PUERTO RICO: LA HERMANITA ROBADA

08/02/2014

Publicada en diario Tiempo Argentino el 01-02-2014

http://tiempo.infonews.com/2014/02/01/editorial-117882-puerto-rico-la-he...

La declaración final del II Encuentro de la CELAC realizado en La Habana, reitera en el apartado 38 “el carácter latinoamericano y caribeño de Puerto Rico” y declara que es asunto de interés de CELAC “las resoluciones sobre Puerto Rico adoptadas por el Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas”. En el apartado 39 los países miembros de la CELAC se comprometen “a seguir trabajando … para lograr que la región de América Latinas y el Caribe sea un territorio libre de colonialismo y colonias”.

Al igual que en Cuba, en Puerto Rico se venía luchando por la independencia, adquiriendo gran virulencia esa resistencia en 1868: en dicho año se produjo la revolución conocida como el “estallido de Lares”, uno de cuyos inspiradores e impulsores fue Ramón Emeterio Betances, quien junto con Eugenio María de Hostos fueron los adalides de la lucha patriótica en esos años.

En 1898, en el marco de la guerra contra España por la independencia de Cuba y Puerto Rico, los Estados Unidos bombardean la capital portorriqueña desde una escuadra al mando del almirante Sampson. En el mes de julio de dicho año las tropas norteamericanas toman posesión territorial. En agosto se llega al armisticio previo al Tratado de París y en octubre de 1898 se efectúa la claudicación española con la ceremonia oficial de transferencia de soberanía, por medio de la cual el presidente de los EE.UU. nombra un gobernador militar para la isla.

En 1900 el Senado de los EE.UU. aprueba una ley por medio de la cual, y en medio de una oleada de resistencia popular en Puerto Rico, se reemplazaba la intervención militar por un gobierno civil dependiente del de los EE.UU. El Senado norteamericano determina cuál será la capital (San Juan). El título oficial del jefe ejecutivo de la isla será “El Gobernador de Puerto Rico” y será nombrado por el Presidente de los Estados Unidos. El 2 de mayo de 1917 el presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson firma una ley por la que se le impuso a los boricuas la ciudadanía yanqui, y un mes más tarde Wilson proclamó el reclutamiento obligatorio de los habitantes de Puerto Rico entre las edades de 21 y 31 años.

A fines de la década del 30 y con la guerra mundial en ciernes, los EE.UU. convierten a la isla en una inmensa instalación militar, sede de bases navales, aeródromos, campamentos de entrenamientos, zonas de prácticas de tiro desde los buques, y Comandos Estratégicos. En la costa norte se estableció la Instalación Naval de Sabana Seca, un importante centro de comunicaciones desde donde, durante la guerra por las Malvinas, EE.UU. logró acceder y pudo decodificar las comunicaciones militares de las fuerzas armadas de Argentina, las cuales fueron entregadas a Inglaterra.

En julio de 1950 el Congreso estadounidense aprobó la llamada Ley 600, que daba paso a la Constitución para Puerto Rico y a la figura de Estado Libre Asociado. El descontento seguía y en octubre de ese año se produjo un levantamiento armado; numerosos combatientes se lanzaron a la lucha armada insurreccional. La insurrección fue derrotada y se encarceló a más de mil personas sospechosas de ser nacionalistas o comunistas. El líder independentista Albizu Campos fue enviado a prisión y, salvo breves períodos de indultos, permaneció en la cárcel hasta su muerte en 1965.

La lucha continúa para los patriotas independentistas portorriqueños en actos y movilizaciones donde, además de los reclamos soberanos, se honra la memoria de los luchadores, algunos de ellos asesinados por el FBI, como el caso de Filiberto Ojeda Ríos, otros muchos encarcelados y perseguidos. La ocupación estadounidense desde 1898 ha arrojado unos dos mil prisioneros políticos, muchos de ellos encarcelados en penales de los Estados Unidos, con sentencias de más de veinte años de cárcel algunos y otros con cadenas perpetuas.

El reclamo de la CELAC para que esta hermanita prisionera sea liberada y vuelva con los suyos, es un gesto de enorme avance en la agenda bolivariana de la Patria Grande en el siglo XXI.-

Horacio A. López.

Subdirector CCC Floreal Gorini.

Compartir en

Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA