tuvo la posibilidad de elegir cómo parir, en qué tiempos y con la compañía de quién, pese a que existen leyes que resguardan y garantizan esos derechos. ¿Esa elección está atada a los recursos económicos de cada mujer?, pregunta Acción a Bianco. «No debería ser así, pero resulta que pasa esto. Son las mujeres de mejores recursos económicos las que saben o conocen la ley, se animan a reclamar o exigir y no temen las represalias. Ellas se plantan desde la posición de usuarias y con derechos».

Elisabet Contrera

FUENTE: Revista “Acción” - Segunda quincena de febrero 2010-

Comentarios (8) »

Noticias: Cáncer infantil

Relevamiento / Desigualdades en el tratamiento

Cáncer infantil: aún es tardía la primera consulta

Así lo demuestran las cifras del registro oncológico pediátrico

A pesar de que la medicina permite que entre siete y nueve de cada diez chicos con cáncer sobrevivan a la enfermedad, los nuevos datos del relevamiento anual de cáncer infantil dan cuenta de que, aquí, aún existen grandes desigualdades en el diagnóstico y el tratamiento oncológicos.

“Nuestro país es extenso, con densidades poblacionales extremas entre las diferentes regiones, realidades socioeconómicas dispares y un sistema de salud con falta de planificación nacional. Todo eso hace que los chicos con cáncer sean parte de distintas realidades, según sean esas condiciones”, explicó a La Nacion la doctora Florencia Moreno, directora del Registro Oncopediátrico Hospitalario Argentino (ROHA). Seguir leyendo

Comentarios (4) »

Opinión: Nora Bär- Diario “La Nación”-

Viceversa

La tómbola de la salud

Nora Bär
LA NACION

Ya lo decía Plutarco hace más de veinte siglos: “El desequilibrio entre ricos y pobres es la enfermedad más antigua y fatal de las repúblicas”.

Basta una recorrida después de medianoche por las calles de Buenos Aires para que las figuras fantasmales de los personajes de la noche -hombres de ojos vacíos, jóvenes enjutos que duermen a la intemperie y chicos descalzos que, en la oscuridad, cuando deberían estar cobijados y durmiendo, extienden la mano a los automovilistas- ilustren la dolorosa vigencia de esta realidad. Pero un nuevo estudio británico dirigido por sir Michael Marmot demuestra que, en el campo de la salud, la sabiduría del escritor e historiador griego puede aplicarse literalmente: según el destacado sanitarista, las desigualdades sociales son peores para la salud pública que la falta de infraestructura médica. Seguir leyendo

Comentá »

Noticias “Super Leche” creada por científicos argentinos

Técnicos argentinos crean una “súper leche” que previene enfermedades

Científicos del INTI consiguieron un alimento apto contra la diabetes y la formación de células tumorales.

Seguir leyendo

Comentá »

Noticias: Reemplazo de cadera

En los Estados Unidos / Para una recuperación rápida

Realizan reemplazos de cadera con técnicas menos invasivas

Es una intervención cada vez más frecuente a medida que la población envejece

Jane Brody
The New York Times

NUEVA YORK.- El reemplazo de cadera es una de las operaciones más exitosas de la historia de la medicina, lo que hace que muchos cirujanos ortopédicos, como dijo un referente en el tema, piensen: “¿Para qué cambiar algo que no necesita arreglarse?”. Seguir leyendo

Comentarios (3) »

Noticias: Ataque Cerebral

Obstrucción de la carótida

Difunden precisiones del ataque cerebral

Preocupación de la Sociedad Neurológica

La obstrucción de la carótida que ocasionó en el ex presidente Néstor Kirchner un accidente cerebrovascular transitorio conmovió a la opinión pública y mereció una amplia atención de los medios periodísticos. Preocupada por las diferentes informaciones que se hicieron públicas, la Sociedad Neurológica Argentina difundió las siguientes precisiones:

  Seguir leyendo

Comentá »

Noticias: Embarazo y tabaquismo

Prevención / Según un estudio en 15 hospitales

Ni el embarazo disuade a las mujeres de dejar el cigarrillo

El 40% de las fumadoras no abandona la adicción y el 80% vuelve a fumar al año del parto

Dejar de fumar no es fácil… tanto que ni el embarazo parece ser un buen motivo para cuatro de cada diez fumadoras, a pesar de los efectos nocivos del cigarrillo para la madre y el hijo. El 60% restante sí lo hace, pero sólo hasta el parto: al año, el 80% reincide en la adicción con el bebe en casa. Seguir leyendo

Comentá »

SOCIEDAD: LUDOTECAS PARA LA SALUD Y LA INTEGRACIÓN SOCIAL

La hora del recreo

 

Vengo desde bebé», cuenta Brian, de 8 años. Yamila, apenas un poco mayor que su compañero, recuerda que viene «desde hace un montón» y agrega: «invité también a mi amiga». Los dos son asiduos asistentes de la Juegoteca del Centro de Salud de la Ciudad (Cesac) Nº 14, que funciona en el Hospital Piñero, en Flores. En ese centro de salud, lindero con la Villa 6 Cildáñez, se recrean, se divierten y se entretienen nenas y nenes menores de 13 años. Allí aprenden a compartir, a comunicarse y amplían sus posibilidades expresivas, además de incorporar las reglas de distintos juegos, muchas de las cuales les servirán para moverse en otros ámbitos, fuera del espacio lúdico.

 ludoteca1

 

Seguir leyendo

Comentarios (6) »
Creative Commons License

Desarrollo y mantenimiento RCC - Red Cooperativa de Comunicaciones C.P.S.L.

Realizado con herramientas de Software Libre bajo licencia GPL