Archivo de Febrero de 2013

Una Victoria Histórica

Por Jorge Núñez Sanchez en el Diario El Telégrafo. Primer Diario Público de Guayaquil. 21 de febrero de 2013.

Correa derrota (de nuevo) al capital y fija su destino históricoHan pasado 183 años desde que se fundó la República del Ecuador. Y han hecho falta todos esos años para que el pueblo ecuatoriano rompa con la estructura de poder oligárquico y se adueñe finalmente de su destino.

Cuando se fundó el Estado, en 1830, nuestra nación poseía un enorme territorio, que iba hasta más abajo del Amazonas y hasta el lejano Brasil, y tenía apenas un medio millón de habitantes. Ahora tenemos un pequeño territorio, estamos lejos del Amazonas y del Brasil, y poseemos una población de casi quince millones de habitantes.

En lo político, la primera Constitución consagró un sistema político del que eran expresamente marginados los analfabetos, los pobres y los trabajadores en relación de dependencia. Para ser ciudadano se requería tener propiedad, profesión o industria. Para ser diputado se requería tener una propiedad raíz de 4 mil pesos, y para ser Presidente o Vicepresidente, una propiedad de 30 mil pesos.

Así, la República del Ecuador fue desde sus inicios un proyecto de Estado oligárquico, en el cual unas pocas familias de la aristocracia criolla (que detentaban ya una suma de poder económico, influencia social y superioridad cultural) aspiraban a controlar y manejar monopólicamente el poder político, con exclusión del resto de la sociedad.

Más tarde, el régimen de García Moreno suprimió la exigencia de tener propiedad para ser ciudadano, mas impuso como primera condición la de ser católico. Empero, la exigencia de saber leer y escribir mantuvo a la mayoría de ecuatorianos al margen de la vida electoral. Y dio lugar a que ciertos terratenientes enseñasen a sus peones a “dibujar su nombre”, para llevarlos en fila a votar por sus candidatos.

Esa marginación terminó solo en 1979, cuando la nueva Constitución, aprobada en referéndum, otorgó el voto facultativo a los analfabetos. Ella también creó un nuevo sistema de partidos políticos, sobre la base de principios doctrinarios y programa de acción. Pero el sistema se corrompió bajo el influjo del poder oligárquico y advino la tristemente célebre “partidocracia”, que implantó el neoliberalismo y rifó la soberanía nacional.

Por todo eso, la Revolución Ciudadana ha sido y es la respuesta a dos siglos de brutal y mísera dominación oligárquica, de marginación política a los pobres, indígenas, negros y mestizos. Y el triunfo arrasador de Alianza PAIS  en las elecciones del domingo 17 es el anuncio del nuevo Ecuador que renace de las cenizas del pasado, que asume una plena conciencia de su destino, que levanta su faz ilusionada ante los ojos del mundo.

Imagen en: Diario el Telégrafo 18 de Febrero 2013. http://www.telegrafo.com.ec/noticias-de-archivo/item/correa-derrota-de-nuevo-al-capital-y-fija-su-destino-historico.html
Comentá »

Cuatro lecciones

Por Atilio Borón* en el diario Página 12 el lunes 18 de febrero de 2013.

La aplastante victoria de Rafael Correa, con un porcentaje de votos y una diferencia entre él y su más inmediato contendiente que ya hubieran querido tener Obama, Hollande y Rajoy, deja algunas lecciones que es bueno recapitular. Primero, y lo más obvio, la ratificación del mandato popular para seguir por el camino trazado pero, como dijo Correa en su conferencia de prensa, avanzando más rápida y profundamente. Sabe el reelecto presidente que los próximos cuatro años serán cruciales para asegurar la irreversibilidad de las reformas que, al cabo de diez años de gestión, habrán concluido con la refundación de un Ecuador mejor, más justo y más sustentable. En la conferencia de prensa ya aludida dijo textualmente: “O cambiamos ahora al país o no lo cambiamos más”. El proyecto de crear un orden social basado en el socialismo del sumak kawsay, el “buen vivir” de nuestros pueblos originarios, exige actuar con rapidez y determinación. Pero esto también lo saben la derecha vernácula y el imperialismo, y por eso se puede predecir que van a redoblar sus esfuerzos para evitar la consolidación del proceso de la “Revolución Ciudadana”. Segunda lección: que si un gobierno obedece al mandato popular y produce políticas públicas que benefician a las grandes mayorías nacionales –que al fin y al cabo de eso se trata la democracia–, la lealtad del electorado puede darse por segura. La manipulación de las oligarquías mediáticas, la conspiración de las clases dominantes y las estratagemas del imperialismo se estrellan contra el muro de la fidelidad popular. Tercero, y como corolario de lo anterior, el aplastante triunfo de Correa demuestra que la conformista tesis tan común en el pensamiento político convencional, a saber: que “el poder desgasta”, sólo es válida en democracia cuando el poder se ejerce en beneficio de las minorías adineradas o cuando los procesos de transformación social pierden espesor, titubean y terminan por detenerse. Cuando en cambio se gobierna teniendo a la vista el bienestar de las víctimas del sistema, pasa lo que ocurrió ayer en Ecuador: si en la presidencial de 2009 Correa ganó en la primera vuelta con el 51 por ciento de los votos, ayer lo hizo, con el recuento existente al momento de escribir esta nota (un 25 por ciento de los votos escrutados), con el 57 por ciento. En lugar de “desgaste”, consolidación y acrecentamiento del poder residencial. Cuarto y último: con esta elección se supera la parálisis decisional generada por una Asamblea Nacional que se opuso con intransigencia a algunas de las más importantes iniciativas propuestas por Correa. Si bien hay pocas cifras disponibles al respecto, no caben dudas de que Alianza País tendrá la mayoría absoluta de los asambleístas y con chances de alcanzar una representación parlamentaria que le permita contar con una mayoría calificada de dos tercios.

Conclusión: los tiempos han cambiado. La ratificación plebiscitaria de un presidente que precipitó un formidable proceso de cambios sociales y económicos dentro del Ecuador, que protagoniza la integración latinoamericana, que incorporó su país al ALBA, que puso fin a la presencia estadounidense en la base de Manta, que realizó una ejemplar auditoría de la deuda externa reduciendo significativamente su monto, que le otorga asilo a Julian Assange y que retira al Ecuador del Ciadi, no es algo que se vea todos los días. ¡Felicitaciones Rafael Correa, salud Ecuador!

*Director PLED, Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/subnotas/214105-62505-2013-02-18.html

Comentá »

Cursos del PLED (Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales)

http://www.centrocultural.coop/blogs/pled/cursos-pled/

Cursos regulares Primer Semestre 2013

1.Extractivismo y resistencias sociales en Nuestra América: conflictos en torno a los bienes comunes y horizontes emancipatorios.
Prof. José Seoane, Emilio Taddei y Clara Algranati.
Ver Programa

2.La estrategia norteamericana en el Cono Sur: desafíos de una Doctrina Suramericana de Defensa frente a un nuevo escenario político-regional.
Prof. Sonia Winer.
Ver Programa

3. América Latina y el Caribe en la geopolítica imperial.
Prof. Atilio Boron.
Ver Programa

4. El agro en América Latina: historia, conflictos y debates.
Prof. Héctor Alimonda.
Ver Programa

5. Historia del Pensamiento Latinoamericano.
Prof. Juan Francisco Martínez Pería.
Ver Programa

6. Luchas y revoluciones por la segunda independencia de Nuestra América.
Prof. Sergio Guerra Vilaboy, Horacio López y Alejandro Pisnoy.
Ver Programa

7. Dinero y teoría política.
Prof. Hernán Borisonik.
Ver Programa

8. Esfera pública, medios masivos y conflictividad social.
Prof. Rodolfo Gómez.
Ver Programa

9. Movimientos y luchas sociales en los procesos políticos progresistas y de izquierda en América Latina.
Prof. Paula Klachko.
Ver Programa

10. El posmodernismo en las ciencias sociales.
Profs. Susana Murillo y José Seoane.
Ver Programa

11. Fundamentos para una doctrina de los Derechos Humanos en el siglo XXI.
Prof. Atilio Boron, Eduardo Barcesat, Graciela Rosenblum, José Ernesto Shulman, Gerardo Etcheverry y Carlos Zamorano.
Ver Programa

» Seguir leyendo

Comentarios (2) »

Chapa, madera y cartón!

Charla-Debate

28 de Febrero de 2013

19hs.

La imagen de la villa miseria en la literatura argentina
De los campamentos de desocupados de los años 20 a los barrios de “emergencia” de la Argentina peronista y post peronista y las actuales Cavas y asentamientos, herencia del decenio neo liberal, la villa miseria ha sido una imagen recurrente en la literatura argentina. Conteniéndose esa imagen también el registro literario sobre la vida de sus habitantes (el cabecita, el linyera, el lumpen atracador, el “pibe chorro” y el cartonero) como representantes de la parte mas explotada y olvidada de nuestra sociedad.
Expositor: Daniel De Lucia (Departamento de Historia)
Centro Cultural de la Cooperación “Floreal Gorini” Corriente 1543 C.A.B.A. Sala Jacobo Laks (3º P) 19:00 hs. Organiza: Departamento de Historia del CCC.

Comentarios (2) »

Primer Congreso Constituyente: la Asamblea del Año XIII

Por Lucas Ricci

I.S.P. Dr. J.V. González / Investigador del Centro Cultural de la Cooperación “Floreal Gorini”

Sello Asamblea soberana Argentina 1813

El presente artículo tiene como finalidad introducirnos en la acción y pensamiento de la Asamblea de 1813 como órgano de representación política de los pueblos de las Provincias Unidas del Río de la Plata en la primera experiencia constituyente. El presente se encuentra enmarcado dentro del contexto político regional (así como también del metropolitano), y como un punto de inflexión en la primera etapa del proceso emancipador entre los años 1810 y 1815.

El contexto

En marzo de 1812 quedaba sancionada en España la Constitución de Cádiz que dotaba a la nación española de un régimen de monarquía constitucional centralizada en ausencia del rey cautivo Fernando VII. Este nuevo régimen centralista no sólo afectaba a la península sino también a todas las jurisdicciones leales de América (Perú, Nueva España, algunas provincias de Venezuela, Cuba, Guatemala, Yucatán y parte de Nueva Granada), creando para dicha relación dos componentes representativos de tipo territorial reposados en los ayuntamientos y las diputaciones provinciales de carácter electivo limitados en la figura de un jefe político nombrado por el rey. Por otro lado, las juntas rebeldes (Buenos Aires, Caracas y Nueva Granada) que se habían erigido en contra de la corona española a partir de 1810 no se hicieron eco de esta nueva disposición emanada de la metrópoli lo que demostraban su carácter intransigente frente al dominio realista[1].

En el escenario de Buenos aires las desavenencias en el plano político y militar se hacían cada vez más pronunciadas entre la diferentes facciones del ámbito vernáculo con la creación de la sociedad patriótica, asociación que nucleaba a los sectores morenistas dirigido por Bernardo de Monteagudo, junto con la logia masónica Lautaro representada por recién llegados de España, Carlos María de Alvear y José de San Martín. Ambos grupos coincidían en una actitud opositora al Triunvirato ya que demostraban una tímida actitud frente a la dominación colonial, postura ganada en mayo de 1812 cuando Bernardino Rivadavia había desautorizado a Manuel Belgrano por hacer jurar al Ejército del Norte una bandera celeste y blanco[2]. Por ello, el 8 de octubre, efectivos militares a las órdenes de la Logia Lautaro disolvieron el Primer Triunvirato alegando la falta de firmeza política frente a los peligros exteriores[3]. En su lugar se conforma un nuevo triunvirato dominado por tendencias más radicales[4], integrado por Juan José Paso, Nicolás Rodriguez Peña y Antonio Álvarez Jonte, encargado a de convocar elecciones para la creación de un Congreso con representantes de todas las provincias del Río de la Plata, con el objetivo de pronunciarse formalmente sobre la independencia[5].

» Seguir leyendo

Comentarios (1) »
Creative Commons License

Desarrollo y mantenimiento RCC - Red Cooperativa de Comunicaciones C.P.S.L.

Realizado con herramientas de Software Libre bajo licencia GPL