¿“Pensar la enseñanza, anticipar las prácticas”’ Reflexiones sobre las jornadas

“Pensar la enseñanza, anticipar las prácticas” Reflexiones sobre las jornadas

En la Ciudad Autónoma de Bs As los días 14, 15, 16, 17, 20 y 21 de febrero de 2017 se realizaron las Jornadas de Trabajo “Pensar la enseñanza, anticipar las prácticas” dirigidas a maestrxs de grado y curriculares. Agruparon a lxs docentes por  distritos reuniéndolxs en diferentes Instituciones Escolares.

La capacitación docente es un derecho reconocido en la Ley de Educación N°26.206. Siendo esencial en la formación continua implica modalidades e intencionalidades diversas. Ser trabajadorx de la educación en la Ciudad Autónoma de Bs As obliga al gobierno a brindar espacios de aprendizaje y reflexión para todxs lxs docentes de todos los Niveles.

Cuatro docentes de distintas escuelas y distritos relatan sus experiencias en las mencionadas Jornadas del mes de febrero.

Mariana es maestra de séptimo grado en una escuela de Bajo Flores. Liliana es maestra de quinto grado en Barracas. Susana tiene a su cargo tercer grado en una escuela de La Boca y Oscar es docente de Educación Plástica en Villa Soldati.

A continuación se trascriben sus testimonios para después iniciar una serie de reflexiones que se analizarán en distintas publicaciones en este Blog.

Mariana

Pinceladas de la capacitación docente

8.30 hs. Monumento educativo –Bernasconi. Pilones de delantales blancos leyendo unos afiches que indicaban distrito, grado, aula de reunión. Tres pisos más arriba, por pasillos infinitos sin ninguna indicación, caminando como torpes hasta por fin dar con el aula “la del pasillo que es paralelo a este, pero del otro lado del patio” según alguien que ayudó a orientarnos.

Un aula común, repleta de maestras y maestros de 7° de distintos distritos. Las mesas ordenadas para reunirnos en grupos de a cuatro, y dos lugares vacíos que quedaban para que mi compañera y yo ocupemos. Otra maestra, que no ocupaba ningún grupo, que no tenía delantal y que se ubicaba al frente del aula, esperando que le avisen qué hacía con la computadora, el proyector y el Power Point que tenía listo para comenzar.

“Les voy repartiendo los cuadernillos mientras esperamos a ver si nos tenemos que mudar” Maestros y maestras de 7° de Prácticas del Lenguaje y de Matemática de Jornada Simple nos fuimos repartiendo los cuadernillos. Luego sabríamos que los cuadernillos no alcanzaban porque no eran para todos y todas…

9.00 hs. Llega al aula una jovencita bedel que indica al oído algo a la maestra-capacitadora que la ofusca notablemente. “Nos tenemos que mudar de aula, porque renunció un capacitador y nos van a juntar”. Todos los grupos armados se desarman y enfilamos al pasillo, buscado nuevamente nuestra aula.

Nuestros aproximadamente 40 llegamos al aula donde estaban los otros aproximadamente 40. Pero estos otros eran de jornada completa y solo iban a capacitarse para Prácticas del Lenguaje. “Los de Matemática que se vayan” gritó alguien sin identificarse en el pasillo. Confusión. “Pero, ¿dónde firmo que vine?”, “¿Nos tenemos que ir a la escuela?” “¿y nosotros no nos capacitamos?” “¿Tenemos que volver otro día?” Algunas de las preguntas que se gritaban en el pasillo cada vez con más enojo. “¡Hubieran leído el mail!” gritó la misma voz que seguía sin identificarse. “¿Qué mail?” “El que se mandó esta mañana a las escuelas. Ahí decía que matemática venía del viernes al martes”. Los gritos enérgicos no tardaron en llegar. ¿Cómo podíamos haber leído un mail que llegó a las escuelas el mismo día que nos habían citado en otro lado que no es nuestras escuelas? Misterios de la organización de personal… Estos gerentes de recursos humanos son unos…

Entre gritos, indignaciones varias, caras tremendas y algún que otro insulto al aire, los compañeros y compañeras “de matemática” comenzaron a irse luego de firmar una planilla que les habían asegurado, garantizaba el presentismo laboral de ese día.

9.50 hs. Los que quedamos “de Prácticas del Lenguaje” de jornada simple, que seríamos unos 20, nos reunimos con “Los de Prácticas del Lenguaje” de Jornada completa en un aula que solo contemplaba a los de jornada completa. Algo así como 50 personas en un aula para treinta. Para treinta niños y niñas. Unos 50 adultos.

10 hs. La maestra capacitadora intentó comenzar la capacitación, pero la inquietud más el calor y el enojo y la ansiedad por saber cómo “los de Prácticas del Lenguaje” garantizábamos que nuestro presentismo esté demostrado, no permitían comenzar. Un jovencito bedel en chomba color pastel se acercó y luego de que varios le gritaran su indignación explicó “que firmen los de jornada simple acá y los de completa…” más gritos hasta que fue ordenándose la cosa porque el calor insoportable quitaba las ganas.

10.10 hs. “Bueno, mi nombre es… yo soy maestra y tengo una especialización en Literatura infantil y juvenil… Disculpen la desprolijidad, pero yo no tengo nada que ver… Yo tenía el proyector en el otro aula para ver algo… bueno…” La maestra capacitadora un poco avergonzada, bastante enojada y con una notable decepción que crecía con cada palabra. Y por fin arrancó la capacitación.

Nos explicaron la diferencia entre lengua y lenguaje. Luego nos invitaron a leer en grupos fragmentos del Diseño Curricular y nos propusieron leer una propuesta de planificación anual del área para que pensáramos diferencias con las nuestras propias. Hablo en plural, porque en el momento pensaba que era propuesta de nuestra maestra capacitadora, pero luego, conversando con otros compañeros y compañeras, supe que todos y todas hicieron más o menos lo mismo. Por fin llegó el recreo. Filas larguísimas para tomar un mate cocido o café con barritas o masitas, las que nos dan en la escuela.

11.20. Vuelta del recreo. “Vayan pensando entre ustedes…” Un rato más de “como si trabajáramos en grupo” y llegó la puesta en común. Algunos y algunas dijeron algo, pero otra dijo lo más importante: “no lo tomes a mal, pero hace 13 años que yo trabajo así, desde que salió el Diseño curricular. Me parece que nos están subestimando y que no nos están tratando como profesionales”. “Sabés qué pasa, hay compañeros que ni saben el color de la tapa del diseño”…. Se armó una capacitación de toda la Ciudad tomando como punto de partida que los maestros y las maestras, pese a que hace 13 años que está en vigencia, no conocemos ni el color de la tapa del Diseño. Todo dicho.

Los días que siguieron no fueron muy distintos. Lo que cambió fue que los compañeros y compañeras fueron llegando cada vez más tarde, los recreos fueron cada vez más largos y las actividades eran cada vez más “como si…” incluyendo pensar planificaciones anuales sin ningún material a mano, armando proyectos que incluyeran todas las prácticas de lenguaje paraniños y niñas desconocidos, sin material de referencia, sin puntos de partida claros….

Con compañeros y compañeras nos preguntábamos cómo era posible que estando todos los maestros y maestras, más todos los Equipos de Conducción de las escuelas, más supuestos profesionales de las diferentes áreas del conocimiento, no nos reunieron a pensar nuestras propias escuelas, a planificar de la mano de especialistas y en conjunto con nuestros equipos de conducción, en conjunto con otras escuelas con quienes compartimos territorio, problemáticas, población… Sólo se puede pensar que esta capacitación entra entre las múltiples actividades que desde el MECABA se proponen y no son más que un “como si”. Con lo que este Ministerio no contó es con que muchos maestros y maestras no somos “como maestros y maestras”, sino que somos con todas las letras. Y que apenas nos vemos un poco juntos y juntas, nos amontonamos, nos pensamos, nos ponemos a discutir…. Y así se hicieron asambleas multitudinarias, plurales y en todas las sedes, que marcaron el comienzo del plan de lucha para ganar que hasta hoy estamos llevando adelante.

Liliana

Breve relato de mi paso por la capacitación

Este año fuimos citados a la capacitación. En mi caso, al ser docente de 5to grado de las áreas de Prácticas del lenguaje y Cs. Sociales de jornada simple, me tocó ir tres de los seis días, y capacitarme sólo en Prácticas del Lenguaje (en adelante Lengua, sin desconocer la razón ideológica del cambio de denominación).

Aquí aparece, a mi modo de ver, el primer indicio de jerarquías curriculares. Los maestros de jornada simple vamos a ser capacitados solamente en Lengua y Matemática. Estas son las dos prioridades las Ciencias, cosa menos importante ha de ser. Esto ya evidencia un posicionamiento frente al conocimiento y a cómo se aprende. De hecho esto se refuerza con la directiva posterior o “bajada” que debemos garantizar que todos los días de la semana en el horario aparezca una hora de Matemática y una de Lengua (siendo 6 hs semanales de cada área, lo que obliga a trabajar en clases de 40 minutos y un solo día en módulo).

La capacitación es con un aula asignada y con diversas experiencias en cada aula. Yo me remitiré a la que participé. En nuestro caso, la capacitadora no tenía información de la organización de las aulas, de quiénes debían permanecer, es decir, la información entre lxscapacitadorxs estaba parcializada (una impecable división del trabajo). Sólo sabía que debía darnos tres días a lxs que fuésemos maestrxs de Lengua. Comenzó con una explicación de la diferencia entre Prácticas del lenguaje y Lengua. Estos e replicó en varias aulas, lo que demuestra la subestimación por parte del Ministerio del conocimiento que tenemos lxs maestros sobre aquello que damos en las aulas y nos enmarca. Luego, un resumen de los ejes que plantea el Diseño Curricular. Frente a una propuesta tan básica, quedó a criterio individual cuánto y qué aprovechar del curso, por eso decidí juntarme con otros maestrxs que tuviesen inquietudes similares y trabajar en pensar juntxs el comienzo de año.

Fuera de la propuesta simplista general, sin profundización ni discusión sobre qué dábamos, para qué o cómo, aprovechamos para juntarnos y hablar del trabajo diario y se organizaron asambleas para pensar y organizarnos como gremio. (Éramos varios distritos capacitándonos en el Bernasconi)

La capacitadora daba las consignas y dejaba que circulásemos por las fisuras del enlatado porque veía que estábamos trabajando. Los debates y reflexiones que hicimos el subgrupo de cinco personas fue enriquecedor: hubo intercambio, cuestionamiento y construcción conjunta de una secuencia para empezar el ciclo escolar.

En resumen, la intención fue, partiendo de un profundo desconocimiento de quiénes tenían adelante, plantear una forma de planificar para el grado, con un cuadernillo cuyo material era interesante pero no dejaba de ser una receta armada por alguien que debe suponer que no sabemos hacerlo o que no es interesante revisar esa construcción colectivamente.

Lineamientos curriculares adecuados, buenos textos, incluso una secuencia interesante, no pueden garantizar un proceso de enseñanza aprendizaje con sentido. Mi sensación es que seguimos en la capa más superficial de la discusión. Pensar que ese recorte centrado solamente en un contenido a dar, con un horario sugerido semanal, es, en el mejor de los casos una simplificación absoluta del trabajo docente. Si esto es evidencia de una política educativa de “calidad”…estamos en problemas.

Susana

Lo que la capacitación nos dejó…

Alrededor de dos semanas antes del comienzo de clases, les docentes ingresamos a la escuela y comenzamos nuestro trabajo. Tradicionalmente este espacio era de los pocos que teníamos para dialogar con todes nuestres compañeres y acordar líneas comunes de acción para el resto del año. Es un tiempo que utilizábamos para planificar, preparar el Proyecto Escuela, conversar con les docentes del año anterior para ir conociendo al grupo que nos tocaría… Este año parte de ese espacio fue utilizado para realizar capacitaciones “en servicio”* para toda la docencia del nivel primario de la ciudad.

Que no se malentienda: las capacitaciones en servicio son un reclamo que venimos haciendo hace años. Y tenerlas en este espacio podría haber sido sumamente enriquecedor si se hubiera conversado con les docentes y directives de cada institución sobre las necesidades concretas y contextualizadas de formación. La realidad fue muy distinta.

A mí me tocó capacitarme en el Bernasconi, una de las cuatro sedes para nivel primario. La información desde el principio no estuvo clara. Supuestamente a les docentes de jornada completa les tocaba capacitarse en las cuatro áreas, para un solo grado y a les docentes de jornada simple solo nos correspondían Matemática y Prácticas del Lenguaje.

El primer problema fue que el criterio de organización utilizado fue agruparnos por grados. Para primero, segundo y tercer está muy bien, ya que suele ser como se dividen les maestres. Sin embargo, cualquiera que conozca la escuela, sabe que el segundo ciclo suele estar dividido por áreas. Como consecuencia de esto, les docentes que tenemos más de un grado a cargo no pudimos tener una capacitación completa, así como aquelles de jornada simple que solamente enseñan Ciencias Sociales y Ciencias Naturales, se quedaron sin capacitación.

El segundo problema apareció en el momento en que llegamos a la institución. Allí nos enteramos de que aparentemente debido a la renuncia de muches capacitadores, en desacuerdo con la impronta que se le quiso dar desde el ministerio a las clases, había habido una reorganización de último momento que no había sido correctamente informada. A mí me dijeron que no me correspondía capacitarme en Prácticas del Lenguaje, por lo que tenía que irme y volver en las fechas de Matemática.

Sin embargo, la falta de información fue tan grande que ni les formadores ni les preceptores sabían cómo manejar el asunto. A les que preguntamos, nos derivaron a una bedelía inexistente. Luego de muchas vueltas por una escuela enorme, encontramos el centro de coordinadores en el que, hablando con otres maestres nos enteramos de que a algunes les habían dicho que se quedaran; a otres les habían echado de las aulas por falta de espacio; a otres que debían ir a la sede de Palermo o a sus escuelas y a nosotres que nos volviéramos a nuestras casas.

Cuando finalmente apareció el coordinar general a las 10.30 de la mañana, nos dijo, no sin antes aclarar que “por lo menos nos capacitaban y no estábamos cortando papelitos en las escuelas como todos los años”, que nos fuéramos a nuestras casas y volviéramos para las fechas de Matemática, que serían informadas a las escuelas.

La capacitación en sí, o por lo menos la que me tocó a mí, fue interesante, aunque básica. Revisamos los significados de la multiplicación y analizamos una secuencia. A pesar de que el diseño lleva vigente 13 años, parece que desde el ministerio siguen considerando necesario enseñárnoslo a les que todos los días lo utilizamos en nuestras clases. La sensación fue que se trataba de clases descontextualizadas que dependían exclusivamente de qué tan buen docente era quien te tocaba en suerte. Una lástima.

Así que, cerrando la idea: lo que la capacitación nos dejó fue una pésima idea de la capacidad organizativa de quienes se hicieron cargo. Un muy mal sabor de boca por las faltas de respeto y la pérdida de tiempo sufrida. Unas clases interesantes aunque muy acotadas, básicas y descontextualizadas (junto con la decepción de les que esperábamos clases enriquecedoras)…

Y claro, una organización docente como no se veía hacía años. Asambleas multitudinarias realizadas en los recreos en todas las sedes, en las que les maestres, reunides por primera vez en mucho tiempo en un solo lugar, empezamos a decidir cómo evitar las faltas de respeto y las pérdidas de tiempo…y cómo pelear para tener un salario digno, mejores condiciones laborales para nosotres y de estudio para nuestres estudiantes. La conciencia de que somos nosotres quienes sabemos lo que se necesita para mejorar la educación y de que es hora de que nos escuchen.

Así pues, me pregunto…¿qué traerán las próximas capacitaciones?

*Las capacitaciones en servicio reales son situadas y contextualizadas.

Oscar

“Entre lo dicho y el hecho”.

Docentes de la materia Educación Plástica de los distritos 19, 20 y 21, fuimos convocados por la Escuela de Maestros, en conjunto con la Dirección de Educación Primaria, a las Jornadas de trabajo Entre Maestros. Las mismas se llevaron a cabo en la Escuela. N° 14 del D.E.21, los días 17,20 y 21 de Febrero. Fueron tituladas «Pensar la enseñanza, anticipar las prácticas».

La notificación recibida vía email dejaba en claro la asistencia obligatoria y enunciaba una promesa disfrazada de esperanzadora: “Durante las jornadas, cada docente iba a trabajar junto con otros colegas del mismo grado o área en el análisis y adecuación de propuestas de planificación y actividades, orientadas al inicio del ciclo lectivo 2017”.

Mientras tanto, en los medios de comunicación circulan declaraciones, donde afirman que la política educativa se ocupa de capacitar a más de 15.000 docentes en la ciudad de Buenos Aires. Entonces sería oportuno preguntarse:

¿De qué manera lo hace?

En el siguiente relato cabe mencionar que antes de comenzar, nos informaron que a último momento se tomó la decisión de que exista una capacitación para Educación Plástica. Esa actitud refleja el interés y prioridad que el sistema educativo atribuye a la Educación en artes visuales.

Escenas de una capacitación…

En una primera instancia realizamos un intercambio grupal, donde se discutió en torno a qué imágenes considerábamos Artísticas. Esa dinámica nos permitió escuchar distintas miradas docentes sobre nuestro objeto de estudio. Lo cual puede ser valioso e interesante pero les recordamos a los/as funcionarios/as que en los institutos de formación docente, existen (ya hace tiempo) discusiones sobre maneras de abordar el concepto de arte, desde distintas categorías de análisis. Es necesario que la política educativa, entienda que es responsable de garantizar espacios para profundizar ciertas cuestiones. Por lo pronto esa premisa no cumplió con la asistencia obligatoria.

En una segunda etapa cada grupo, (partiendo de objetos personales), realizó distintas producciones plástico/visuales que intentaban reflexionar sobre “La identidad” como temática. Luego fueron montadas en un lugar pre-determinado (una característica propia del Site-specific art). Nadie niega lo valioso de apreciar (al percibir) distintas maneras de resolver espacialmente esas intenciones pero lo medular, es la incapacidad de problematizar estrategias que permitan pensar la trasposición didáctica, en una práctica docente situada. A modo de cierre se pudo analizar las producciones para identificar los contenidos que se desprendían de las mismas. Al día siguiente tomando en cuenta esos contenidos, la consigna consistía, en construir una actividad de enseñanza para que la transite. otro grupo de docentes A su vez también había que evidenciar objetivos, contenidos y situaciones a evaluar pero hasta el momento seguimos sin revisar posibles propuestas didácticas pensadas para los/as estudiantes, en contextos y momentos determinados. Entonces cabe preguntarse, porque no se propicia la reflexión, acerca de prácticas concretas en las aulas, que partan de registros propios. Quedando así esas posibilidades reducidas o limitadas a voluntades e iniciativas singulares en cada profesorado. ¿Por qué naturalizamos ciertos mecanismos implementados en las capacitaciones docentes? ¿Son decisiones inocentes o intencionadas? ¿Cuánto favorecen u obstaculizan una práctica docente?…

Los testimonios brindados por estxs cuatro maestrxs dan marco a una serie de reflexiones relacionadas con el para qué y cómo de un Jornada de Perfeccionamiento.

Muestran estos encuentros un nivel de desorganización notable siendo imprescindible   en cualquier  Proyecto  de Formación Continua  la distribución de espacios, tiempos y modalidad de trabajo. Se desprende de los relatos de lxs compañerxs docentes  arbitrarios agrupamientos  de lxs destinatarios de la Capacitación y de  las temáticas que  se abordarían en las Jornadas.

Ahora bien no sólo las reflexiones de estxs maestrxs  hacen referencia a las problemáticas organizativas. Lxs docentes que nos acercaron sus experiencias en estas Jornadas y que habitan las instituciones se enfrentan cotidianamente a desafíos diversos  que  sin duda contienen diferentes fenómenos educativos  que deberían ser analizados críticamente y ser privilegiadas en un proceso de Formación Continua . En ninguno de los relatos aparece el por qué de estos encuentros y tampoco  desde qué información previa se decidió este proceso. Vislumbrar y comunicar a lxs destinatarixs de una Capacitación aquello que surge como prioritario , obstaculizador o facilitador de mejores prácticas  permite encontrar sentido a la convocatoria y no como en este caso donde se gestó  una selección confusa de aquello que daría marco a la reflexión y actualización docente. Pero esencialmente se vislumbra una forma de concebir la práctica docente supeditada a unx sujetx que debe aplicar aquello que se ha pensado en otros ámbitos y por “lxs expertos”. Es así como se desdibuja la experiencia que poseen lxs docentes en su quehacer diario , las reformulaciones que hacen lxs maestrxs de aspectos teóricos didácticos y la posibilidad de redefinir , recrear por ejemplo documentos curriculares.

Testimonian estas últimas referencias las apreciaciones de lxs maestrxs aludidos. Por ejemplo Mariana arma  el relato de su  experiencia  dándole forma de  secuencia temporal donde remarca  ciertos obstáculos relacionados con lo organizativo  siendo esto solucionado  con imprecisiones. Junto a lo anterior describe aspectos de las Jornadas y presenta una  actividad de inicio de la misma   que la lleva a reflexionar :

“Algunos y algunas dijeron algo, pero otra dijo lo más importante: “no lo tomes a mal, pero hace 13 años que yo trabajo así, desde que salió el Diseño curricular. Me parece que nos están subestimando y que no nos están tratando como profesionales”. “Sabés qué pasa, hay compañeros que ni saben el color de la tapa del diseño”…. Se armó una capacitación de toda la Ciudad tomando como punto de partida que los maestros y las maestras, pese a que hace 13 años que está en vigencia, no conocemos ni el color de la tapa del Diseño. Todo dicho.”

Liliana  refuerza lo anterior cuando describe la propuesta y las actividades que se iban a trabajar en el Encuentro  afirmando:

“Esto se replicó en varias aulas, lo que demuestra la subestimación por parte del Ministerio del conocimiento que tenemos lxs maestros sobre aquello que damos en las aulas y nos enmarca.”

En la misma dirección que el resto de las reflexiones Susana valora  significativamente la Jornada aunque formula algunas apreciaciones y problemas. Pero concuerda con el resto de los  relatos cuando afirma:

“La capacitación en sí, o por lo menos la que me tocó a mí, fue interesante, aunque básica. Revisamos los significados de la multiplicación y analizamos una secuencia. A pesar de que el diseño lleva vigente 13 años, parece que desde el ministerio siguen considerando necesario enseñárnoslo a les que todos los días lo utilizamos en nuestras clases. La sensación fue que se trataba de clases descontextualizadas que dependían exclusivamente de qué tan buen docente era quien te tocaba en suerte. Una lástima.”

Oscar profesor de Plástica  señala en su relato que esta Capacitación fue organizada sin mucho reconocimiento del área y expresa  cierta desconfianza sobre los objetivos que movieron a la Gestión Educativa de la CABA  para sumarlos a una instancia de perfeccionamiento . Oscar dice:

“En el siguiente relato cabe mencionar que antes de comenzar, nos informaron que a último momento se tomó la decisión de que exista una capacitación para Educación Plástica. Esa actitud refleja el interés y prioridad que el sistema educativo atribuye a la Educación en artes visuales.”

Después lx profesorx  reseña una serie de actividades de reflexión  sobre ciertos contenidos ,temáticas de la expresión plástica y la concreción de un producto que permitió discutir aspectos didácticos y conceptuales sobre el área en cuestión. Además  se realizó una secuencia de actividades de enseñanza que  transitaría como señala Oscar “otro grupo de docentes” procurando remarcar aspectos constitutivos de dicha secuencia : “objetivos ,contenidos, y situaciones a evaluar” .Ahora bien  esto lo lleva alx docente a remarcar :

“ …pero hasta el momento seguimos sin revisar posibles propuestas didácticas pensadas para los/as estudiantes, en contextos y momentos determinados. Entonces cabe preguntarse, porque no se propicia la reflexión, acerca de prácticas concretas en las aulas, que partan de registros propios. Quedando así esas posibilidades reducidas o limitadas a voluntades e iniciativas singulares en cada profesorado. ¿Por qué naturalizamos ciertos mecanismos implementados en las capacitaciones docentes? ¿Son decisiones inocentes o intencionadas? ¿Cuánto favorecen u obstaculizan una práctica docente?…

En síntesis el inicio del ciclo lectivo  debería transformarse ( y en muchos casos sucede ) en  un momento privilegiado de la institución  donde se discute colectivamente lo organizativo del año escolar, se revisan acuerdos potenciando los logros y reformulando cuestiones diversas. Además se proyectan acciones didáctico pedagógicas etc. .Pero si además  se complementara  con el acompañamiento de especialistas permitiría una observación y reformulación con distintas miradas de problemas reales en instituciones reales Además si esto sirve para articular con otras instituciones que sin duda replican circunstancias y problemáticas comunes brindaría la visión de conjunto sobre temas didáctico-pedagógicos diferentes. Las Jornadas transitan un recorrido diferente y tienen otra función. Mariana en su relato lo expresa de esta manera:

“Con compañeros y compañeras nos preguntábamos cómo era posible que estando todos los maestros y maestras, más todos los Equipos de Conducción de las escuelas, más supuestos profesionales de las diferentes áreas del conocimiento, no nos reunieron a pensar nuestras propias escuelas, a planificar de la mano de especialistas y en conjunto con nuestros equipos de conducción, en conjunto con otras escuelas con quienes compartimos territorio, problemáticas, población…”

Lo descripto y lo reclamado por Mariana y otrxs maestrxs  evidencia otro tipo de práctica docente centrado en la búsqueda de significados a partir de lo que se  produce con el trabajo diario en las escuelas y conlleva salirse del fenómeno que se gesta dentro del aula y poder revisarlo y transformarlo para  brindarle otro significado. Camino opuesto al presentado en estas Jornadas donde se parte de una mirada externa sin contemplar realidades y sujetxs diversxs y con experiencias diversas.

El Grupo de reflexión sobre la Práctica viene analizando y procurando encontrar rasgos particulares de una Práctica Emancipadora. Para acercarse a lo anterior vino caracterizando y mostrando la incidencia de “las condiciones de trabajo y del docente como trabajador”  y como éstas influyen en su trabajo y en otros ámbitos. Reconociendo que en el marco del capitalismo “maestros y profesores comparten con el resto de los asalariados dos rasgos fundamentales: la explotación y la enajenación…” y cómo esto  se manifiesta en elx docente. Y es importante señalar en función de lo anterior que :

“Sus condiciones laborales y la orientación de su capacitación inicial y continua lo enajenan porque lo desposesionan de los medios de producción ,ya que el conocimiento teórico que necesita para organizar científicamente su tarea le es enseñando de un modo fragmentario y desvinculado de la práctica en función de la cual se aprende”

Además estas Jornadas demuestran a unx docente ajeno y con una mera participación en el control  sobre “el qué , el para qué y el cómo de su producción “  y en especial en la elaboración de todo aquello necesario para su desempeño en el aula    y que “regulan su trabajo” . Recibiendo lxs docentes orientaciones generadas por especialistas y como se señaló posicionando a lxs docentes como meros ejecutorxs de lo que otrxs pensaron.

2 comentarios para “¿“Pensar la enseñanza, anticipar las prácticas”’ Reflexiones sobre las jornadas”

  1. Pablo dice:

    las descripciones revelan la improvisación de un gobierno que hizo de la “eficacia” su principal bandera. Y , por cierto, los problemas organizativos evidenciados deben complementarse con el desprecio por los saberes docentes, el maltrato, y el mensaje que estos modelos y modos transmiten al propio colectivo laboral de enseñantes y a la sociedad acerca de la educación pública. Es, sin duda, un modo de privatización encubierta. Hay lucha, sin embargo, en cantidad de docentes que individual y colectivamente sueñan, dicen y hacen una educación emancipadora.

  2. Heleder Balbuena dice:

    El relato expresa y sintetiza claramente lo que significó la capacitación docente realizada a inicio de año. Fue lamentable en términos operativos y en el propio objetivo que el Ministerio dijo proponerse: “Pensar la enseñanza. Anticipar las prácticas”. Uno puede hacer esto, en tanto, podamos hacerlo en función del propio contexto donde esas prácticas van a tener lugar, para una determinada comunidad de alumn@s, junto con el/la compañer@ de esa institución, dentro de un determinado barrio, etc. Todo lo demás, es ficción!!! Cómo decía el relato: “es un como si”.
    Los docentes queremos capacitarnos en servicio y necesitamos espacios para repensar nuestras prácticas. El Ministerio teóricamente también lo quiere. Pero acaba de suspender por los días de paro docente, las Jornadas de Reflexión Institucional, que son los espacios donde nos hubiera permitido realmente discutir, planificar y buscarle un sentido a la enseñanza, de una manera colectiva.

Dejá un comentario

Creative Commons License