Archivo de Marzo de 2009

Levantamientos en América Latina, fines del siglo XIX y comienzos del XX.

Sol de libertad -Track

A fines del siglo XIX y comienzos del XX hubo varios factores que llevaron a  distintos levantamientos en nuestro continente, estos fueron provocados por varios factores como el aumento de la explotación, que tendría como consecuencia la politización de estas clases, el avance del capitalismo y la consolidación de los modelos neoliberales.

En Argentina en 1879 el general J. A. Roca organizaba la última etapa de la mal llamada “Conquista del Desierto” reprimiendo, expulsando y aniquilando a los indígenas que habitaban la región pampeana y patagónica de Argentina en busca de la consolidación del Estado Nacional y la apropiación de grandes extensiones de tierras con el proyecto de que fueran entregadas a colonos y pequeños propietarios que llegaban desde Europa, pero nada fue así, finalmente las tierras fueron repartidas y entregadas a una pequeña minoría de familias burguesas ligadas al poder, las cuales pagaban sumas irrisorias de dinero por estas tierras.

En Perú, en 1886, los indígenas de la zona de Huaraz se sublevan contra el gobierno que encarceló y mando al azote al alcalde Pedro Atusparia quién reclamaba la derogación de nuevos y desmedidos tributos. El gobierno de Lima mientras tanto, reprimiría en búsqueda de recuperar el orden campesino y del mundo rural para asegurarse las ventajas que le proporcionaba el sistema económico de explotación.

Mientras tanto en el nordeste brasileño, en 1893, la resistencia provenía desde las clases marginales de la zona del sertao[1], donde una gran masa de mestizos y negros acompañados por viejos bandidos y propietarios, conducidos por Antonio Conselheiro resistía la represión del gobierno en Canudos, a quienes le querían imponer la hostilidad de la nueva república liberal instalada en 1889.

En 1899,  el jefe de los “andinos” de Venezuela, Cipriano Castro, amenazaba desde sus montañas al presidente Ignacio Andrade diciendo: “¡Aprenderá a conocer como roncan los tigres que bajan de los Andes!”.  Y en octubre de 1899 la Revolución llegaría al poder para luego convocar a elecciones. En Uruguay, Aparicio Saravia en 1897 se levanta contra el gobierno con un centenar de paisanos mal armados en defensa de su autonomía ya que desde Montevideo les querían imponer las reglas del mercado, pero a diferencia del caso Venezolano Saravia sería derrotado, y siete años después, en 1904 volvía a la lucha donde encontraría la muerte en la batalla de Masoller, esta marcaría el triunfo de José Batlle, con el que continuaría una larga sucesión familiar en el gobierno uruguayo.

            En México los campesinos también comenzarían el camino de la revolución en contra del gobierno y las políticas económicas de Porfirio Díaz en 1910. Desde el norte y el sur comenzaban los repartos de tierras, y en 1911 la Revolución Mexicana llegaba al poder, pero también comenzaban las internas entre V. Carranza y P. Villa y E. Zapata, y que finalizaría con la derrota y asesinato de estos dos últimos.

            En Nicaragua, Augusto C. Sandino, al frente de un pequeño ejército campesino decide desconocer el acuerdo entre el gobierno conservador y liberal nicaragüense y los EE.UU., y lanzarse a la guerrilla. Sandino y su ejército serían derrotados y las tierras quedarían en manos de un pequeño grupo que controlaba la riqueza agraria del país.

Pero, no sólo los levantamientos, rebeliones o revoluciones provenían desde los campesinos y las zonas rurales, las zonas mineras, principalmente en México y Chile, las zonas laneras-textiles de la patagonia Argentina y las zonas frutícolas y cafeteras de Colombia y Ecuador también protagonizarían y llevarían a cabo grandes huelgas, que al igual que los levantamientos campesinos eran fuertemente reprimidas por parte del Estado, que desde cada ciudad capital decidía los negociados, repartos de tierras y políticas económicas a seguir con las potencias europeas y, ya principalmente a finales del siglo XIX y comienzos del XX con los EE.UU.

 

Alejandro Pisnoy

Profesor/Investigador del CCC            

     


[1] Región de poca población o periferia de la periferia. 

Comentarios (2) »

Acerca del mecanismo electoral en el Referendo por la Enmienda Constitucional en Venezuela

Tio Caiman Track

Sección: Noticias del ALBA.

Acerca del mecanismo electoral en el Referendo por la Enmienda Constitucional en Venezuela.

15 de febrero de 2009.

El 15 de Febrero tuve el honor de participar, junto a Juan Carlos Junio, Director del Centro Cultural de la Cooperación “Floreal Gorini”, como “acompañante internacional” del Consejo Nacional Electoral (CNE) –entre un total de 98 personalidades de todo el mundo: juristas, dirigentes políticos y sociales- invitados a la misión de recorrer las mesas de votación y verificar la corrección del acto electoral en las elecciones mencionadas, mediante las cuales el pueblo venezolano decidió habilitar a los ciudadanos que actualmente ejercen cargos como Presidente de la Nación, Gobernadores, Alcaldes, Diputados Nacionales y Regionales, a poder presentarse nuevamente como candidatos a los mismos cargos en las futuras elecciones.

Más allá del grado de politización que, como todas las anteriores en los últimos años, se instaló en la campaña electoral entre los partidarios de la revolución bolivariana y de su indiscutido líder, Hugo Chávez Frías, y una oposición heterogénea, y más allá de una lectura política del proceso, me quiero referir al sistema electoral que rige actualmente en la República Bolivariana de Venezuela.

El Consejo Nacional Electoral, poder independiente del Gobierno, organizó, controló y escrutó todo el proceso. El mismo se basó, según la Ley Orgánica del Sufragio y Participación Política actualmente vigente, en un sistema de votación de Registro Electrónico Directo (DRE, por sus siglas en inglés), que incluye las funciones de sufragio, escrutinio, totalización de votos y adjudicaciones en el 100% de las Mesas de votación. Es una alternativa innovadora, 100% segura y 100% auditable. El equipamiento de dichas máquinas incluye pantallas de LCD sensibles al tacto, que facilitan el proceso de votación. En el caso del Referendo comentado la máquina de votación ofrecía las opciones “Sí” y “No” en sendos botones y un tercero que decía “Votar”, de manera que el ciudadano que ejercía su derecho electoral apretaba la opción de su preferencia y luego la opción votar, la que era registrada por la máquina. Inmediatamente la máquina imprimía en papel la decisión de cada elector, sin revelar su identidad, y el sufragante doblaba dicho papel y lo introducía en una urna. Al finalizar el comicio las autoridades de Mesa, bajo la observancia de los llamados “testigos” nominados por las opciones participantes, realizaban el escrutinio de la urna, cuyos resultados debían coincidir con el de la máquina, constituyendo un respaldo seguro e instancia de verificación de la información registrada por medios electrónicos.

Al culminar el acto electoral la máquina de votación es conectada al medio de transmisión, el cual se valida contra un servidor para establecer un enlace seguro en el intercambio de datos. El sistema central suma todos los reportes y genera un balance progresivo a medida que van cerrando y transmitiendo las mesas en cada uno de los centros de votación. El Sistema de Totalización emite las actas finales con los resultados que se dan a conocer a través de un boletín oficial por parte del CNE.

Este seguro sistema se complementa con el llamado Cuaderno Electrónico de Votación, computadora en la que los ciudadanos, en el momento en que llegan al centro de votación imprimen sobre la pantalla sus huellas digitales, permitiendo comparar los datos de los votantes contenidos en el Registro Electoral con la información arrojada por el uso de la huella dactilar; así mismo permite orientar a los electores indicándoles el número de mesa en el que votarán y, por sobre todas las cosas, evita la duplicidad del sufragio. Este Cuaderno Electrónico aún no está instalado en todas las mesas, pero se marcha a su instalación generalizada. Hasta el momento han ingresado a la base de datos de huellas de este sistema aproximadamente 9 millones de personas, cifra que va en aumento debido a la incorporación de un gran número de registros, producto de las jornadas permanentes de actualización del Registro Electoral.

Entre mis conclusiones quiero decir que se podrá estar o no de acuerdo con los resultados electorales que se van dando en las distintas elecciones en Venezuela, pero de lo que no se puede dudar es de la transparencia y veracidad de los mismos. Pensando en nuestro vetusto sistema electoral en la Argentina, creo que si se instalara este sistema sería el fin de muchas maniobras de caudillos regionales y municipales que tienen la costumbre de hacer desaparecer boletas de partidos contrarios a los suyos o tergiversar las actas de escrutinios cuando no está la presencia de fiscales opositores en los recuentos de votos.

Cuando los llamados “acompañantes internacionales” rendimos nuestros informes ante las autoridades del CNE al día siguiente del Referendo, escuché a varios colegas europeos y hasta norteamericanos expresar sus deseos de que sistemas de votación como el venezolano pudieran instalarse en sus países (del primer mundo).

 

Horacio A. López.

 

Comentá »
Creative Commons License

Desarrollo y mantenimiento RCC - Red Cooperativa de Comunicaciones C.P.S.L.

Realizado con herramientas de Software Libre bajo licencia GPL