Nota de coyutura: "Nos sobran los motivos: Macri NO defiende la escuela pública"

29/07/2011

"La educación pública y gratuita de calidad para todos es la base de la igualdad de oportunidades y de la inclusión social".

Si se leyera esa frase al pasar, podría sospecharse que se trata de alguna declaración de un/a militante, de un/a defensor/a acérrimo de la educación pública, de docentes, de un/a funcionario/a comprometido/a con lo público. Y más aún si revisando los archivos se encuentra la siguiente frase "Hacer de Buenos Aires una ciudad más vivible, más amigable, y hacer una verdadera ciudad educativa, para que un futuro distinto sea posible."[1]. Pero no es este el caso. El autor de la frase es el Ingeniero Mauricio Macri, Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, quien emitió esas palabras en el documento de apertura de las sesiones legislativas del 2009. Este mismo "espíritu" de apoyo a la educación pública se observa en otras declaraciones del 2009  donde afirmaba que "La educación pública, gratuita y de calidad es una prioridad para este gobierno (...) En educación ha habido mucha conflictividad, pero somos optimistas y apostamos al diálogo y a que todos pongamos a los chicos en primer lugar"[2].

La gestión macrista está atravesando su cuarto año de gobierno y en materia educativa han pasado tres ministros de educación ejecutando políticas que marcan varias líneas de continuidad entre uno y otro: Mariano Narodowski, Abel Posse y Esteban Bullrich.

Claro está que la elección de tales funcionarios no es aleatoria, sino que pretende ser funcional a su gobierno, lo cual lleva a plantearnos algunos interrogantes: ¿Qué se puede esperar de un ministro como Abel Posse que reivindica desde sus discursos lo acontecido en la última dictadura militar? ¿Acaso elegir una persona con pensamientos autoritarios y de derecha como los de este sujeto no conduce a pensar que el ejecutivo que lo designa piensa de forma similar? Con Mariano Narodowski cabe preguntarse ¿qué consenso popular puede tener un funcionario que recibe multas por recorte de becas a estudiantes y que encima es acusado en la causa de escuchas telefónicas ilegales? Y con el actual Ministro de Educación, Esteban Bullrich vale cuestionar ¿de qué manera de demuestra una defensa de la educación pública si entre los hechos más destacados de su gestión se puede nombrar la subejecución presupuestaria, la no finalización de las obras de infraestructura prometidas y el planteo de realizar una evaluación a los docentes con un sistema de premios de acuerdo a resultados? Y hablando del propio Jefe de Gobierno Mauricio Macri ¿qué puede esperar la sociedad de un Jefe de Gobierno que está bajo procesamiento judicial y de todas formas insiste con seguir gobernando la Ciudad?

La sucesión de estos tres ministros muestra una misma orientación ideológica conservadora en la cartera de funcionarios de Macri, reafirmando entonces que no son funcionarios elegidos al azar, sino orgánicos a ese modo de pensar la gestión de la Ciudad en general y en materia educativa en particular.

En el Ministerio de Educación, la designación de los sucesivos ministros no resiste entonces ningún tipo de pretensión de neutralidad. Más allá de las intenciones de Macri de hacer de la política el epicentro de las decisiones de "sentido común", los anclajes conservadores y autoritarios emergen en cada uno de los funcionarios y en las políticas "públicas" que implementan.

En este sentido, las políticas educativas en particular y políticas públicas en general de la gestión macrista refuerzan este lineamiento ideológico, y argumentan el desmembramiento de la educación pública a la cual se hacía alusión al comenzar esta nota. Sobran los argumentos para afirmar que si hay algo de lo que no se ha ocupado ni se ocupa nuestro Jefe de Gobierno es de la defensa de la escuela pública. Más bien, su política se orienta a su  vaciamiento, amparado en intereses conservadores y privatistas.

 He aquí la enumeración de algunos de los hechos ocurridos durante el gobierno de Mauricio Macri en materia educativa, que argumentan las afirmaciones anteriormente explicitadas por la presente editorial:

  • Reducción de las jornadas de reflexión docente durante el 2008. Actualmente algunas jornadas son parcialmente restituidas producto de la exigencia de los docentes.
  • Concesión de vacantes a diversas universidades privadas para que sus alumnos de medicina hagan residencias en hospitales públicos porteños.[3]
  • Conflicto por reducción de la calidad de viandas escolares y la incorporación de trisoja en el menú de los comedores en Octubre de 2008.[4]
  • Conflicto con la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano desde fines de 2008 por la idea de integrarla al futuro Instituto Superior Metropolitano de Artes, generando que en lugar de formar profesores, como prendían los docentes y estudiantes, sea sólo un bachillerato con especialización técnica.
  • Problemas con las becas estudiantiles: fue uno de los conflictos más graves durante el 2008 que desató la toma de varios establecimientos educativos y la organización colectiva por parte del movimiento estudiantil en conjunto con legisladores de una ley de becas, finalmente aprobada. El conflicto se desató por el faltante de 30.000 becas, es decir, 30.000 estudiantes quedaban fuera del sistema escolar. Tras la lucha protagónica encabezada por la resistencia de los y las estudiantes y la intervención de legisladores como María Elena Naddeo y Tito Nenna de madres y padres, de organizaciones como Acij y su conducción jurídica del caso y de diversos organismos sociales y de derechos humanos como el Foro por la Educación de la Ciudad de Buenos Aires, pudo ejercerse la presión suficiente como para dar tratamiento al proyecto de ley y que fuese aprobado en noviembre de 2008 y que se otorguen las primeras 15.000 becas faltantes[5].
  • Pedido de listas de estudiantes que participaron en las tomas de las escuelas durante el 2008.
  • Memo 494.822-DGEGE-2008  enviado a las escuelas durante la gestión de Mariano Narodowski en el que se prohibía a los docentes hacer declaraciones en los medios de comunicación: "Esta Dirección se dirige al Señor/a Director/a a los efectos de notificar fehacientemente a los Señores/as Supervisores/as y Conducciones Escolares que ante los requerimientos formulados por los Medios de Comunicación Masiva, canalizarán la respuesta a través de las Dirección de Educación respectiva con el propósito de que tome intervención la Dirección de Relaciones Institucionales y Prensa del Ministerio de Educación".
  • Múltiples agresiones verbales hacia los docentes, tal como la de tildar de vagos a los docentes en mayo de 2009: "El que no trabaja no puede cobrar. Hay mucha gente que se cree que tiene derecho a cobrar un sueldo por no hacer nada"[6].
  • Intento frustrado en noviembre de 2009 de destinar un espacio que pertenece a una escuela pública para la Policía Metropolitana: se trataba de una propuesta del gobierno porteño de construir un muro dentro del Complejo Puerto Pibes que separara las futuras oficinas de tal policía de la escuela Indira Gandhi que allí funciona. Finalmente y dada la resistencia y acciones llevadas adelante por parte de múltiples organizaciones y de amplios sectores de la Legislatura, un fallo de la justicia porteña detuvo tal construcción.
  • Conflicto durante el 2009 por una resolución del gobierno de descontarle a los maestros y maestras de sus salarios el monto equivalente a tres días de paro, referidos a los paros realizados por ellos en Marzo y Abril de tal año.
  • Presupuesto:
  • Durante el bienio 2008-2009 se utilizó el 45% del presupuesto aprobado para infraestructura. Pero además, se redujo el monto asignado, ya que mientras en 2008 había previstos 317 millones de pesos para mejoras edilicias, en 2009 se disminuyó de 246 a 209 millones (que, por su parte, sólo se ejecutaron en un 20% para construcciones y ejecuciones).[7]
  • Los recursos económicos de la Ciudad se duplicaron entre 2007 y 2010, siendo que la recaudación per cápita promedio es de $4118. Así la Ciudad de Buenos Aires se convierte en el distrito con mayor recaudación per cápita del país.
  • La Ciudad de Buenos Aires en el 2007 estaba posicionada en el puesto Nº 14 del ranking de salarios docentes de nivel primario con un promedio de $1230, mientras que en 2011 descendió al puesto Nº 18 con un salario promedio de $2664. Algo similar ocurre con los docentes de media: mientras en 2007 el salario promedio era de 1097 y ubicaba a la Ciudad en el puesto Nº 16, en el 2011 pasó al puesto Nº 18 con $2410.
  • Los subsidios a la educación privada eran en 2007 de $418 millones de pesos, mientras que en 2010 pasó a ser de $919 millones de pesos[8].
  • Censura a los Materiales del Bicentenario: constó de un material destinado a los escuelas y elaborado por la Dirección General de Currícula y Enseñanza a comienzos de 2010, el cual no fue editado en formato papel bajo la acusación de mostrar sólo una mirada de la historia argentina y no dar lugar a que el o la estudiante tenga acceso a diferentes perspectivas historiográficas y sociológicas sobre algunos acontecimientos y así poder formar su propia opinión de los diferentes hechos históricos[9]
  • Aparición en un manual de la editorial Santillana para escuelas de una línea de tiempo que recorre la historia de Argentina en la que se coloca como hecho histórico un afiche  de Mauricio Macri y Gabriela Michetti en el que  dice "Más salud gratuita".
  • Restricción al acceso desde instituciones escolares al informe Nunca Más de la CONADEP en el sitio www.desaparecidos.org durante la semana del 24 de Marzo de 2011.
  • Demora en el plan de obras destinado a la mejora edilicia de los edificios escolares denunciada por UTE en Abril de 2011.
  • Memo enviado desde el Ministerio de Educación porteño con fecha 8 de Junio de 2011 en el que se solicitaba que los supervisores y rectores de ocho escuelas técnicas debían designar a dos docentes de la escuela para participar de un seminario cuyo cierre estaba a cargo del, en ese entonces, candidato a legislador PRO Sergio Bergman.

 

No caben dudas pues que este gobierno lejos está de defender la educación pública si entendemos educación en tanto derecho humano. Si entendemos que en su seno, educadores, educadoras, estudiantes y familias luchan por hacer un lugar de la pluralidad y no de discriminación, un lugar donde la política es constitutiva de la tarea y no una práctica que deba ser judicializada. Sobran los motivos para preguntarse, ¿acaso hay alguna posibilidad de que la educación pública se fortalezca de la mano de Mauricio y sus ministros?

Observatorio Nuestro Americano de Políticas Educativas 

 


[1]    Ver: http://estatico.buenosaires.gov.ar/areas/com_social/jefe_gobierno/discur...

[2]    Idem.

[3]    Ver: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-109658-2008-08-14.html

[4]    Ver: http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-112247-2008-09-26.html

[5]    Ver: http://uescapital.blogspot.com/2008/11/la-legislatura-portea-aprobo-la-l...

[6] Ver: http://www.minutouno.com.ar/minutouno/nota/107501-Macri-califica-a-docen...

[7] http://www.centrocultural.coop/blogs/observatorio/2010/09/15/nota-de-coyuntura-ladrillos-negocios-y escuelas-segun-mauricio-macri-el-desgobierno-del-espacio-publico/

[8]  Información sistematizada por el grupo Economía Militante en base a la ejecución presupuestaria provista por el Ministerio de Hacienda del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

[9]    Fuente: http://www.centrocultural.coop/blogs/observatorio/page/2/

Compartir en

Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA