Archivo de Diciembre de 2012

El partido revolucionario

Por Jorge Núñez Sánchez en el El Telégrafo. Primer diario público de Guayaquil (Ecuador). 20 de diciembre de 2012.

El arrasador triunfo del chavismo en las recientes elecciones venezolanas tiene, sin duda, un componente emocional, expresado en forma de una masiva solidaridad con el gobernante que le devolviera al pueblo su plena soberanía y sus derechos por largo tiempo conculcados.

Pero es también una formidable muestra de la capacidad organizativa y movilizadora del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), construido por la nueva izquierda venezolana y convertido hoy en el principal instrumento de la acción revolucionaria bolivariana.

Es que esa es la finalidad de un partido revolucionario: asegurar que la revolución perdure más allá de su liderazgo inicial, garantizar que la ausencia del líder o caudillo no signifique el ocaso del empuje transformador, organizar al pueblo para que asuma su verdadero papel de vanguardia histórica de la nación y para que genere, desde la base, los cuadros de renovación partidaria.

Cuando no hay partido que las organice, las fuerzas populares se desorientan y desbandan, para pasar a buscar un nuevo líder que encarne sus ideales. En el otro extremo, cuando el partido no funciona como tal y se aísla de sus bases, o cuando las cúpulas dirigentes pretenden saberlo todo y utilizan al pueblo solo como comparsa de sus decisiones, este se aleja de la base partidaria y la dirigencia se convierte finalmente en un estado mayor sin tropa.

Por suerte, las nuevas revoluciones nacionalistas de América Latina han entendido muy bien esas lecciones de la historia. En el caso de Venezuela, ha quedado demostrado que el PSUV está en condiciones de sostener la Revolución Bolivariana, aun en el triste caso de que su líder histórico, Hugo Chávez, cayera vencido por la enfermedad. En el caso de Brasil, el Partido de los Trabajadores, que llegara al poder siguiendo el liderazgo histórico de Lula da Silva, ha encontrado en Dilma Rousseff un liderazgo alternativo, eficiente y respetable.

Está por verse lo que ocurrirá en los otros países en revolución y particularmente en el Ecuador, donde la repugnancia popular a la vieja partidocracia ha llevado a Alianza PAIS a mantenerse como un movimiento político. Hasta el momento la fórmula ha funcionado bien: AP ha ganado elección tras elección e incluso ha logrado organizar en gran medida sus bases sociales, como lo demostró en la masiva recolección de firmas de respaldo.

Pero creemos que ha llegado el momento de dar el salto hacia su transformación en un partido revolucionario, cuyas bases cobren creciente protagonismo en la orientación política del proceso. Los líderes no son eternos, y tampoco deben serlo los burós políticos.

Comentá »

Educación y lucha política en el Virreinato del Río de la Plata: Las primeras rebeliones estudiantiles de nuestra historia.

Charla-Debate

Miércoles 19 de Diciembre 19 hs.

Las prácticas educativas desplegadas en la etapa virreinal se estructuraron como un espejo de las tensiones y conflictos que entramaban a la sociedad colonial en su conjunto. Invitamos a un análisis de estos conflictos a partir del rescate delas primeras formas de rebelión estudiantil que existieron en el territorio argentino y de la recuperación de un viejo y necesario debate sobre el modo en que algunos aspectos de la enseñanza que se practicaba en el Río de la Plata tuvieron una incidencia directa en elestallido del proceso revolucionario de 1810.
Expositor: Nicolás Kogan (Investigador del Depto de Historia del CCC)
Corrientes 1543 C.A.B.A. Sala Jacobo Laks [3º P] Organiza: Departamento de Historia del CCC

Comentá »

MAX WEBER Y LA UNIVERSIDAD DEL MAGDALENA

Estimadas/os colegas

En 2011 un grupo de colegas de la Universidad de Magdalena en Santa Marta, Colombia, presento una lista opositora para la renovación de autoridad que recibió toda clase de presiones y amenazas. Tras el acto electoral no fue suficiente la derrota de esta agrupación opositora. La virulencia ha crecido a tal punto que  quienes la integraron han recibido nuevas amenazas que en el particular contexto que vive el país hermano generan una real amenaza de muerte.

Estos hechos merecen NUESTRO ENERGICO REPUDIO por lo cual solicitamos la  mayor colaboración para la difusión  de esta información.

Puede enviar su adhesion a info@adhilac.com.ar

Muchas gracias.

ADHILAC

Por: JORGE ENRIQUE ELIAS CARO Msc, Ph.D Profesor Universidad del Magdalena

MAX WEBER Y LA UNIVERSIDAD DEL MAGDALENA

En la historia reciente de la Universidad del Magdalena han acaecido muchas cosas anómalas que, a la luz de lógica racional, sólo se presentan en sociedades bárbaras en acciones y débiles de mente. Ante hechos absurdos permanentes de amenazas de muerte, castración de la democracia participativa, acosos laborales, persecuciones políticas, intimidaciones, nepotismo, corrupción, violación de derechos fundamentales, obstaculización de funciones para el cumplimiento de deberes y obligaciones, decisiones poco académicas más inclinadas por las vísceras que por la cabeza, entre otros males que quejan a la educación superior colombiana, he intentado comprender ¿por qué se presentan estos viles y aberrantes casos en esta casa de estudios?.

Como historiador, y sin querer acudir a los fáciles atajos que brindan los historicismos, analicé en profundidad la historiografía de la época colonial para ilustrarme de algunas facetas que ocurrieron en ese tiempo, pues considero que la cuna del mal parte desde ahí, y que a pesar de haber transcurrido más de doscientos años aún se mantienen vigentes-, ya que varias de las lecturas que hice fueron escritos en su mayoría en el dieciochesco y se colocaron en práctica cuando entró la República en la centuria decimonónica; no obstante, han presentando su mejor desenvolvimiento para los siglos XX y XXI. La bibliografía revisada estaba ligada a una diversa literatura proclive a la educación liberal, en especial a los cursos de las ciencias legislativas, constitucionales y políticas, entre estas obras podemos citar la Deontología y la legislación de Jeremías Bentham; Moral Universal del Barón Paul Henri de Holbach, Las Ruinas de Palmira de Constantino Francisco Chassebeuf, Conde de Volney, y El Contrato Social de Jean-Jacques Rousseau.

» Seguir leyendo

Comentarios (2) »
Creative Commons License

Desarrollo y mantenimiento RCC - Red Cooperativa de Comunicaciones C.P.S.L.

Realizado con herramientas de Software Libre bajo licencia GPL