Medicamentos

EL MERCADO DE LOS MEDICAMENTOS

De venta libreHasta hace unos años, el farmacéutico era una voz experta, esa que reemplazaba a la del médico si, por una urgencia, había que ir directamente a comprar un medicamento. Se oían sus recomendaciones, y comprar un remedio sin consultar previamente su opinión era la excepción más que la regla. Sin embargo, las cosas cambiaron en la década del 90: al lado de los perfumes y los pañales de las grandes cadenas de supermercados, empezaron a aparecer jarabes para la tos, cajas de antifebriles de todos los colores y tamaños, al alcance de la mano y lejos del mostrador donde el profesional podía aconsejar sobre su forma de consumo y sus beneficios.

medicamentos-accion1

 

 

 

 

 

 

 

Y más aún: se venden blisters de pastillas fuera de las cajas en las que figuran las fechas de vencimientos, al lado de golosinas y cigarrillos, en el caso de los kioscos, o cerca de las bebidas energizantes y las aguas minerales, en los gimnasios.
Sin control de su procedencia, su vencimiento o la forma de su mantenimiento, miles de medicamentos se comercializan por canales alternativos a las farmacias. Un caos sin supervisión por donde se filtran productos adulterados, robados y falsificados.
Hay un proyecto legislativo que contempla estas irregularidades. La Ley Nacional de Medicamentos tiene media sanción en la Cámara de Diputados desde hace casi dos años y recientemente obtuvo despacho favorable de la comisión de salud del Senado, que en todo este tiempo no se ha decidido a tratarla. El debate volvió a tomar impulso tras el caso, recientemente revelado, de la venta de medicamentos adulterados y robados, en el que están implicados droguerías y obras sociales.
Desde el gobierno de Juan Carlos Onganía, que derogó la ley de Medicamentos que, en 1965, había promulgado el derrocado Presidente Arturo Illia, no existe en la Argentina una norma legal que ponga límites al accionar de las multinacionales farmacéuticas. Desde entonces –hace ya más de cuatro décadas–, los laboratorios trabajan eficazmente haciendo lobby para evitar que se avance con una norma de vital importancia para la salud de la población, que ponga fin al tráfico de medicamentos falsificados, adulterados y robados, que tienen como vía de expendio kioscos, supermercados, gimnasios y páginas de Internet.
En el marco de la causa que investiga el juez federal Norberto Oyarbide sobre la circulación y venta de medicamentos ilegítimos, la Confederación Farmacéutica Argentina exigió a los legisladores que se apruebe la Ley de Medicamentos. «Seguimos reclamando esa herramienta y estamos advirtiendo a los pacientes que los medicamentos los tienen que obtener por medio de su farmacia de confianza –asegura al respecto Carlos Fernández, titular de la entidad–. Ese es un derecho del ciudadano. No puede ocurrir que en cualquier kiosco de la ciudad de Buenos Aires se vendan drogas que incluso están prohibidas en todo el mundo».
La COFA publicó una solicitada que alerta sobre el riesgo que corre la salud de la población. «La existencia de mafias que comercializan medicamentos oncológicos, falsificados, adulterados o robados está asolando el mercado de los medicamentos y afecta gravemente la salud de la población», indica el documento. Asimismo, asegura que uno de los principales problemas es «la venta de fármacos en lugares no habilitados, incluyendo la distribución por correo e Internet, lo que pone en riesgo la vida de los argentinos. Creemos, como profesionales de la salud y como ciudadanos, que se debe poner fin a este verdadero atropello sanitario», concluye el comunicado. Según datos de la COFA, el año pasado circularon 50 millones de cajas falsificadas, adulteradas o robadas.

La salud y el interés

Haciendo un poco de historia, la venta de medicamentos fuera de las farmacias fue una de las tantas iniciativas desreguladoras que impulsó el gobierno de Carlos Menem al modificar por decreto la ley 17.565, que prohibía esta práctica. Mario Castelli, asesor de la Confederación Farmacéutica Argentina, adelantó que el proyecto que establece la derogación de este decreto, «del tristemente célebre Cavallo», contaría con el apoyo de los legisladores. «Esta ley es muy importante para la salud de los argentinos, este proyecto hace dos años que está en el Senado y, si no se aprueba pierde su vigencia. Es probable que, por primera vez, se priorice la salud de la gente por sobre el interés económico», asegura.
«Actualmente, no debe haber más de 20 proyectos que tienen media sanción de Diputados que se estancan en el Senado. Algunos son vitales, como la penalización de los medicamentos adulterados, falsificados o robados», confía Juan Sylvestre Begnis, presidente de la Comisión de Salud de la Cámara Baja. El diputado explica que la intención de la ley es «que lo medicamentos sólo se vendan en farmacias, porque el circuito de los kioscos es el lugar más común donde se canalizan los medicamentos adulterados y robados. Por supuesto, casi toda la industria está a favor, menos los doce laboratorios que tienen venta en kioscos, muchos de ellos muy importantes. No es lo mismo tener 13.000 farmacias como boca de expendio, que 100.000 kioscos». Además, agrega, «en muchas cadenas de farmacias, los medicamentos de venta libre están a disposición del público en las góndolas: con la nueva ley, sólo podrán suministrarse desde el mostrador, bajo responsabilidad profesional».
Para Begnis, circunscribir la venta de medicamentos exclusivamente a las farmacias permitirá frenar la automedicación, un tema colateral, pero no menos importante. El diputado agrega que «los delitos de adulteración y falsificación de medicamentos no están incluidos como tales en el Código Penal».
Pero además del control del expendio, también se estudia la sanción del control de la cadena de frío, la misma que se interrumpe cuando son sustraídos o se comercializan sin seguimiento. Para Begnis, «cuando la cadena de frío se pierde, el medicamento de torna inocuo o tóxico. La ley requiere que el fabricante incluya un “tester” que cambia de color si se pierde el frío».
Finalmente, la Comisión de Salud de Diputados también aprobó una Ley de trazabilidad, que identifica al fabricante, la droguería y la farmacia por donde pasa cada producto, prohíbe la venta entre droguerías y las obliga a comprar directamente a la industria. Esto permitirá hacer un rastreo más eficiente del producto.
De llegar a buen puerto las normativas en curso, se habrá iniciado un nuevo camino para el efectivo control de los medicamentos, poniendo límites a las estafas, en beneficio de la salud de la población.
«Todas las leyes que hablen de garantizar la cadena laboratorio-droguerías-farmacia-paciente, aseguran que los medicamentos ilegítimos y falsificados tengan poca cabida», afirma categóricamente Marcelo Peretta, presidente del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos, quien aporta además un dato alarmante: según estudios de la Universidad Maimónides y el Instituto Argentino de Atención y Farmacéutica, 21.800 argentinos mueren cada año por causas relacionadas con medicamentos. Según el profesional, «el Ministerio de Salud tiene facultades para controlar laboratorios, droguerías y farmacias, y a los médicos y farmacéuticos, que son los cinco actores del medicamento. Pero no tiene facultades para controlar kioscos, supermercados, restaurantes, gimnasios y páginas web, que son todo un canal paralelo de venta ilegítima que distribuye no menos del 15% del total. De entrar en vigencia el proyecto de ley, se establecería una normativa que devuelva racionalidad al medicamento».

Un bien de consumo

Sin embargo, una de las preocupaciones del sector farmacéutico y bioquímico es la fiscalización del control, y cómo hacer para que se cumpla la ley: «El desafío luego será su cumplimiento efectivo y que existan penas duras para todos quienes saquen el medicamento del circuito de las farmacias», dice Peretta.
Muchos de los representantes del sector coinciden en identificar un cambio en el significado que se le otorga a los medicamentos. Después del decreto desregulatorio de Menem, el medicamento comenzó a parecerse a un bien de consumo más que un bien social. Ahora, dicen, es probable que la ley contribuya a corregir la situación.
Pero para Peretta, los cambios deberían ser aún más profundos: «El Código Penal establece que los delitos con medicamentos que ocasionen daño a la salud serán penados con cárcel, pero eso también habría que modificarlo, ya que en realidad no hay necesidad de que se llegue al extremo de causar daño. La adulteración y la falsificación de medicamentos debería penarse con cárcel, lo cual es otro desafío que tienen los legisladores».
Con una industria a favor de una nueva ley, con el aval de la cámara de Diputados y muchos legisladores de la Cámara Alta esperando dar su voto, ¿dónde está entonces la traba? Para Marcelo Peretta, «los grandes responsables de que la ley de Medicamentos no se sancione son los laboratorios. Además de las 12.000 farmacias que hay en la Argentina, tienen sumo interés en vender en los 65.000 kioscos, 25.000 supermercados, 3.500 gimnasios y 300 páginas web. En estos últimos 15 años, han multiplicado extraordinariamente sus puntos de venta mostrando que los laboratorios ven al medicamento como un bien comercial y no como un bien social. Esto ha desprestigiado a la industria farmacéutica, de la cual siempre estuvimos muy orgullosos». Y concluye: «Tendría que existir un código de ética para todos los empresarios de los medicamentos, de la misma manera que lo hay para los médicos y los farmacéuticos».

María José Ralli

 FUENTE: Revista ACCION Noviembre 2009

Post relacionados:

  1. Opinión: Ricardo López- El amargo sabor de los medicamentos-
  2. Noticias: LOS MEDICAMENTOS DE VENTA LIBRE DEBERAN EXPLICAR PARA QUE SIRVEN
  3. El Senado aprobó la ley de producción de medicamentos
  4. Noticias: Genéricos
  5. Noticias: Charla- Debate

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

3 comentarios para “Medicamentos”

  1. Francisco Calvet dice:

    Hola, soy estudiante de medicina y estoy haciendo mi tesis de fin de carrera, y se trata de la automedicaciñon.
    Y este articulo me parecio muy util.
    Qisiera saber si me podria contactar con usted para buscar mas informacion acerca de la venta libre en la argentina. Gracias

    Atentamente Francisco Calvet . franc17enero@hotmail.com

  2. editor dice:

    Si , convenga una cita con el asistente del depto de salud a salud@cculturalcoop.org.ar. RL

  3. MARCELO dice:

    Estoy evaluando el consumo de medicamentso genericos inyectables en el ámbito nacional en el marco de un proyecto laboral y quería consultarles is me podría informar lo siguiente:

    1 Cantidad de medicamentos que se produjeron en el año 2013
    2 Cuantos de estos medicamentos fueron distribuidos
    3 Zonas de mayor distribución

    Desde ya muchas gracias

    Marcelo Freytas

Dejá un comentario

Creative Commons License

Desarrollo y mantenimiento RCC - Red Cooperativa de Comunicaciones C.P.S.L.

Realizado con herramientas de Software Libre bajo licencia GPL