Archivo de la categoría ‘Artículos’

Categorías: Artículos

Alimentos cooperativos

18738427_462584707410664_5269122713715995689_o

ALIMENTOS COOPERATIVOS es un proyecto de comercialización en el marco de las organizaciones de los productores cooperativos de diferentes provincias del país, integradO por federaciones de cooperativas tales como FOPAL, FECOAPI, FECOPAM, ACOHOFAR, FEDECOOP, FECOOTRA, entre otras.

Su objetivo es el fortalecimiento de las organizaciones de los productores a través de la comercialización.
La propuesta se basa en la promoción de otra forma de producir y de otra forma de consumir. Por el lado de la producción, el formato cooperativo permite que la toma de decisiones se realice en forma democrática al interior de la empresa, lo que refuerza los valores solidarios y equitativos.

Por el lado del consumo, se propone acercarle información concreta al consumidor sobre la calidad y la formación de precios de los alimentos. El objetivo es abandonar las prácticas pasivas de consumo, principalmente influidas por la publicidad de las grandes empresas alimenticias, para retomar prácticas activas que permitan mejorar el consumo.

¿Qué diferencia a Alimentos Cooperativos del resto de los productos que ofrece el mercado?

Precios normales: la construcción de los precios se basa exclusivamente en los costos de producción, es decir, no interviene la especulación en la formación de los precios. Al tratarse de productores que destinan casi la totalidad de sus productos al mercado interno, no toman en cuenta los precios internacionales de los alimentos ni ningún otro factor especulativo a la hora de formar sus precios.

Calidad: los primeros en consumir los alimentos cooperativos son las familias de los productores, lo cual asegura su excelente calidad. El esfuerzo y la dedicación puestas en la elaboración de los productos, redundan en mejoras sustanciales en la calidad de los mismos.

Destino del ingreso: los principios fundamentales del cooperativismo, que inspiran a los productores del sector, aseguran que los ingresos obtenidos de la comercialización de sus productos, vuelvan en forma de inversión para mejoras, retribuciones justas para los trabajadores y, en definitiva, el desarrollo de las comunidades locales.

Más información en: http://www.alimentoscooperativos.com.ar/

Seguir leyendo

Comentarios (1) »
Categorías: Artículos

Manuales de solidaridad. 1963/1966

1218-42

El cooperativismo de crédito nucleado en el IMFC se apoyó en la producción teórica de dirigentes emblemáticos, que dejaron testimonio de sus experiencias en cuatro textos fundamentales.

Daniel Plotinsky

Revista ACCIÓN

Desde su nacimiento en 1958, el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos fue un actor fundamental en el florecimiento de las cajas de crédito que se fundaban en todo el país. La entidad no solo promovió su desarrollo, sino que además asistió la formación in situ de muchos de esos pequeños «banquitos» comunitarios, que llegaron a ser casi un millar y lograron una participación importante en el sistema financiero: a mediados de 1966 funcionaban en el país 974 cooperativas de crédito que operaban en más de 300 localidades de 17 provincias y manejaban el 10,5% del total de los depósitos del sistema financiero. Casi dos tercios de ellas estaban asociadas al IMFC.

Más allá de la experiencia forjada en la práctica, en la construcción de la identidad doctrinaria del IMFC fue esencial una serie de trabajos publicados por la editorial de la entidad entre 1963 y 1966.

Son los textos de Jaime Kreimer y Ricardo Rojas Molina, manuales técnico-operativos dirigidos a quienes querían crear, y luego gestionar, una cooperativa de crédito; y los de León Schujman y Jacobo Amar, que exponían las posturas del IMFC en materia de doctrina cooperativa, al mismo tiempo que intentaban contribuir  a su difusión.

Jaime Kreimer fue el segundo presidente del IMFC, durante el período 1965-1967. Empresario industrial y miembro de la Caja de Créditos Rosario, el dirigente fue una de las figuras relevantes durante el proceso de construcción del Instituto. En mayo de 1958 fue designado como uno de los integrantes de la comisión promotora creada para analizar e impulsar la puesta en marcha de la cooperativa de segundo grado.

Su libro, que se llamó Qué es una cooperativa de crédito y el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos,  era la tercera versión, corregida y aumentada, de un texto publicado inicialmente en mayo de 1959 en la revista Cooperación y Crédito, y reeditado como folleto por varias cooperativas entrerrianas y bonaerenses como aporte a los trabajos de promoción de las nuevas entidades.

El autor se proponía contribuir al conocimiento del cooperativismo de crédito a partir de su experiencia como dirigente de la Caja de Crédito Rosario y del IMFC, más que desde un análisis teórico. En este sentido, el libro era una guía que describía didácticamente las bases del sistema financiero cooperativo, explicando lo que eran las cajas de crédito, cómo y quiénes podían formarlas, cómo encuadrarlas dentro de las normas legales y, sobre todo, cuál consideraba que era su finalidad: promover con su respaldo financiero todas las actividades útiles para la comunidad, sean ellas individuales o colectivas.

Incluía, además, un extenso apéndice con gran cantidad de facsímiles que abarcaban desde volantes y afiches para convocar a una asamblea constitutiva, hasta todos los documentos legales necesarios para la creación de una caja de crédito, aclarando que la provisión de esos documentos se incluía en «el asesoramiento técnico para cumplimentar tales fines, teniendo en cuenta que esta tarea forma parte de los objetivos de creación del IMFC».

Sin eufemismos

Fue, en síntesis, un manual teórico-práctico para el trabajo de promoción cooperativa, ya que explicaba el funcionamiento del sistema, los beneficios que ocasiona, la manera de crear una entidad y los elementos operativos y legales necesarios para crearla. Todo eso con un lenguaje sin eufemismos, de lo que es un ejemplo este párrafo: «En el lenguaje del crédito cooperativo y por disposiciones legales, no está permitido usar términos bancarios. De ahí que al cheque se le llame orden de pago; a las cuentas corrientes, cuentas personales; a la caja de ahorro, fondo de asociados; etc.».

Ricardo Rojas Molina, contador público y docente universitario, era director del departamento de auditoría del IMFC y posteriormente, fue gerente general, entre 1968 y 1971. Su libro, Lectura del balance en las Cajas de Crédito, resumía su experiencia de seis años de trabajo en el movimiento. En este sentido, es un material técnico-didáctico cuyo objetivo era ser un auxiliar tanto de la labor de los funcionarios responsables de las instituciones como de los consejeros, a quienes considera los verdaderos responsables de  la conducción efectiva de las instituciones.

Proyección social

Por su parte, Leon Schujman fue profesor universitario, prosecretario de IMFC y codirector del periódico Acción. Posteriormente fue director de IDELCOOP y fundador y presidente de la Asociación Latinoamericana de Centros de Formación Cooperativa (ALCECOOP).

En su libro, llamado El cooperativismo de créditos. Sus proyecciones económicas y sociales, realizaba en su trabajo un análisis del papel del cooperativismo de crédito en el proceso económico contemporáneo, y en el marco de la estructura económica argentina. Destacó además la función social del crédito y los problemas que involucraba la concentración bancaria para su cumplimiento, dedicando un capítulo a la historia de las cooperativas de crédito argentinas, a las que considera un elemento de autodefensa popular frente a los males de la concentración.

Jacobo Amar, en tanto,  ingresó al IMFC en 1960 como secretario de Relaciones y Publicaciones. En 1965 se publicó su libro Política y Cooperativas.

Amar explicaba allí en qué medida y por qué las cooperativas hacen política, sin vulnerar el principio rochdaleano de neutralidad política y religiosa. Señalaba que las cooperativas no son entes abstractos, y criticaba el hecho de que algunos sectores se sintieran alarmados por la presunta politización del movimiento y bregasen intensamente y «desde afuera» por una despolitización que estaban muy lejos de practicar y que «resultaría antinatural que hicieran».
Para el autor, el cooperativismo, en tanto movimiento surgido de los sectores obreros y las capas populares, al punto de haber sido recogido por la Primera Internacional como un modo de liberar a los trabajadores de la explotación, se había ampliado en su desarrollo a otros sectores sociales, particularmente aquellos de la pequeña y mediana empresa agraria, comercial e industrial, por lo que, en función de aspiraciones vitales insatisfechas, forzosamente estaba impregnado de un contenido esencialmente político en sus aspectos económico, social y cultural .

Puede afirmarse que, con este trabajo, Amar se adelantaba a las revisiones de la quinta regla de oro rochdaleana que realizó la ACI en sus congresos celebrados en Viena (setiembre de 1966) y Manchester (setiembre de 1995), que terminaron reemplazando el principio de neutralidad por el de autonomía e independencia de las cooperativas. De esta manera, significó un aporte de peso tanto para el movimiento nucleado en el lIMFC como para el cooperativismo argentino en su totalidad.

Seguir leyendo

Comentá »
Categorías: Artículos

Propuestas para los desafíos del presente

cooperar-z

La Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar) emitió un documento en el cual afirma que “la economía solidaria es el espacio para la innovación organizacional y económica” y llamó a atender las demandas prioritarias a través del “diálogo responsable entre todos los actores políticos y sociales, preservando los intereses nacionales y protegiendo a los más débiles.

El documento, aprobado en la última reunión del Consejo de Administración de Cooperar, apunta a lograr un trabajo articulado entre el movimiento cooperativo y los poderes públicos en temas como trabajo, vivienda, desarrollo local sostenible, defensa del consumidor e integración latinoamericana.

En él queda de manifiesto que “el movimiento cooperativo está en condiciones de contribuir a resolver la generación de fuentes de trabajo decentes, a solucionar el acceso a los bienes de consumo popular para vastos sectores de nuestra sociedad, a la satisfacción del derecho a la vivienda digna, a la cobertura de la salud, la educación de calidad y otros derechos humanos incluidos los denominados económicos, sociales y culturales”.

En ese sentido, postula que “la Argentina de nuestros días requiere la atención impostergable de esas y otras necesidades, las cuales solo podrán resolverse satisfactoriamente en el contexto de la democracia, con participación activa de la ciudadanía y formas de organización social y empresarial como las que brindan las cooperativas”.

Para eso, reconoce “la correspondencia de las empresas cooperativas con la constante reinversión de sus excedentes en nuevos desarrollos de sus actividades, conciliando el rigor económico con la creatividad y la innovación tanto social como económica”.

Desde esta Confederación, que representa a miles de empresas de diversas ramas de actividad en todo el territorio nacional, fueron resaltadas algunas virtudes del modelo cooperativo, demostradas en más de cien años de trayectoria en nuestro país, en busca de promover un trabajo articulado entre el movimiento cooperativo y las distintas instancias de los poderes públicos.

Seguir leyendo

Comentá »
Categorías: Artículos

1976, 24 de Marzo, 2017 - NUNCA MÁS

imfc-circular

Declaración del IMFC por el 41° aniversario del golpe cívico militar

El ejercicio de la memoria es una práctica indispensable para comprender el pasado y, sobre todo, para evitar que los errores y horrores cometidos se vuelvan a repetir.

A medida que transcurre el tiempo histórico y nuevas generaciones se incorporan a la vida ciuda­dana, muchos de los acontecimientos que ocurrieron en los años precedentes pueden borrarse de los recuerdos o bien distorsionarse por falta de información, o a la carencia de una cultura política demo­crática. En particular, para que no prosperen las posturas negacionistas como las que surgieron re­cientemente.

Transcurridos 41 años desde el fatídico golpe cívico militar que instauró la última dictadura, es ne­cesario hacer un recorrido breve pero contundente sobre aquellos hechos luctuosos y sus consecuen­cias, no sólo en términos de las vidas humanas masacradas por el terrorismo de Estado -que fueron 30 mil- sino también por los efectos económicos, sociales y culturales, muchos de los cuales han per­durado hasta el presente. Hagamos memoria, entonces.

El 24 de Marzo de 1976 el diario Clarín titulaba en su tapa “Nuevo gobierno”. Por su parte, el matu­tino La Nación reproducía en su edición del 25 de marzo de ese año la proclama de la Junta de Co­mandantes, bajo el título “Las Fuerzas Armadas y su determinación”.

El texto en cuestión reproduce muchos de los lugares comunes que utilizaron los golpistas desde la primera asonada del 6 de septiembre de 1930, cuando derrocaron al gobierno constitucional de Hipó­lito Yrigoyen. En efecto, el manifiesto destituyente del 76 comenzaba diciendo: “Agotadas todas las instancias del mecanismo constitucional, superada la posibilidad de rectificaciones dentro del marco de las instituciones y demostrada en forma irrefutable la imposibilidad de la recuperación del proceso, por sus vías naturales, llega a su término una situación que agravia a la Nación y compromete su fu­turo”.

Más adelante expresaba: “Las Fuerzas Armadas, en cumplimiento de una obligación irrenunciable, han asumido la conducción del Estado. Una obligación que surge de serenas meditaciones sobre las consecuencias irreparables que podría tener sobre el destino de la Nación una actitud distinta a la adoptada… Es una decisión por la Patria y no supone, por lo tanto, discriminaciones contra ninguna militancia cívica ni sector social alguno”.

Obviamente, no había referencia alguna al nefasto Plan Cóndor, del que participaron las fuerzas represivas de todo el Cono Sur, bajo la supervisión del Departamento de Estado de los EE.UU. de Nor­teamérica.

Pero el sentido profundo del avasallamiento de las libertades públicas y el genocidio perpetrado por los dictadores se puso de manifiesto a los pocos días del golpe, cuando el ministro de Economía del gobierno de facto anunció su plan el 2 de abril de 1976.

Ese día, José Alfredo Martínez de Hoz puso en marcha un conjunto de medidas cuyo eslogan lo ex­plicaba todo claramente: “achicar el Estado es agrandar la Nación”.

Seguir leyendo

Comentarios (2) »
Categorías: Artículos

¿Propiedad privada o derecho al trabajo?

bauen

Nuevamente el cooperativismo es blanco de difamaciones en los medios de comunicación hegemónicos. No se trata de una excepción, sino de la perspectiva neoliberal que se afianza apañada por un gobierno nacional en abierta oposición ala organización del  trabajo autogestionado.

Frente a esta situación, queremos poner  nuevamente en escena qué son y cuál es la finalidad de las empresas recuperadas por sus trabajadores/as, para mostrar que de ningún modo se puede hablar de “ocupaciones y ocupantes ilegales”.

No sorprende el ciego apoyo al sector empresario y la aguerrida defensa de la propiedad privada, mediante la negación del interés público y la obligación del Estado de garantizar el derecho al trabajo, en consonancia con el veto del presidente Mauricio Macri de la Ley de expropiación del Hotel BAUEN, una Ley sancionada por amplia mayoría en el Congreso de la Nación.

El Decreto presidencial contradice la decisión de los representantes del pueblo y habilita una nueva orden de desalojo prevista para el próximo 19 de abril. La ley de expropiación resolvía una disputa de más de 14 años en favor de los/as trabajadores/as que se hicieron cargo de un hotel quebrado frente a la estafa y el abandono de sus dueños, en plena crisis de 2001.

Los/as trabajadores/as lo hicieron, en un principio para mantener su fuente de ingresos. Luego el proyecto se consolidó y logró incorporar nuevos/as asociados/as e invertir en la mejora de las instalaciones. El resultado, como ellos mismos cuentan, es un espacio social y cultural de puertas abiertas, un hotel al servicio de la comunidad.

Para los/as 130 integrantes de la cooperativa y sus familias, el BAUEN representa mucho, es un trabajo digno y un proyecto de vida por el cual están dispuestos a seguir luchando. Para organizaciones sociales y políticas, intelectuales, artistas nacionales e internacionales y ciudadanos/as que todos los días nos acercamos a expresar nuestra solidaridad, es un proyecto a defender. Por eso conviene hablar de legitimidad, reconocimiento social y derecho al trabajo, tres cuestiones que caracterizan claramente a esta empresa recuperada y son sistemáticamente negadas por el gobierno nacional y los medios de comunicación dominantes que acompañan un posicionamiento en contra del trabajo y los/as trabajadores/as.

El veto la Ley de expropiación y esta nueva orden de desalojo no son hechos aislados ni afectan exclusivamente a los/as trabajadores/as del BAUEN, son un modo de concebir una sociedad para pocos y un modelo económico que excluye las formas solidarias, autónomas y democráticas de organización del trabajo cooperativo y los avances en la construcción jurídica y política en favor de los/as trabajadores/as.

Las cooperativas no buscan el beneficio individual ocupando un espacio privado, sino que construyen ámbitos sociales, culturales, educativos y simbólicos de integración social.

Seguir leyendo

Comentá »
Categorías: Artículos

¿Quiénes son los ilegales?

bauen-1

Los trabajadores del Bauen les responden a la editorial sin firma del Diario La Nación titulada “Ocupaciones ilegales”.

15 de marzo de 2017. Revista Cítrica

El martes 14 de marzo, el diario La Nación publicó una editorial en la que se lamentaba, con su habitual prosa anacrónica, por las “ocupaciones ilegales” y la falta de respeto que existe en Argentina por la propiedad privada. Teorizaba sobre que la multiplicación de villas de emergencia era una consecuencia directa de eso; hacía una superficial reseña de las fábricas recuperadas, a las que calificó como “toma de fábricas”; y ubicaba al Hotel Bauen como un episodio “paradigmático” de las violaciones a este derecho: el derecho a la propiedad.

Como parte involucrada en esta historia, nos gustaría hacer una aclaración que La Nación no contempló, y que se torna sustancial a la hora de analizar el caso del Bauen: se habla de propiedad privada cuando una persona o una empresa obtiene, controla o compra un bien, algo que la firma Mercoteles concretó de manera por lo menos dudosa. La familia Iurcovich -titulares de Bauen Sacic y Mercoteles S.A.- nunca pagó el Hotel. Pidió una serie de créditos hipotecarios que tampoco saldó. Entonces, antes de enfocarse en el derecho a la propiedad, estaría bien preguntarse ¿de quién es el Hotel verdaderamente? ¿De todos los argentinos y del Estado, que prestó un dinero que nunca fue devuelto? ¿O de estos capitalistas sin capital, que aprovecharon las distintas oportunidades crediticias estatales para conformar una sociedad que, de modo sistémico, deshonró sus deudas?

En su editorial, La Nación cuestiona el funcionamiento parlamentario -que aprobó, en sus dos cámaras, el proyecto de ley de expropiación y cesión del hotel a sus trabajadores- y avala el veto de Mauricio Macri, al marcar que “está fundado y le evita al Estado el desembolso de unos 30 millones de dólares”.

Esos 30 millones de dólares de los que habla representan un número ficticio. Es un precio de mercado que se estipuló vagamente. ¿De dónde salió esa cifra? Bastante fácil de explicarlo: la familia Iurcovich alega que, en la actualidad, el metro cuadrado en Callao y Corrientes cuesta dos mil dólares. Lo multiplicó por los 15 mil metros cuadrados que tiene el hotel y listo: la calculadora marcó 30 millones.

Seguir leyendo

Comentá »
Categorías: Artículos

¿Cómo construimos entre todas vidas más habitables?

ffff1

Comunicado del REAS Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria (España) para el 8 de marzo:

El capitalismo heteropatriarcal nos presenta un mundo compuesto por dos esferas dicotómicas -productiva y reproductiva-, aparentemente armónicas, que, sin embargo, está plagado de tensiones.

Cuando nos dicen que sólo el ámbito productivo genera riqueza y aumenta el PIB, nosotras respondemos que los hogares son productores de bienes y servicios esenciales para la vida y que han sido sistemáticamente olvidados en los análisis económicos, con todos los efectos perversos que esa constante invisiblización tiene para la vida de las mujeres. Cargas ingentes de cuidados escasamente repartidas que nos enferman y empobrecen y que se ven como una limitación en un mercado laboral excluyente que nos relega a sectores feminizados muy mal remunerados.

Cuando nos cuentan que el crecimiento económico revierte en toda la sociedad y que la mejor manera de crecer es producir más, nosotras les recordamos, por un lado, que el funcionamiento del libre mercado no responde a las necesidades de la mayoría de las personas ni de los pueblos; y, por otro, que la idea de que el crecimiento es deseable e, incluso, posible en un mundo finito, no tiene ningún sentido.

Cuando insisten en que el mercado es autónomo, que se autoregula y que las personas son libres para elegir y moverse en él, nosotras decimos que se ha dejado en manos de las mujeres la responsabilidad de la subsistencia y el cuidado de la vida, y nos preguntamos quién cuidaría de la vida si mujeres y hombres nos comportáramos con absoluta libertad, dando prioridad absoluta a la participación en el mercado capitalista.

Y cuando nos dicen que la Vida no puede estar en el centro de la economía, nosotras respondemos que la economía es la gestión de la Vida y que es precisamente la sostenibilidad de esta vida lo que debería estar en el centro de cualquier análisis o toma de decisión en el ámbito económico.

Tenemos claro que el cuestionamiento y la confrontación con el patriarcado y el capitalismo son elementos clave para la construcción de alternativas. Y, también, que para construir una economía solidaria y feminista debemos transformar no sólo nuestras formas de hacer, sino también a nosotros y nosotras mismas, y a nuestras organizaciones.

¿Por dónde empezar? Avanzamos y compartimos (al menos) doce propuestas…

1. Sensibilizar y generar conciencia crítica a nuestro alrededor. Formarnos y capacitarnos.

2. Que nuestros compañeros de la economía solidaria comiencen con esa revisión de la masculinidad hegemónica que exige cuestionar y renunciar a privilegios de género.

3. Mirarnos hacia lo interno. Realizar diagnósticos de la situación de mujeres y hombres en nuestra organización para identificar dónde están las desigualdades y establecer acciones concretas que nos permitan ir eliminándolas.

4. Promover procesos de empoderamiento de las mujeres. Preguntarnos ¿dónde están y dónde participan las mujeres de nuestra organización? ¿existe el techo de cristal, dificultades para acceder a los espacios de toma de decisiones? ¿Qué modelos de participación tenemos?

5. Transformar nuestros procesos de trabajo. Diseñar planes operativos que incluyan TODAS las tareas (productivas y reproductivas) que hacen sostenibles nuestras causas y preguntarnos quién hace cada una de ellas, cómo se traducen en términos de valor monetario, etc.

6. Revisar  nuestra cultura organizacional, analizar los valores que predominan en nuestras organizaciones, muchas veces, contaminadas por la idea de “militancia heroica” valorando y premiando a aquellas personas que trabajan muchas horas, que nunca dicen que no, que nunca están cansadas y que no son emocionales. A aquellas para las que el empleo es el centro de sus vidas y de su proyecto vital.

Seguir leyendo

Comentá »
Categorías: Artículos

Una alianza necesaria: derechos de la mujer y democracia económica

8mguerco

Dr. Ariel Enrique Guarco. Presidente de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (COOPERAR)

Nuestra sociedad está atravesada por desigualdades que bloquean el desarrollo sostenible. Una de las principales es la desigualdad entre los géneros. De acuerdo a los datos de Naciones Unidas, en los países en desarrollo las mujeres trabajan un 13% más tiempo que los hombres, con el agravante de que el 63% de su trabajo son tareas domésticas no remuneradas: cuidado, alimentación, limpieza, etc. La situación es similar en los países desarrollados. Las mujeres también trabajan más y el 64% son tareas no remuneradas.

En lo que hace a las tareas remuneradas, en el mundo la presencia de la mujer es más alta en los trabajos de menor calificación y mayor precariedad. Entre el 70 y 80% del trabajo doméstico es femenino, mientras que esta participación se reduce al 32% en las actividades de tecnologías de información y la comunicación.

La menor autonomía económica de las mujeres, resultado de sus dificultades para acceder a trabajos en igualdad de condiciones que los hombres, se reproduce en todos los ámbitos de la actividad humana. Solo el 22% de los parlamentarios, el 18% de los integrantes de gabinetes ministeriales y el 19% de los integrantes de las cortes supremas son mujeres.

En la dirección de los sindicatos sólo el 5% son mujeres. En el ámbito de las grandes corporaciones, donde reside el poder económico, la situación no es mejor.

Sólo el 4% de quienes ocupan el puesto de CEO son mujeres; la mitad de las grandes empresas de tecnologías de la comunicación no tienen ni una mujer en sus directorios.

Estos son sólo algunos indicadores de una desigualdad que debe superarse como condición necesaria para el desarrollo y la paz.

La ONU ha convocado cuatro conferencias mundiales sobre la mujer desde 1975. En la última de ellas (Beijing, 1995) se aprobó una Declaración y Plataforma de Acción donde se reconoce que la “potenciación del papel de la mujer y la plena participación de la mujer en condiciones de igualdad en todas las esferas de la sociedad, incluidos la participación en los procesos de adopción de decisiones y el acceso al poder, son fundamentales para el logro de la igualdad, el desarrollo y la paz”.

Es decir, lo que está en discusión es el acceso al poder por parte de la mujer en todas las esferas. Como luego agrega la plataforma, adoptada por 189 países “esto supone el establecimiento del principio de que mujeres y hombres deben compartir el poder y las responsabilidades en el hogar, en el lugar de trabajo y, a nivel más amplio, en la comunidad nacional e internacional”.

Cooperativas y democratización del poder económico

Si se trata de compartir el poder, el primer paso es democratizarlo. Aquí es donde resulta necesaria la convergencia de la lucha por los derechos de la mujer y la lucha por la democracia económica.

Seguir leyendo

Comentá »
Categorías: Artículos

Ni muros ni globalización financiera: Paz y Economía Solidaria

20170213_agpaz

El presidente de la Confederación Cooperativa de la República Argentina, Ariel Guarco, repasa en el siguiente artículo los históricos compromisos del cooperativismo con la paz mundial y propone una serie de reflexiones acerca del rol que deben cumplir estas organizaciones ante los desafíos actuales.

La globalización hegemonizada por el capital financiero concentrado está poniendo en riesgo los acuerdos internacionales en base a los cuales los seres humanos intentamos convivir en Paz, dando lugar a nacionalismos xenófobos y belicistas, que sólo profundizarán las desigualdades sociales y territoriales.

Ello ocurre porque todo el sistema político internacional, laboriosamente forjado luego de las grandes guerras del siglo XX, pierde legitimidad cuando los derechos sociales son groseramente vulnerados y la concentración de la riqueza adquiere grados que afectan la sostenibilidad económica, social y ambiental del planeta.

Migrantes que huyen desesperados de sus países para chocar con los miedos de los habitantes de las regiones más desarrolladas, aumento de la xenofobia incluso en el discurso de primeros mandatarios o de candidatos a serlo, construcción de muros, restricciones arbitrarias a la inmigración, exacerbación de nacionalismos: todo esto no puede menos que evocar las peores experiencias de la historia moderna.

En nuestro continente, el peor ejemplo de esta tendencia es el muro que el gobierno de EEUU quiere construir en su frontera con México.

Justo allí, en esa frontera donde la violencia para evitar la inmigración ya lleva más muertos que el muro de Berlín. A 28 años de la caída de aquel muro que pretendía separar autoritariamente los sistemas, estamos viviendo el apogeo de nuevos muros que pretenden separar con violencia a los pueblos para defender a un mismo sistema.

Tanto entonces como ahora, al construir muros se está reconociendo la propia incapacidad para convivir y por lo tanto la incompetencia para liderar el destino de la humanidad.

Seguir leyendo

Comentá »
Categorías: Artículos

Revista Idelcoop suma sugerencias para una escritura no sexista

rev

A partir de la edición 220, la Revista Idelcoop incorpora en sus NORMAS de PUBLICACIÓN una guía de sugerencias para escritura no sexista.

En el marco del debate sobre las formas de construcción de una sociedad que respete todas las identidades de género, Revista Idelcoop asume el compromiso de alentar la discusión y proponer un pequeño aporte en el plano de la comunicación y la escritura académica para contribuir a la erradicación de la violencia patriarcal y machista.

La propuesta es compartir sugerencias para promover una escritura no sexista con los y las autores/as que postulan sus trabajos e invitarlas/os a pensarlo juntos/as. ”Ciertamente pueden encontrarse dificultades prácticas a la hora de escribir un texto con lenguaje no sexista, ya que nuestro idioma está estructuralmente definido de otra manera. Por eso, más allá de la forma que se encuentre para lograrlo, el objetivo y sentido de nuestra propuesta apunta a que se problematice y visibilice que el lenguaje que se pretende universal, es masculino y heteronormativo”, destaca la guía.

Por otra parte, el Comité Editorial se propuso fomentar específicamente la publicación de artículos que aborden los debates, discusiones, deudas y problemáticas sobre géneros en la economía social y el cooperativismo, considerando que es una perspectiva transversal  que debe estar presente en la línea editorial. Es por eso, que se invita especialmente a quienes trabajen el tema  a postular sus materiales de manera permanente con artículos de investigación, de divulgación, entrevistas, reseñas, relatos de experiencia, etc.

Cronograma 2017 y normas de publicación: http://www.idelcoop.org.ar/revista/convocatoria-articulos

Consultas y envío de artículos: revista@idelcoop.org.ar

Fecha límite de envío de artículos para la próxima edición (N° 221): 27 de enero de 2017. Seguir leyendo

Comentá »
Creative Commons License

Desarrollo y mantenimiento RCC - Red Cooperativa de Comunicaciones C.P.S.L.

Realizado con herramientas de Software Libre bajo licencia GPL