Notas con la etiqueta ‘Derechos Humanos’

Categorías: Artículos

1976, 24 de Marzo, 2017 - NUNCA MÁS

imfc-circular

Declaración del IMFC por el 41° aniversario del golpe cívico militar

El ejercicio de la memoria es una práctica indispensable para comprender el pasado y, sobre todo, para evitar que los errores y horrores cometidos se vuelvan a repetir.

A medida que transcurre el tiempo histórico y nuevas generaciones se incorporan a la vida ciuda­dana, muchos de los acontecimientos que ocurrieron en los años precedentes pueden borrarse de los recuerdos o bien distorsionarse por falta de información, o a la carencia de una cultura política demo­crática. En particular, para que no prosperen las posturas negacionistas como las que surgieron re­cientemente.

Transcurridos 41 años desde el fatídico golpe cívico militar que instauró la última dictadura, es ne­cesario hacer un recorrido breve pero contundente sobre aquellos hechos luctuosos y sus consecuen­cias, no sólo en términos de las vidas humanas masacradas por el terrorismo de Estado -que fueron 30 mil- sino también por los efectos económicos, sociales y culturales, muchos de los cuales han per­durado hasta el presente. Hagamos memoria, entonces.

El 24 de Marzo de 1976 el diario Clarín titulaba en su tapa “Nuevo gobierno”. Por su parte, el matu­tino La Nación reproducía en su edición del 25 de marzo de ese año la proclama de la Junta de Co­mandantes, bajo el título “Las Fuerzas Armadas y su determinación”.

El texto en cuestión reproduce muchos de los lugares comunes que utilizaron los golpistas desde la primera asonada del 6 de septiembre de 1930, cuando derrocaron al gobierno constitucional de Hipó­lito Yrigoyen. En efecto, el manifiesto destituyente del 76 comenzaba diciendo: “Agotadas todas las instancias del mecanismo constitucional, superada la posibilidad de rectificaciones dentro del marco de las instituciones y demostrada en forma irrefutable la imposibilidad de la recuperación del proceso, por sus vías naturales, llega a su término una situación que agravia a la Nación y compromete su fu­turo”.

Más adelante expresaba: “Las Fuerzas Armadas, en cumplimiento de una obligación irrenunciable, han asumido la conducción del Estado. Una obligación que surge de serenas meditaciones sobre las consecuencias irreparables que podría tener sobre el destino de la Nación una actitud distinta a la adoptada… Es una decisión por la Patria y no supone, por lo tanto, discriminaciones contra ninguna militancia cívica ni sector social alguno”.

Obviamente, no había referencia alguna al nefasto Plan Cóndor, del que participaron las fuerzas represivas de todo el Cono Sur, bajo la supervisión del Departamento de Estado de los EE.UU. de Nor­teamérica.

Pero el sentido profundo del avasallamiento de las libertades públicas y el genocidio perpetrado por los dictadores se puso de manifiesto a los pocos días del golpe, cuando el ministro de Economía del gobierno de facto anunció su plan el 2 de abril de 1976.

Ese día, José Alfredo Martínez de Hoz puso en marcha un conjunto de medidas cuyo eslogan lo ex­plicaba todo claramente: “achicar el Estado es agrandar la Nación”.

Seguir leyendo

Comentarios (2) »
Categorías: Bibliografía

Economía solidaria y derechos humanos

ed_logo_2_1

“El enfoque basado en los derechos humanos es inherente a la economía solidaria”

Jordi García Jan,  en el prólogo de la publicación

Vincular la economía solidaria con un enfoque del desarrollo basado en los derechos humanos, tal como se propone este trabajo, es una tarea importante para la propia economía solidaria, en una coyuntura de fuertes oportunidades para crecer como la que está viviendo.

El enfoque basado en los derechos humanos es inherente a la economía solidaria, pero hacer emerger lo implícito contribuirá a dotar de mayor coherencia, aun, a sus prácticas y a mejorar su capacidad de influencia en la sociedad y en las políticas públicas.

El enfoque de derechos cuestiona radicalmente la desigualdad entre las personas, bien sea por su clase, por su género o por su etnia, por citar tres de las principales fuentes de desigualdad en la distribución de los trabajos y de los recursos económicos y políticos en nuestras sociedades. Promover dicho enfoque supone reivindicar el papel de las políticas públicas para garantizar que todas las personas puedan ejercer sus derechos, unas políticas que, además, deben ser diseñadas y ejecutadas, no sobre los sujetos, sino con ellos.

Por consiguiente, el enfoque de derechos consiste en orientar la acción pública hacia cubrir las necesidades de todas las personas (alimentación, vivienda, sanidad, educación y movilidad, pero también participación, comunidad y ocio), y consiste también en promover la implicación de los mismos sujetos en dichos procesos para que se apropien de sus derechos y, en el proceso, aprendan, se empoderen y se vuelvan mejores personas.

Pues bien, de todo eso trata también la economía solidaria, o la economía social y solidaria, como prefiero adjetivarla. Porque la economía social y solidaria es, precisamente, autoorganización de la ciudadanía para resolver sus necesidades mediante iniciativas económicas regidas por los valores de cooperación, democracia, igualdad, solidaridad y sostenibilidad; unas iniciativas que se construyen combinando los diversos principios económicos: el mercado, la reciprocidad, la redistribución, la planificación y la autarquía o autosuficiencia.

Seguir leyendo

Comentá »
Categorías: Artículos

Tres puntos de encuentro entre los Derechos Humanos y la Economía Social y Solidaria

concierto-feria

1. Democracia, solidaridad, respeto por la dignidad humana

Existe una estrecha vinculación entre los principios que guían la economía social y solidaria (ESS) y los derechos humanos. El enfoque de derechos implica un cambio radical de valores y prácticas, equiparable al que plantea la ESS, que aborda la economía desde un punto opuesto al actual. No son más que dos caras de la misma moneda. Un modelo de economía no puede definirse como social y solidario sin tener en cuenta los derechos humanos, al mismo tiempo que los derechos humanos no pueden concebir una economía sin que sea social y solidaria.

Los dos ámbitos comparten valores, ideales y prácticas. En primer lugar, encontramos la democracia como lugar común. Entendida como un sistema de gestión comunitario, de respeto y de toma de decisiones, atraviesa la ESS en toda su amplitud, mientras que el respeto por los derechos humanos parte indiscutiblemente de la democracia como premisa.

Otros de los valores que se comparten son la cooperación, el compromiso, el apoyo mutuo, la equidad o la solidaridad. Todos ellos se ponen en práctica por medio de las actividades diarias de la ESS, así como en la manera de concebir y gestionar la propia economía. La ESS se basa en el bienestar de las personas y su entorno, en lugar de la acumulación de riqueza. Se promueve además un consumo responsable y una repartición equitativa de los beneficios. Los derechos humanos, por su parte, son el medio básico por el cual las personas podemos desarrollarnos en libertad y dignidad. La realización de los derechos está presente en cada aspecto cotidiano de nuestras vidas.

Todos estos valores y prácticas abordan desde una perspectiva interesante la dignidad humana, epicentro de los derechos humanos y punto central de conexión entre éstos y la ESS.

2. Ferias como espacios y herramientas de visibilidad

Seguir leyendo

Comentá »
Creative Commons License

Desarrollo y mantenimiento RCC - Red Cooperativa de Comunicaciones C.P.S.L.

Realizado con herramientas de Software Libre bajo licencia GPL