Consideraciones. Claudio Mangifesta

29/04/2013

A la poética visual de Claudio Mangifesta:
C de Claudio
M de Mangifesta
C de poeta
M de visual
Puerta abierta al juego, oídos atentos a todos los discursos, ojos alerta a la comprensión del hoy.
Idas y vueltas en su cabeza para transformar las palabras en otras palabras, en imágenes, en otros significados, alteración de lo sígnico, compromiso con lo lúdico.
Porque esta poesía visual es parte de lo real, de lo que vivimos a diario. De lo que nos venden, de lo que nos quieren hacer creer y entonces las palabras ayudan a entender, a cambiar, envuelven y develan cada una de las imágenes.
Cuando Claudio irrumpe con sus palabras en el espacio de la hoja atravesándola, no solo hay un poema sino también, un objeto en tanto poema que lo escribe y es escrito por él.
Ruptura del decir de la luz, en la palabra,
en el misterio de la idea.
Palabra/objeto
Palabra/texto
Palabra/imagen
Otra vuelta a la poética de lo visual
Otra imagen agregada o sustraída al discurso del decir habitual.
Porque la verdadera literatura es un lenguaje secreto que cada uno devela
Tratar de ver en lo ordinario, lo extraordinario, en lo conocido, lo desconocido, en lo finito, lo infinito.
Porque una idea ayuda a pensar, una idea se instala y el pensamiento trabaja para hacerla visible
Por eso Claudio toma la palabra, conquista un lugar, asume un riesgo, se pronuncia, se escribe.
Las palabras no tienen edad.
Y ahí Claudio en tanto que poeta cancela sus tormentas para existir en el poema.
Hilda Paz, artista visual.

Con respecto a la obra de Claudio que nos sorprende, impresiona y emociona a la vez que con el pasar de las hojas de este libro (de poemas visuales) lleno de vaivenes interiores y con una absoluta coherencia en su totalidad (…) Obras de carácter político o social, obras herméticas que hace en referencia a un ideograma chino, palabras que se esparcen por el papel jugando con los espacios vacíos tan caros al maestro francés Mallarme. Y así, Claudio nos va llevando de un extremo a otro de sus expresiones siempre con el placer de estar con el libro en las manos.

Juan Carlos Romero, artista visual.

Sugestivo, es desde la poesía visual que me llega un latir inquietante, que no logro definir con claridad, pero que parece desprenderse de la relación intencional de un color con una forma; formas entre sí, o de la composición que reúne todo esto. Para confirmar este grito silencioso pero decidido, el recuerdo de León Felipe y su magnífico verso:

Deshaced ese verso / Quitadle los caireles de la rima / el metro, la cadencia / Y hasta la idea misma / Aventad las palabras, / y si después queda algo todavía./ eso / será la poesía.”

Sí, ese juego de representaciones, en la poesía visual, provoca el abandono del ser individual de cada una, y dan paso al ser conjunto con nuevos significados y, por tanto, nuevas sensaciones y emociones que, aunque no representadas son sentidas con la fuerza de una flor que abre todo su esplendor: es la poesía visual.

Lo formal y visual de la obra de Claudio Mangifesta, buscan así, dar paso a la poética.

Oswal, historietista, narrador gráfico.

Poesía Visual: Claudio Mangifesta.

Sus poesías para mirar no solo hablan de un artista sensible, imaginativo sino también de una persona comprometida con las formas y las letras que, distribuidas en la sala, pareciera labor de un cirujano por el impecable y detallado tratamiento en cada obra.

Ellas, las que pierden límite entre los silencios, hablan a veces ordenadas otras volando, otras veces están escondidas en las formas, lo cierto es que en cada obra Claudio plasma  transparentemente experiencias en una trama donde inquietudes, sueños, frustraciones e ironías emergen de ellas.

Gabriela Alonso, artista visual.

Compartir en

Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA